Panamá, un ‘canal’ de oportunidades


Con uno de los niveles de desempleo más bajos de la región y –como Colombia– con una envidiable posición geográfica, Panamá ofrece una importante alternativa de negocios a corto y mediano plazo para los emprendedores colombianos.

Ese fue el tema tratado recientemente por la cámara de comercio colombo-panameña, que analizó las oportunidades que pueden surgir a partir de las posibilidades de negocio que ofrece el país centroamericano, principalmente en materia de servicios.

Panamá tiene una población de 3,5 millones de habitantes. De la población laboralmente activa, sólo el 4 por ciento se encuentra desocupada. “Se podría bajar mucho más este indicador, pero ciertamente ese porcentaje es de gente que simplemente no quiere trabajar”, manifestó el embajador panameño en Colombia, Ricardo Anguizola. Según Anguizola, Panamá ha tenido un crecimiento superlativo en la región, al punto que se está requiriendo mayor mano de obra. De hecho, el Gobierno Panameño ha encontrado indispensable formalizar a los ilegales para que puedan insertarse con comodidad en el mercado laboral.

La estructura económica panameña está basada en su mayoría en servicios. Representa cerca del 70 por ciento. Y si bien hay oportunidades en el sector agroindustrial, el fuerte en el país centroamericano es el sector de logística. Representa el 20 por ciento y el 50 por ciento restante se reparte, explica la economista panameña Michell Espinosa, de la Dirección de Asuntos Económicos de la Cámara de Comercio Industrial de Panamá, entre el sector banca y finanzas, y en menor medida el sector turismo.

Una fuerte política de Estado de apertura económica con miras a acceder a los diferentes mercados, hace que Panamá se convierta en una oportunidad importante para invertir. La privilegiada posición geográfica de Panamá hace que ese sea un lugar desde el cual se puedan atender varios frentes regionales. El Caribe, el sur del continente, Norteamérica, en virtud de la plataforma logística que tiene el país.

Panamá ha estado desarrollando en los últimos años leyes con un contenido de incentivos para el comercio industrial. La apuesta es la de atraer inversión extranjera que pueda desarrollar ese sector.

Una de esas herramientas legislativas son los incentivos fiscales, pero también migratorios para el 'staff' de los inversionistas que se establezcan en el país. La mayor preocupación es que dichos inversionistas desarrollen la actividad industrial con considerable contenido de tecnología.

La constitución de sociedades en Panamá se reglamenta con requisitos muy similares a los que son exigidos para los nacionales. La facilidad es mayor y sólo se requiere una asesoría idónea, preferiblemente de un jurista comercial panameño.

 

Conectividad total

Evidentemente el sector logístico es uno de los de mayor trascendencia del país, y no está ligado exclusivamente al canal.

En efecto, la plataforma logística también está integrada por un sistema de muelles conformado con una decena de puertos, zonas francas o económicas especiales (incentivos fiscales y migratorios) y hay un proyecto para la construcción del Metro.

El año pasado cruzaron el Canal de Panamá 14.544 naves (más de 300 millones de toneladas), como epílogo de 144 rutas marítimas por los intereses comerciales de 80 países. Hoy, los buques que pasan por su jurisdicción tienen capacidad de llevar un máximo de 4 mil contenedores.

Pero las oportunidades aumentarían ostensiblemente, si se tiene en cuenta que Panamá trabaja en la ampliación de su más importante obra de ingeniería. Y es que el país busca que para finales del año entrante puedan pasar las naves denominadas ‘PosPanamá’, con capacidad para movilizar 14.500 contenedores aproximadamente. El argumento de las autoridades panameñas que instan a la inversión, es que al ser más del triple del volumen de contenedores que se van a movilizar por la zona, las agencias de carga y en general las empresas que estén relacionadas con la actividad naviera y del canal tendrán mayores oportunidades de negocios. En paralelo, los recursos del fisco panameño aumentarán inicialmente 2 millones de dólares.

De esa decena de muelles que conforman el sistema portuario y que respalda la actividad del canal, la mitad mueve más de 6 millones de contenedores.

Uno de los puertos, cuya construcción se realizó con inversión de Singapur, es el que está recibiendo la materia prima para el proyecto de ampliación del canal. En todo caso, toda la infraestructura se está acondicionando para embarcar y desembarcar toda la mercancía que se va a movilizar por el país.

Además de transportar pasajeros, el ferrocarril interoceánico –que tiene como centro de operaciones la zona libre de Colón– moviliza hasta 350 mil contenedores anualmente.

En cuanto a conectividad aérea, cifras de la Aeronáutica Civil de ese país indican que a lo largo del 2012, el principal aeropuerto de ese país, el Internacional de Tocumen, recibió 6 millones de pasajeros (la tercera parte de los recibidos en El Dorado –de Bogotá– en el 2011). De esos seis millones, dos millones fueron turistas.

La aerolínea Copa tiene 180 vuelos diarios (100 menos que los de Avianca) a 63 destinos.

Para el año 2025, Panamá prevé aumentar el volumen de pasajeros a 30 millones y tener en el Tocumen 20 terminales de carga.

 

Hospedaje y turismo

Hoy Panamá quiere ofrecer un turismo de shopping para la población Latinoamericana (que por costos o ausencia de visado no puede viajar –por ejemplo– a Miami) y dada su ubicación geográfica un turismo ‘de playa’ para los viajeros de otras latitudes como Canadá o Europa.

Varias reglamentaciones se están proyectando para que la nueva arquitectura de hospedaje que se planifique vaya en concordancia con población de la tercera edad y población discapacitada.

Una nueva legislación se determinó para las zonas libres o zonas económicas especiales. El espíritu de la ley busca que empresas se establezcan en estas zonas especiales, transformen los productos, le añadan valor y lo re-exporten hacia otros mercados. La materia prima entra a esas áreas sin pagar ningún tipo de impuesto. Es por esta razón que al gobierno panameño le interesa que haya inversión industrial con alta tecnología.

Para esas zonas económicas especiales están determinados incentivos fiscales, dependiendo de la cantidad de inversión que se haga, así como del tipo de actividad.

Las zonas libres hacen parte de un conglomerado con puertos y aeropuertos. Al año, la zona libre de Colón reporta 20 mil millones de dólares en transacciones.

El área económica Panamá-Pacífico era una zona militar. Hoy concentra docenas de multinacionales entre las que se destacan Caterpillar, 3M, P&G, entre otras. La mayoría de ellas tiene una experticia amplia en el outsourcing, en la subcontratación.

Para el Gobierno de Panamá es claro que, con incentivos para que inversionistas y todos sus ‘staff’ directivos puedan radicarse, se va a necesitar una importante infraestructura hotelera o de vivienda.

Paulatinamente, se han aumentado los costes de las licencias de construcción. Estas pasaron de USD 1.029 millones en el 2011 a USD 1.281 millones de dólares.