Ixcacau, de tesis CESA a éxito gourmet

Juliana Orozco, egresada del CESA, ha logrado impulsar la pastelería Ixcacau, empresa que nació informalmente hace 20 años dentro de su familia, y que en el 2004 formalizó como proyecto de tesis en el CESA. La emprendedora se encargó del nombre, la imagen corporativa, los primeros empaques, estandarización de recetas y la estipulación de precios, como parte de su tesis. Actualmente Juliana es Directora de Mercadeo de Ixcacau, empresa que cuenta con su propio local, producción de productos originales, sala de té y oficinas.

Tanto ha sido el éxito de la empresa, que Carolina Orozco, hermana de Juliana y también egresada del CESA, dejó su puesto para también entrar tiempo completo a Ixcacau, como Directora Administrativa y Financiera.

Ixcacau, que significa Diosa del cacao en la mitología Maya, es una pastelería gourmet cuya filosofía es enfocarse cuidadosamente en cada detalle, para así asegurar la calidad de cada uno de sus productos. Sus platos estrellas son los macaroons y el “afternoon tea”.

¿Cuáles fueron los mayores retos en la formalización de Ixcacau y cómo los superó?

Yo sabía un poco de cocina, pero como administradora, no tenía todos los conocimientos sobre la operación de una pastelería. Entonces, hice una pasantía en la pastelería de Harry Sasson, para aprender sobre la operación de este tipo de negocios.

Yo estaba produciendo, viendo el día al día, la relación con los clientes y con los proveedores. Además tuve la oportunidad de desarrollar nuevos productos. Esta experiencia me permitió realmente entender cómo era este negocio, cómo se operaba y el esfuerzo tan grande que hay que hacer.

Luego hubo muchos más retos, yo fui “detodera” por mucho tiempo. Mi mamá y yo hacíamos todo, desde hacer las cuentas, hasta atender eventos, ser meseras y comprar las materias primas. Otro reto más adelante a medida de que Ixcacau crecía, fue repartir mi tiempo entre mi familia, mi hijo recién nacido y la empresa. Estas son cosas que se tienen que aprender a manejar si uno tiene una verdadera pasión por lo que hace.

El tema del personal también ha sido muy complicado. Por esto en nuestros procesos de selección, nos fijamos mucho en la calidad humana y dejamos a un lado el tema académico. De esta manera las personas logran absorber todo el conocimiento que necesitan con la formación que nosotros les ofrecemos. Hemos logrado estabilizar nuestro equipo, implementando incentivos y premios para retener al personal.

¿Qué papel jugó el CESA en su carrera actual?

Más que fallarle a mi familia, porque mi mamá hubiera podido volver a su esquema de negocio casero, me daba miedo crear empresa sola. Tener una empresa de papel es muy fácil, lo difícil es que logre el crecimiento requerido para poder vivir de esa empresa y perdurar en el tiempo.

Mi tesis la tengo guardada en mi oficina como un tesoro, porque estoy muy orgullosa de que en ese momento, creí en el negocio de mi mamá y hoy en día es una realidad.

Yo siento que el CESA está muy enfocado a crear empresa y la gente sale queriendo ser dueña de su propio negocio.

¿Hacia dónde va Ixcacau?

Dando pasos pequeños, cada vez nos acercamos a lo que más queremos, que es tener un emporio gourmet. Nosotros no queremos una cadena grande o estar en otras ciudades. Lo que nos interesa en este momento es volver nuestro local, el más gourmet de todo Bogotá.

Esto lo vamos a lograr a través de la innovación y de escuchar a nuestros clientes. Por ejemplo, teníamos muchos clientes que nos decían que querían poder comer en el local con una bebida. Como hay tantos cafés en la ciudad, y además siempre nos hemos caracterizado por la diferenciación, decidimos montar un salón de té contemporáneo. En Inglaterra y el mundo, el ritual del “afternoon tea” está muy de moda, en Ixcacau lo institucionalizamos. Esto nos está ayudando a ganar reconocimiento. Además, cada vez que tengo la oportunidad de viajar, le doy un enfoque gastronómico al paseo para poder llegar con nuevas ideas.

Un consejo para los estudiantes CESA

Descubran su pasión, logren diferenciarse de su competencia y creen su propio nicho de clientes. Estén dispuestos a trasnochar y sacrificar mucho tiempo. Hay que tener persistencia y estar convencido de su empresa ante todo, para que los otros crean en ella también.