lideres
 

El ‘top ten’ del liderazgo colombiano

Porque algún día empezaron solamente a imaginar cuánto es lo que necesita Colombia para tratar de transformarla, porque la mayoría de ellos tiene la firme convicción de que la verdadera revolución para el progreso es a través de la educación y no de otra manera y porque son personas que cada día están apostando a reducir la brecha de la inequidad es que el pasado martes fueron galardonados los 10 mejores líderes del país.

El evento fue auspiciado por la revista Semana y por la Fundación liderazgo y Democracia, que tuvieron en carpeta los nombres de 30 mujeres y hombres del país que desde distintas disciplinas han venido trabajando por la nación y por sus regiones para el progreso de Colombia.

Al final, una decena de líderes, desde artistas hasta políticos, pasando por deportistas y científicos, fue escogida por un jurado que tomó en cuenta no sólo el liderazgo que cada una de estas personas que la conforman ha empeñado para sobresalir, sino las actividades que han puesto en marcha en función de las necesidades de la nación.

Valores como la tenacidad, la constancia, la solidaridad, el trabajo en equipo y la innovación hicieron parte del ‘menú’ de virtudes que cada uno de estos líderes ha puesto en marcha con el único objetivo de hacer un mundo mejor.

Conozca a los más sobresalientes líderes de Colombia y el concepto que han manejado de liderazgo para conseguir sus objetivos y servirle a sus comunidades y al país.

 

Alberto Espinoza López
Empresario de la educación

“HAY QUE GERENCIARSE A SÍ MISMO”

Para Espinoza López, ingeniero Industrial de la Universidad de los Andes, el punto de partida del liderazgo es gerenciarse a sí mismo. Bajo esa premisa, que supone un cambio personal, se puede pasar a la siguiente dimensión que es, más que gerenciar, inspirar a los demás.

Pero el liderazgo, reflexiona López, no sólo debe estar orientado a generar riqueza sino también en generar desarrollo para aportar talento a la sociedad. “De lo que se trata es de tener la voluntad de aportar”, dice Espinoza, cuya experiencia le ha indicado que con más educación cualquier país se perfila a ser más competitivo, “y va a haber más desarrollo y bienestar”.

Espinoza insiste que el tema de la educación no es un asunto exclusivo de los maestros, ni del Gobierno, ni de los rectores sino de toda la sociedad.

“No esperemos a que los demás cambien, empecemos por cambiar nosotros. Si cumplimos ese propósito, construiremos un mejor país”.


Suscríbase al Newsletter del CESA.

Clic aquí