virgin_h-(1).jpg
Kaihan_Krippendorf
 

‘‘Los grandes maestros juegan para crear obras maestras de ajedrez y para conjurar combinaciones brillantes que dejan a todos boquiabiertos con asombro y admiración. Ellos saben dónde deben ser colocadas la piezas para ejercer una mayor influencia, cuáles posiciones son favorables, tratar de crear dichas posiciones y cómo obtener una simple ventaja para aprovecharla al máximo. En resumen, saben la estrategia de ganar’’.

Irving Chernev(+), ajedrecista de origen ucraniano.


Kaihan Krippendorf y las jugadas estratégicas para sorprender en el mercado

 

En el campeonato de ajedrez de 1899 de Viena, Gustav Zeissl, con blancas, tuvo una agresiva apertura, conocida como Ruy López, para derrotar a Walter Walthoffen, su oponente.

Sin embargo, cada uno de los movimientos de Walthoffen fueron hechos a la medida para no permitir una ventaja posicional de Zeissl en el tablero.

Como de lo que se trataba era de ocupar las casillas centrales para tener el control del tablero, la estrategia de Walthoffen fue la de proponer unos cambios de piezas que en algún modo lo ponían en desventaja por el valor de ellas, pero que en perspectiva le permitían conseguir un objetivo supremo: inducir a las blancas a abandonar el centro.

Zeissl, sin poder visualizar la ganancia territorial, perdió el norte. Entre tanto Walthoffen, con la misma iniciativa que en vano anheló Ssu-ma Tzu-yü, en la batalla del río Hung, contraatacó en medio de la claridad del tablero que él moldeó.

A diferencia de Tzu-yü, a quien su emperador le reprobó la iniciativa1, Walthoffen ganó aquella sexta partida en la capital austriaca.

Es en estos términos (lógica, recuperarse de posiciones desventajosas, comprender los objetivos de la competencia, no considerar todas las posibilidades sino las que realmente importan, controlar el mercado –el centro del tablero–) que Kaihan Krippendorf hablará en Bogotá, sobre metodologías estructuradas que servirán a los gerentes de empresas para pensar más rápida y afinadamente que sus competidores.

Kaihan Krippendorf, experto en estrategia e innovación, dará algunas puntadas al respecto el próximo 29 de agosto en el hotel Cosmos Insignia, en el norte de la capital.

Las tres dimensiones de la innovación, el reconocimiento de patrones como génesis para enriquecer o complementar procesos de planeación estratégica, trazar un mapa del juego, empezar con un jaque mate, entre otros tópicos, hacen parte de las temáticas que tratará este experto.

Y es que Krippendorf, quien ha sido consultor para importantes firmas como Microsoft, Johnson & Johnson, HP, DHL, Wal-Mart, entre otras, compara las oportunidades de negocio como un ajedrez, donde las ventajas competitivas se crean desde el comienzo.

De la misma manera que la apertura del peón de dama plantea problemas para la defensa y es punta de lanza para la ocupación del centro, Krippendorf habla de siete aperturas clave en los procesos estratégicos para tomar los mercados por sorpresa, iniciar un periodo más largo de desempeño superior y dominar el juego competitivo.

El profesor Kaihan Krippendorf, calificado por mucho como un visionario, ha estado muy conectado a la estrategia de negocios basada en los principios orientales del arte de la guerra. De hecho, como socio en The Strategy Learning Center en Miami –y aún ahora– Krippendorf ya trataba el tema de los patrones como base para una estrategia exitosa (Dinero, 2004, 5 de marzo), basado en las estratagemas de la guerra de Sun Tzu.

Quienes han seguido de cerca las tesis de Krippendorf, conceptúan que ‘El arte de la guerra’ es un texto obligado para los ejecutivos corporativos.

 

___________________________________________________________________________________________

1. Iniciativa

La iniciativa, de vida o muerte desde épocas milenarias
“Quien se adelanta a otros captura sus mentes”, principio táctico.

“Durante el período de Primavera y Otoño, el duque Hsiang, de Sung, estaba por enfrentar las fuerzas de Ch’u a orillas del río Hung. Las fuerzas de Sung ya habían formado sus líneas, pero los soldados de Ch’u no habían terminado todavía de cruzar el río.

Ssu-ma Tzu-yü dijo al duque Hsiang: ‘Ellos son numerosos, mientras que nosotros somos pocos. Sugiero que los golpeemos antes de que hayan terminado de vadear el río’. El duque no concedió la autorización. Cuando las fuerzas de Ch’u habían casi completado el cruce, Tzu-yü volvió a insistir con el mismo pedido, pero el duque lo rechazó nuevamente. Después de que Ch’u logró entrar en formación comenzó la batalla. El ejército de Sung sufrió una grave derrota”.*

*SAWYER, R. (2004). El Arte de la Estrategia. Distal. Buenos Aires. p. 68-69.

Suscríbase al Newsletter del CESA.
 
Clic aquí