virgin_h-(1).jpg
 

Entrevista a Jorge Mejía, presidente de GM Colmotores Colombia
 

¿Por qué meterse de cabeza a presidir una industria en la que los compradores de carros saben que cuando vendan su automóvil van a perder algo de la inversión que destinaron?

JM: La industria de automóviles satisface necesidades de movilización y transporte, a la vez que de autorealización, a través del cumplimiento de un sueño, como es el de comprar un carro. Hoy en día el comprador es más consciente que la compra de un carro no es una inversión, sino un bien que se amortiza en el tiempo. Por otro lado esta industria mueve volúmenes de dinero y empleo muy grandes. En Colombia GM genera cerca de 2 mil empleos directos, unos 8 mil en la red de concesionarios, y más de 10 mil entre proveedores y contratistas generando un impacto muy grande en la economía del pais. Así mismo el vehículo impacta la industria del turismo, gasolina, talleres, autopartes, financiera, seguros, parqueaderos, etc., siendo muy importante para el desarrollo de Colombia.
 

¿Cuáles han sido esos aspectos de liderazgo que usted destacaría para explicar el hecho de estar donde está?

JM: Definir y tener objetivos muy claros, medir y hacer seguimiento al desempeño de los mismos, buscar y aprovechar las oportunidades y trabajar, trabajar y trabajar...
 

Ayer usted era gerente de un banco, hoy está a la cabeza de una empresa de la industria automotriz. ¿Qué opina de la versatilidad y al mismo tiempo de la especialidad en un solo foco?

JM: Mas allá de la especialidad o la versatilidad lo que es importante es tener foco en lo que uno hace y hacerlo con pasión. En realidad yo he estado en varias empresas, pero siempre la experiencia y conocimiento que he desarrollado en una ha sido parte importante para el trabajo en la otra. Trabajé en un concesionario, después en GM en Argentina, Brasil y Venezuela, y luego en el Banco, en donde aprendí a ser banquero, pero financiando carros, mercado que conocía muy bien. La experiencia acumulada en las tres empresas, me ha servido mucho para desempeñar un buen papel en Colmotores. Como decía Steve Jobs, los puntos se conectan, y lo que haces hoy, puede ser que no te sirva, o no le veas el beneficio inmediato, pero va a ser fundamental para lograr los resultados del mañana.
 

¿Como líder con cuál se quedaría y por qué?

JM: Creo que con la especialidad, si bien como dije antes, las cosas no son estables, lo único constante es el cambio y en el largo plazo las dos se complementan.
 

¿Cuáles cree que son aquellas movidas que ha hecho como presidente de Colmotores para seguir haciendo ver esta industria atractiva a pesar del poco tiempo que lleva?

JM: Llevar a la compañía a hacer las cosas de forma más simple con foco en lo que genera impacto. Colmotores es una gran empresa, donde se hace de todo y de forma excepcional. Sin embargo uno no puede hacer de todo, porque termina complicándose, generando estructuras y costos más altos y la gente al final puede llegar a no ver el impacto en el resultado de tanta cosa. Hacer las cosas de forma más simple, con atención a lo que genera grandes impactos, nos debe llevar a entregar lo que el cliente quiere y valora, de forma más rápida y a menor costo.
 

¿Cuál cree que es el mayor lastre para que no haya emprendimiento en Colombia?

JM: Yo pienso que sí hay emprendimento en Colombia. lo que necesita el país es que estas buenas ideas no se queden en pequeñas empresas, que trasciendan fronteras y que se pueda pensar en grande. El mercado colombiano tiene grandes oportunidades, pero aún está por desarrollar, por tanto el potencial es bajo, sin embargo viene creciendo y mejorando. Esto va a ayudar a que estas pequeñas empresas crezcan y tomen dimensiones interesantes.
 

¿La industria automotriz es demasiado compleja como para sacrificar gerentes o usted diría que tiene los mismos riesgos como cualquier otra? ¿O quizás es más relajada –por ejemplo– con TLC a bordo? Qué opina.

JM: Pregunta complicada... Esta es igual a cualquier industria, desafiante con objetivos altos, en donde estos se consiguen o se consiguen. Y si esto ocurre, existen grandes oportunidades. Tiene grandes riesgos, pues las inversiones y costos fijos son muy altos, con un mercado cíclico a la vez. El TLC nos pone desafíos muy grandes en la parte industrial. Como marca líder en el mundo, con operación en más de 140 países, las oportunidades comerciales son grandes, el problema está en hacer competitiva la manufactura. En eso estamos trabajando...
 

Usted ya conoce muchos secretos de la industria automotriz. Sin incluir a Clopatofsky –desde luego– ¿cuáles son esas tres cosas más notables que no sabemos los colombianos de a pie del mundo automotriz?

JM: Lo difícil que es hacer un carro, el aporte tan grande que hace esta industria al país, y el desarrollo profesional que genera GM y la industria en general.
 

Presidente de Colmotores Colombia, denos un consejo por favor…

JM: Sean abiertos a todas la oportunidades que les presenta la vida, búsquenlas y aprovéchenlas, y siempre piensen que detrás de esa que viene, viene otra mayor. Como me dijo un amigo, ¡los retos grandes, hacen personas grandes!


Suscríbase al Newsletter del CESA.

Clic aquí