El_3_por_ciento_de_la_poblacion_consume_lujo
 

Apple le apuesta a patentes de ahorro energético

 

En medio del entorno de una creciente preocupación por el medio ambiente, el calentamiento global, el ahorro de energía (proyecciones de Naciones Unidas dan cuenta que para el año 2030 se necesitará 45 por ciento más de energía de la empleada actualmente), el gigante de la informática, Apple, está en camino de patentar un novedoso sistema para el aprovechamiento de la energía.

El portal Globe-net, dedicado a proporcionar información sobre negocios verdes y sostenibles alrededor del mundo, da cuenta de esta alternativa de la compañía, cuyo espíritu es el almacenar energía y distribuir electricidad –según la demanda– a través de un mecanismo que combina viento y turbinas.

No es nuevo el mecanismo de la energía eólica; es decir, la que se produce con ayuda del viento. En efecto, resulta bastante común –en los campos– convertir la energía cinética (la del viento) en energía mecánica o electricidad: unas hojas o hélices que giran más o menos por la velocidad y corriente del viento ejercen influencia en un eje o rotor que a su vez produce un movimiento capaz de producir energía eléctrica, ‘alimentando’ un motor u otro tipo de red.

Sin embargo, sostiene la publicación de Global-net, hay una naturaleza variable en el viento que puede interferir con la generación de energía.

Según Jack Pürcher, autor del artículo, las fluctuaciones en la velocidad del viento pueden dificultar la adecuada producción de electricidad a partir de energía eólica durante los períodos de máxima demanda. Así mismo, también puede producir energía eléctrica en exceso durante los períodos de menor demanda. En un ambiente así podría requerirse, por ejemplo, un engranaje con estaciones de red energética basadas en gas, carbón u otro tipo de componentes para compensar.

La apuesta que ha hecho la firma. Es la de patentar el mecanismo para mitigar al máximo esa variabilidad e intermitencia, asociado a la producción de electricidad.

Después de que las cuchillas giratorias han transformado la energía de rotación en calor, el sistema, afirma Pürcher, es capaz de transmitir ese fluido de manera selectiva según la demanda, y generar la energía correspondiente.

Dado que hay energía almacenada y selectividad (de acuerdo a la demanda), el espíritu de la invención es el de reducir los costos asociados con la operación de otras centrales para compensar las fluctuaciones en la generación de electricidad a partir de energía eólica.

Los ahorros parecen estar en todo este sistema. Desde los elementos mecánicos (la transmisión de la rotación en el eje o rotor y las cuchillas) hasta el control en la capacidad del fluido de calor para el almacenamiento de la energía. Ello, opina Jean lee, inventor del sistema, proporcionará ahorros sobre los mecanismos convencionales de almacenamiento de energía tales como baterías o bombeado hidroeléctrico.

El sistema de la patente de Lee no sólo apunta a generar energía de manera efectiva y económica sino también fiable y consistente. Regulada.
Así funciona la patente.



Suscríbase al Newsletter del CESA.

 

Clic aquí