Brasil recibe coletazos de la crisis

La economía de Brasil, que está inventariada por organismos expertos en la materia como la sexta del mundo, vive desde hace años una bonanza que deja perspectivas de crecimiento continuo, pero con rasgos de no ocurrir de manera tan acelerada como se preveía.

En efecto, las cifras de múltiples organismos como la CEPAL, el Fondo Monetario Internacional, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, del propio gobierno de la Presidenta Rousseff, entre otros, dan cuenta de que si bien en Brasil sigue la tendencia de crecimiento que imperó en la década pasada, el 2011 culminó con una desaceleración de la economía en Brasil. Las proyecciones de hace pocos años chocaron con la realidad actual y aún es mucho lo que falta por hacer por la sociedad brasileña. 

¿Qué dicen los números del gigante latinoamericano al hacer un repaso por su economía?

De entrada, la Cepal, en un informe de diciembre del año anterior, pronosticó para este año un leve crecimiento de la economía de América Latina (AL) y el Caribe cercano al 3,7 por ciento. El porcentaje incluye a Brasil, pero no como el país de mayor expansión. “Los países con mayor expansión este año serán Panamá (10,5%), Argentina (9,0%), Ecuador (8,0%), Perú (7,0%) y Chile (6,3%), mientras que El Salvador solo crecerá 1,4%, Cuba 2,5% y Brasil 2,9%”(1).

En medio de aquellas proyecciones, claro es para los brasileños que los efectos de la crisis europea ya empiezan a reflejarse en su país. Guido Mantega, ministro de Hacienda, reconoció la tercera semana de mayo que el crecimiento iba a ser en realidad de 3,5 por ciento, un punto porcentual menos del que espera el gobierno(2). Una muestra de lo que ya se viene es el flojo crecimiento de 0,2 del primer trimestre del año, en comparación a los tres meses anteriores.

Una de las medidas que se está tomando es la compra de productos de todo tipo, con el propósito de proteger a la economía del país. Mantega declaró: “El Gobierno está tomando medidas para estimular la economía, impulsar las inversiones y la demanda, y aumentar la confianza del consumidor en un momento en que la confianza del mundo está derrumbándose”(3)

En cuanto a la balanza comercial, “Brasil registró un superávit comercial de 881 millones de dólares en abril, dijo a principios de mayo el Ministerio de Comercio, una baja frente al mismo mes del año pasado (2.000 millones de dólares en abril del 2011), pero por encima de las expectativas de mercado”(4). Brasil alcanzó un superávit record en 2003 con US$24.000 millones(5).

Aspectos como la reducción de la pobreza, el mercado de fusiones y adquisiciones y el comercio electrónico reflejan indicadores positivos para Brasil en materia económica.

En efecto, el programa ‘Bolsas de Familia’, génesis para reducir la desigualdad social, logró en pocos años que cerca de la mitad de la población brasileña pasara a ser de clase media. Ese tipo de resultado se obtiene, anota la economista y ex ministra Cecilia López M., cuando se ponen en marcha varias acciones pero simultáneas (se combatió al mismo tiempo el desempleo, el hambre y se fortaleció la educación, el derecho a la salud y a la vivienda)(6), como ocurrió en Brasil.

Brasil es también el país que registra más operaciones de fusiones y adquisiciones en AL (primer trimestre de 2012), según un informe reciente del IE Business School, en colaboración conTTR -Transactional Track Record-. De un total de 333 de estas operaciones, en Brasil hubo 218, seguido por Chile con unas 44, y México con 34(7).

Igualmente, Brasil es el primer país latinoamericano en alcanzar el 1 por ciento del PIB con el comercio electrónico: las ventas alcanzaron los US$25.000 millones en 2011, más de la mitad del total del vecindario.

Hay lunares

No todo es color de rosa. La falta de servicios públicos para un número importante de la población y la disminución de trabajos formales parecen ser lunares que debe combatir la administración Rousseff.

Según un informe oficial de mayo, cerca de 18,5 millones de personas en Brasil no cuentan con servicios de acueducto y alcantarillado ni de recolección de basuras apropiados. “Las aguas negras corren a cielo abierto”(8).

Y a principios de este año, el Ministerio de Trabajo informó que la creación de empleos formales en Brasil en 2011 cayó un 23 por ciento con respecto al 2010. “El año pasado se crearon en el país 1’944.560 empleos, mientras que en el 2010 se alcanzó la cifra de 2’543.177 puestos de trabajo(9). 


___________________________________________________________________________________________

(1) http://www.cepal.org
(2) http://www.portafolio.co/internacional
(3) Portafolio. “Brasil toma medidas contra crisis”. Junio 28 de 2012.
(4) http://www.portafolio.co/internacional
(5) LARA Resende, Marcelo. Optimistas, no se relajen. Revista América Económica. No.270. Febrero de 2004. p. 14.
(6) http://www.portafolio.co
(7) http://www.portafolio.co/economia
(8) http://www.portafolio.co/internacional
(9) http://www.portafolio.co/internacional