CESA
 

La escalera hacia la ‘nube’

Desde hace unos años las empresas, paulatinamente, están migrando hacia ‘la nube’ o –simplemente- a Internet.

Se trata del llamado ‘cloud computing’ o computación en la ‘nube’, herramienta que hoy por hoy está siendo utilizada por millones de organizaciones o compañías de todo el mundo para gestionar no sólo sus modelos de negocio, sino también para hacerlo de una forma que les permita obtener una ventaja competitiva en el mercado.

Y es que estar en el mundo virtual está brindando múltiples oportunidades. Desde el ahorro de costos en infraestructura hasta gestionar el riesgo, pasando por la posibilidad de contar con colaboradores más productivos capaces de hacer cuanto sea necesario en sus empresas a través del teletrabajo y sus dispositivos móviles. Todo gracias a una conectividad que está permitiendo que, sin importar dónde se esté, las cosas se hagan como si se estuviera enfrente de ellas. Esta es tan solo una de las ventajas que está brindando la computación en la nube.

Sin embargo, y si bien son amplias las oportunidades que está brindando, toda empresa está llamada también a cumplir unos mínimos para que esas oportunidades que se visualizan no sean ‘flor de un día’.

De ello y de otros temas de la ‘nube’ hablaron varios especialistas en la materia en Bogotá, durante un evento organizado por la firma Kumo el pasado 11 de abril. Además de destacar las ventajas que las empresas están obteniendo en ‘la nube’, también coinciden en que esa necesidad no puede descuidar asuntos como la seguridad y la estrategia a la hora de entrar en sintonía con esta tendencia.


Las cifras y la realidad mundial

De entrada, los avances y la evolución tecnológica son, en buena medida, las variables que están marcando la pauta para que las empresas migren hacia ‘la nube’. Según los expertos, el tema del ‘cloud computing’ crecerá un 18 por ciento durante este 2013 en el mundo.

El visionario de la tecnología y uno de los conferencistas en el evento, Jeremy Geelan, describió una fotografía sobre cómo se están moviendo diversos sectores a partir del ‘cloud computing’.

La aerolínea EasyJet, catalogada como una de las de más bajo costes en el mercado aéreo, está acrecentando su ventaja competitiva con la venta de puestos en los aviones usando las plataformas de ‘la nube’. Hace apenas un mes, la central de inteligencia estadounidense, CIA, anunció la inversión de 600 millones de dólares para estar en la ‘nube’ con la plataforma de Amazon. Y la legendaria automotriz Ford, una de las primeras en migrar a ‘la nube’, trabaja para que sea mucha la información que se sepa con el manejo de datos en ella: “no sólo dónde está el carro, sino también quién lo conduce y quién más está en él. El carro moderno será un computador con cuatro ruedas”, explicó Geelan, quien a finales de los 80 ya había hecho el vaticinio: “la red es el computador”.

Los avances por medio de la nube, que han puesto a trabajadores a salir de sus oficinas para ‘operar’ desde sus hogares o desde otros sitios de forma remota, también revelan cifras en tal sentido.

El consumo de la tecnología, señala Juan Consuegra, director de Marketing de Microsoft América Latina, refleja que cada persona utiliza en promedio cuatro dispositivos por día y que el 95 por ciento de ellos son propios y los usan en sus lugares de trabajo. El 70 por ciento del universo digital es creado por personas del común y la seguridad en él es gestionada en un 85 por ciento por las empresas. Bajo esa dinámica, se prevé que en la próxima década crezca un 40 por ciento el número de profesionales de la tecnología.

Y en lo que al contexto local se refiere, en Colombia se incrementó en un 180 por ciento las conexiones a Internet de banda ancha, en lo que va de la era Santos. Según el Ministerio de las TIC, se pasó de 2,2 millones de conexiones a 6,3 millones de conexiones de estas características. El panorama para la actividad en ‘la nube’ promete, si se tiene en cuenta que se piensa pasar de 551 municipios conectados a 1.078 el próximo año en el país.

6 pasos para estar en ‘la nube’

Así las cosas, claro es que el andamiaje tecnológico está facilitando las cosas para migrar a ‘la nube’.

Para Jeremy Geelan, está ocurriendo una transición desde la IT (Información y Tecnología) hacia los BT o Businnes Tecnology; es decir, negocios basados en la tecnología que permitirán, desde ‘la nube’, “hacer que las cosas se hagan y que lo que se haga funcione”.

Michael Crandell, fundador de Righstscale, empresa que gestiona soluciones empresariales desde ‘la nube’, destaca tres ventajas de trabajar en ella. La capacidad que se da para que las cosas se hagan más rápido, ahorro de costos y la existencia de concentrarse en distinciones en los modelos de negocio; es decir, en aquello que otorga ventaja competitiva. Así mismo, “el resultado colateral de operar en ‘la nube’ incentiva la innovación porque se pasa tiempo haciendo cosas trascendentales para el negocio”, afirma David Cantú, Vicepresidente de Redapt.

Bajo ese contexto es que las empresas desde hace años se están pasando hacia el ciberespacio. Sin embargo, nada de ello es posible si no se cuenta con unos mínimos de los que habla el ingeniero de sistemas Doug Hayward, arquitecto de diseño en la nube.

Hayward señala seis pasos clave para que las compañías puedan avanzar a través de ‘esa escalera’.

  1. Definir la visión. Se trata de establecer cuál es la naturaleza de la operatividad. Si lo que se diseña es un correo, un SAP (Sistemas, Aplicaciones y Productos para Procesamiento de Datos) u otra tendencia.

  2. Definir la estrategia. Ello se logra a partir de establecer puntualmente qué es lo que motiva el cambio o la migración.  En esta etapa, los empresarios deben hacerse una pregunta: ¿vale la pena estar ahora mismo en la nube?. Las tendencias, si bien marcan acciones, no todas se ajustan a las necesidades objetivas de las empresas. El camino se define paulatinamente.

  3. Visualizar escenarios operativos. Se refiere a pensar cómo se ve hoy la compañía y compararla con el eventual mañana. “Hay que pensar en casos de uso y cuáles podrían ser las limitantes”, dice Hayward. Las preguntas consecuentes de los empresarios son:
  • ¿Vamos a archivar los datos en la nube?
  • ¿Tendremos estructuras por niveles?
  • Para este paso resulta imprescindible mapear los procesos.

  1. Diseño del servicio. Son varias dimensiones a tener en cuenta:
  • Diseñar métricas
  • ¿Cómo se va entregar?
  • ¿Cómo se va a consumir?
  • ¿Cómo se va a medir el éxito?

Según Hayward, ‘las nubes’ fallan por falta de gobierno. Esto es, “hay que asegurarse que las políticas están alineadas con la estrategia, la visión, los planes. Si no, ello deriva en un inevitable fracaso”. Y agrega: “debemos estar seguros de lo que consumen los clientes objetivos y que lo hacen debidamente”.

  1. Orquestación. Es tener la fotografía completa: “la imagen de estar listo para jalar el gatillo para que el proceso funcione”, retrata Hayward.
  1. Estar listo para un crecimiento. Una vez se cumplen los pasos anteriores se entenderá cuál es la herramienta de ‘la nube’ apropiada para determinado modelo de negocio. Sin embargo, puede ocurrir que muchos empresarios no prevén qué tan rápido pueden crecer. Así las cosas, “si no se está listo para eso, si no se ha entrado en engranaje pleno con el proveedor tecnológico se generarán problemas”.