Hay_que_cuidar_el_primer_minuto
 

 “Hay que cuidar el primer minuto”

‘Comunicación, emprendimiento y liderazgo’. Con este título quedó envuelta la segunda temática del ciclo de conferencias del periodista Manuel Campo Vidal en el CESA, y que tienen como objetivo explorar las posibilidades que brinda la comunicación para el liderazgo y el emprendimiento.

La tesis de Campo Vidal, Director del Instituto de Comunicación Empresarial en España, es que es bien sabido que las sociedades y sus economías –en particular la española– se han sumido en una crisis, y sólo mediante el emprendimiento se pueden lograr avances significativos para contrarrestarla. No obstante, poco o nada es lo que se puede hacer si el emprendedor no sabe comunicar.

Emprendimiento vs. crisis

El tema del emprendimiento se ha puesto de moda. Y una razón de ello es que cuando las crisis son acentuadas lo que se produce de manera natural son comportamientos de emprendimiento. La iniciativa resulta incidental.

El mecanismo tradicional de acceso al mercado laboral se ha desgastado de forma significativa. El acceso a la dinámica de trabajo está en declive y países como España, Grecia o Italia lo están experimentando. Las empresas no quieren contratar personas sino más bien contratar empresas.

La radiografía muestra que entre julio y agosto pasado, el desempleo en la zona Euro pasó de 11,3 por ciento a 11,4 por ciento según cifras oficiales. Hace un año frisaba el 10 por ciento.

Por esa misma época, un 55,4 por ciento de menores de 25 años no tenía trabajo en Grecia, mientras que en España una población con similar perfil alcanzó el 52,9 por ciento.

Así, según un informe de TNS, firma de investigación de mercados, dos de cada diez jóvenes españoles (22 por ciento) desearía emprender su propio negocio en un futuro no muy lejano. Esta cifra es superior a la de otros países europeos.

En efecto, en Alemania el 9 por ciento de los jóvenes piensa en iniciar su propio negocio, en Francia lo hace el 13 por ciento de los jóvenes; en Suecia, Finlandia y Reino Unido el 17 por ciento y en Italia el 18 por ciento.

Según el estudio, la razón de este interés de los españoles “puede estar relacionada con las altas tasas de desempleo juvenil registradas en España, percibiéndose como una alternativa idónea para asegurarse un puesto de trabajo”1. En este contexto es en el que deben aparecer personas emprendedoras, capaces de crear nuevos tejidos productivos.

Para ser emprendedor, sin embargo, no basta con tener el espíritu ni la formación intelectual, y la capacidad de resistencia podría resultar insuficiente. La comunicación es vital.

En esencia, hay que aliarse con la comunicación como condición indispensable para que haya paso a las alternativas. Una comunicación efectiva brinda confianza, hecho que se constituye en el principio de los liderazgos sociales y colectivos.

Los mensajes de entrada, los mensajes de salida y sobre todo saber escuchar, son determinantes en cualquier escenario de emprendimiento.

Manuel Campo Vidal recomienda preparar siempre el primer minuto. Contar desde el primer instante con la atención de aquellos a quienes se dirige un líder, garantizar su interés para lo que va a ‘ofrecer’ o ‘vender’ posteriormente y lograr una conexión es quizás la principal arma del emprendedor.

Entonces, ¿cómo hacerlo? La perseverancia es fundamental, anota Campo.

En concepto de este experto en comunicación empresarial, no se trata de grabar de memoria un discurso de exactamente 60 segundos. De hecho, en el mundo del emprendimiento cada reunión es distinta. Los públicos y quienes escuchan son siempre diferentes, mutan, cambian.

De lo que se trata es de dar mensajes claves, persuasivos y que generen confianza en poco tiempo.

_______________________________________________________________________________________

1 Europa Press (2012, 23 de octubre). El 22% de los jóvenes españoles desea emprender su propio negocio en el futuro, según TNS. Europa Press. Rescatado el 30 de octubre de 2012 en http://ar.finanzas.yahoo.com/noticias/22-j%C3%B3venes-espa%C3%B1oles-desea-emprender-083017295.html

 

Suscríbase al Newsletter del CESA.

 

Clic aquí