El_3_por_ciento_de_la_poblacion_consume_lujo
 

El CESA fomenta el desplazamiento en bicicleta

En desarrollo de la decimocuarta versión del ‘Día sin carro’ en Bogotá, el jueves próximo, el Colegio de Estudios Superiores de Administración –CESA, se pone la camiseta del compromiso por un ambiente limpio y una mejor movilidad, para lo cual organizó unas caravanas que acompañarán a sus estudiantes a la institución en bicicleta.

El próximo jueves 1,4 millones de carros dejarán de circular por las calles bogotanas.

Importantes universidades del mundo han incentivado el uso de la bicicleta por ser limpio y eficiente. El CESA desea ponerse en sintonía con esta revolución, por lo que quiere liderar en la capital el deber de ayudar a una movilidad sostenible. Y es a las nuevas generaciones a las que les corresponde esta responsabilidad de estimular el desplazamiento en bicicleta.

Las transformaciones radicales son exigibles ante complejas circunstancias como lo es la cada vez más tortuosa movilidad en Bogotá. Como dice el economista y sociólogo libanés Amin Maalouf, “situaciones sin precedentes requieren soluciones sin precedentes”. Los estudiantes y la comunidad del CESA así deben entenderlo.

Además de que el desplazamiento en bicicleta propicia un ambiente de libertad y satisfacción, la apuesta de la institución es la de que su comunidad experimente un cambio de mentalidad aplicable a cuatro dimensiones: espacio, ahorro, salud y medio ambiente.

En efecto, el desplazamiento en bicicleta supone un menor volumen de carros, que tiene como consecuencia brindar mayores espacios. El objetivo es que la comunidad CESA pueda empezar a ver los parqueaderos y estacionamientos de una manera distinta. En la medida en que haya menos carros, estos lugares podrán tener una arquitectura diferente donde ‘el verde’ prevalezca por encima del rígido concreto.

El ahorro debe ser parte del espíritu de movilizarse al CESA en ‘dos ruedas’. De un lado, tiene que materializarse en el desplazamiento en menor tiempo por la evasión de los trancones. De otro, por el ahorro de gasolina como consecuencia de no usar carro.

El tercer aspecto del cambio de mentalidad es la apuesta por un mejor estado físico. Cambiar malos hábitos incentivando el ejercicio y lograr el equilibrio con las actividades académicas que generan cierto sedentarismo.

Por último, la salud para todos con la protección ambiental.

 

Menos CO en el ambiente

Las jornadas sin circulación de carros particulares permiten la disminución considerable de diversos agentes contaminantes como el monóxido de carbono (CO), el ozono, dióxidos, entre otros.

En el día sin carro del 2009 se redujeron las emisiones de CO en 18 por ciento en hora pico (am), en relación con el mismo horario del 2008. En la hora pico de la tarde la reducción fue del 21 por ciento. Pero comparado con un día normal de esos mismos años, las reducciones fueron –para hora pico de mañana y tarde– de 51 y 39 por ciento respectivamente.

En los días sin carro de 2010 y 2011, las reducciones de emisiones de CO frente a un día normal fueron de 35 y 23 por ciento, respectivamente.

En el 2012 se mantuvo estable.

Lo que aumenta son las emisiones de PM10 o material particulado (hollín, polvo y humo), como consecuencia de la actividad plena de los cerca de 52.000 automotores de servicio público que circulan en la capital (buses, busetas, colectivos, taxis y la flota de TransMilenio) en reemplazo de los vehículos particulares.

El costo de la multa por infracción de la disposición del día del no carro supera los 280 mil pesos.

El CESA pondrá a disposición –este jueves– un grupo de personas que conformarán caravanas que estarán al servicio de los estudiantes. Estas saldrán de distintos puntos de la ciudad y se movilizarán en cuatro rutas: Avenida 30, Avenida 19, carrera 11 y carrera 13.

La institución trabaja en soportes tecnológicos y logísticos para hacer del día sin carro un asunto cotidiano y común para su comunidad.

Suscríbase al Newsletter del CESA.


Clic aquí