Ejecutiva_del_Ano_revista_P-M
 

Ejecutiva del Año, revista P&M

 

Isabel Pérez Alcántara, Gerente Estratégica de Mercadeo de Productos Ramo, recibió en estos días el reconocimiento como la Ejecutiva del Año por la revista P&M.

Española de nacimiento, pero también colombiana de corazón, Isabel, como prefiere ser llamada, combina la labor empresarial con la docencia. En efecto, desde hace 16 años dicta clases, actividad que –reconoce– la apasiona. Hoy dicta clases en el Colegio de Estudios Superiores de Administración.

El CESA habló con Isabel sobre el liderazgo que ha ejercido a lo largo de su vida para alcanzar este logro, sobre el pulso de las mujeres en el mundo empresarial y sobre los compromisos de las nuevas generaciones en el campo de la administración.


¿Cuántos años lleva usted como docente y cuántos vinculada a la empresa?

Como docente llevo vinculada 16 años. Llegué a Colombia hace 23 años y creo que la primera actividad que hice fue dictar clase. Son los mismos años que llevo como profesional. Terminé ciencias de la información, que es como comunicación social acá en Colombia, en la Universidad de Málaga y luego hice una maestría en mercadeo y ventas en la Universidad de San Pablo Ortega, en Madrid. Al año de estar en Colombia empecé a trabajar en marketing.


¿Qué significado tiene para usted este premio?

Más que a mí es un reconocimiento para el trabajo de mi equipo de mercadeo. Ciertamente me siento muy honrada porque es de una u otra forma un reconocimiento a la marca.


¿Con quién más compartió la tarima de postulados para este reconocimiento?

Eran cinco personas. Estaba una directiva de mercadeo de Alpina, estaba Pintuco, Éxito, Renault y yo en representación de Ramo. Era la única mujer nominada.


¿Qué lectura hace Isabel sobre el hecho de que desde hace ya algunos años las ejecutivas colombianas ocupen un papel preponderante en el mundo empresarial?

Me inclino mucho por la solidaridad de género. A pesar de que las mujeres dominamos mercadeo, lo que sí hecho de menos es que hayan más mujeres en organizaciones de empresas en mercadeo.


¿Aún está relegada la mujer en los espacios empresariales? ¿Hay desconfianza? O por el contrario, ¿las mujeres ya ganaron el pulso en el entorno ejecutivo?

Sinceramente no creo que haya una discriminación de género al respecto. No veo que a uno no lo contraten o que no le den un puesto directivo por ser mujer. Lo que sí puede ser cierto es que las mujeres muchas veces tengamos miedo de perder posiciones. Lo otro es que existe también el rumor, no sé, de que las mujeres somos mucho más emocionales que los hombres y que ellos son mejores liderando equipos. No sé si ese ‘rumor’ nos hace daño, porque realmente somos tan capaces como los hombres y no creo que sea una cuestion de género.


¿Qué tipo de aspectos son los que usted más rescata de lo que le deja dictar clase para su labor ejecutiva?

La actualización permanente y poder aprender a través de los alumos, de experiencias y de propuestas de empresas diferentes a la mía.


¿Y qué es lo que usted más rescataría de lo que le deja la labor empresarial para la academia?

La exigencia y el roce con los alumnos es algo muy agradable. Lo que creo es que hoy lo que los alumnos más valoran es la experiencia. Cuando dicto clase les digo que más que enseñarles teorías, si lo pueden encontrar en libros de grandes expertos, pues no me atrevo a refutar o a contradecir. Entonces lo que más les intento transmitir son tanto los errores como los aciertos, sobre todo los errores que cometí a lo largo de mi vida empresarial, reflexionar sobre eso y volver a aprender. Creo que es la gran responsabilidad que tenemos las personas que dictamos clase, pero que a la vez estamos vinculados con el sector real.


¿Cuál es la gran responsabilidad desde la docencia?

Dictar clase implica una serie de sacrificios que muchas veces no se ven. Mi obligación moral y la obligación moral de mis compañeros es poder transmitir los conocimientos, pocos o muchos que tengamos, de tal manera que esa nueva oleada de profesionales de marketing tengan ya un aprendizaje y unas bases acerca de lo que nosotros aprendimos y hacemos en el sector real.


¿Eso da buena cuenta de la trascendencia del componente práctico del CESA?

Sí. El CESA es un referente a nivel empresarial y a nivel educativo. Realmente tener tu hoja de vida que consigne que eres un egresado te pone en un nivel diferente del resto de las personas que se puedan presentar a un cargo. Realmente el nivel de exigencia, y el acompañamiento de la institución a los alumnos es increible. Muy bueno.


¿Cuál es el mensaje para las emprendedoras y jóvenes mujeres que estudian administración de empresas?

Que se estén formando continuamente. La camiseta la tienen que llevar puesta 24 horas, siete días a la semana. Y que realmente las ideas, las estrategias, las luces se prenden en cualquier momento, no importa si estás haciendo mercado o visitando una ciudad, o lo que sea. Este es un asunto de vocación apasionante. Siempre hay que tener un nivel de frustración alto y no tanto porque puede plantearse bien o mal una estrategia –que sin duda sucede–, porque el mercado es impredecible.


¿Quién es ese o esa líder que más admira?

Carlos Mario Giraldo. Fue presidente de Noel y hoy el presidente ejecutivo del Éxito. Fue la persona que me “forzó” a arrancar en el mundo del marketing, que me dio los consejos más sencillos y más sabios que he podido recibir y una persona que sigo admirando porque me parece brillane y único. Y sin duda el presidente de Ramo, Carlos Hugo Escobar. Por su tranquilidad, serenidad, objetvidad, inteligencia y visión de las cosas.


¿Y un líder internacional?

Kevin Roberts, el CEO mundial de Saatchi & Saatchi.


Suscríbase al Newsletter del CESA.

 

Clic aquí