Cantidad-de-empleo-vs--Calidad-de-empleo
 

Cantidad de empleo vs. Calidad de empleo
 

Hace dos semanas, una de las más importantes emisoras del país consultó al rector del CESA, José Manuel Restrepo, sobre un par de temas de preponderancia en la agencia socioeconómica del país, entre ellos el empleo en Colombia.

Y es que el Departamento Nacional de Estadística, DANE, consignó en sus registros que Colombia había logrado bajar a un dígito el desempleo en el país.

En efecto, el desempleo en el país alcanzó el 9,7 por ciento, que porcentualmente es la tasa más baja que el DANE ha registrado en materia de desocupación en la tabulación de los últimos 11 agostos; es decir, la más baja desde el año 2001. Frente a agosto del año pasado se redujo 0,4 puntos.

Una cifra que celebró el rector del Colegio de Estudios Superiores de Administración, que sin embargo llamó la atención alrededor de un aspecto de gran importancia en materia laboral. A diferencia del desempleo, el subempleo ha aumentado en el país.

Según el DANE, el subempleo pasó de 31,3 por ciento en agosto del 2011, a 33,1 por ciento para el mismo mes del presente año gráfica. Tanto el indicador mensual como el indicador trimestral móvil muestran este aumento.

Para José Manuel Restrepo, si bien es plausible que las cifras muestren que el desempleo se registra con no más de un dígito, para el país debe ser un desafío no sólo la cantidad de empleo que se genere, sino al mismo tiempo la calidad del mismo.

En términos generales, “preguntarse por la calidad del empleo es indagar sobre la calidad de vida que se deriva de la relación con el trabajo”.

El CESA consultó al economista Jorge Coronel, docente universitario, columnista de prensa y quien ha presidido varios foros sobre empleo en el país, para conocer sus impresiones en relación con el posible deterioro de la calidad del empleo.

Según Coronel, profesor de tiempo completo de la Universidad de Medellín, muchas de las reformas laborales realizadas, como las de flexibilización, son culpables de que la calidad del empleo y el bienestar de los trabajadores hayan caído.

Explica el experto que, por ejemplo, un trabajador vinculado por una cooperativa, por medio de contratos fijos, “nunca tendría la posibilidad de hacer planes de largo plazo, estimar ahorros programados para inversión y menos pensar en utilizar las cesantías para estudio o trabajo”.1

Para Coronel no resulta tan claro que la explosión de los TLC de Colombia sea el factor determinante para el aumento del subempleo. En la actualidad el país tiene en marcha ocho tratados de libre comercio y tres más están en ratificación (Unión Europea, Venezuela y Corea del Sur).

El plan de acción Obama-Santos para descongelar el TLC, anota Coronel, trajo consigo la eliminación de buena parte de esas irregularidades citadas. Es imprevisible que todos los TLC que se vienen tengan la misma filosofía. En todo caso, aclara, “aquello fue un asunto particular”.

Según el catedrático, la formación profesional no está siendo regulada y muchos profesionales deben ocuparse en trabajos para los cuales no se prepararon. Esto es subempleo.

Además, critica, “desde lo público se diseñan ‘programas de empleo’, pero son mal enfocados, mal diseñados, y por ello no producen los resultados esperados”. Esto ocurre porque se desconoce bien dónde está el problema. “Se trabaja con información desactualizada y se cree que es los mismo un programa de empleo para un joven, que para un adulto con experiencia”, argumenta. Esto es lo que las revisiones a los planes de desarrollo y programas de empleo en la capital antioqueña le han demostrado.

Incrementar la calidad del empleo requiere mejorar la capacitación en el mundo universitario de manera articulada con las necesidades del mercado y promover los emprendimientos de alto valor agregado.

El desempleo afecta principalmente a los más jóvenes y se agrava cuando tardan en conseguir su primer empleo. Por ello es necesario mejorar la capacitación y articulación con el sector empresarial. Al respecto, es importante garantizar el acceso a prácticas profesionales y recibir retroalimentación sobre las falencias que presentan los recién egresados. Esto además, supone aumentar la competitividad empresarial para que haya crecimiento económico y absorber de esa manera la oferta de nuevos profesionales que egresan cada año.

La segunda acción es aún más importante y es promover el emprendimiento. La experiencia del CESA en ese sentido ha sido muy positiva porque cerca de la mitad de los egresados salen a crear su propia empresa. Eso requiere esfuerzos y sacrificios importantes por parte de aquellos que se disponen a hacerlo. Sin embargo, a largo plazo es una apuesta muy rentable. Promover el emprendimiento implica profundizar en las ventajas que esto puede traer para el proyecto de vida de las personas tal como se realiza en el CESA con el programa de visitas empresariales, donde los estudiantes pueden conocer las experiencias exitosas de sus egresados.

________________________________________________________________________________________

1Pineda Duque, J.A. SF. Calidad del empleo e inequidades de género. Rescatado el 5 de octubre de 2011 en http://www.icesi.edu.co/revista_cs/images/stories/revistaCS1/articulos/calidad_empleo.pdf

 
 

Suscríbase al Newsletter del CESA .

 

Clic aquí