El CESA se ‘Remanga’
 

El CESA se une a la campaña remángate
de la fundación Arcángeles

El Colegio de Estudios Superiores de Administración, CESA, se une a la campaña ‘Remángate’, que tiene como objetivo erradicar el uso de minas antipersonal en el mundo.

La campaña, liderada en Colombia por la Fundación Arcángeles, hace parte de uno de los aspectos del Día Internacional para la sensibilización contra las Minas Antipersonal, que se celebra el 4 de abril. Bajo el lema ‘presta tu pierna’, la ciudadanía se recoge una de las botas del pantalón para solidarizarse con las víctimas de este tipo de artefactos.

El CESA participará activamente en ‘Remángate’, junto con más de una docena de instituciones de educación superior de todo el país.

Para el ‘capítulo 2013’ de la campaña se llevará a cabo un concurso interuniversitario, cuyo espíritu es el de generar una sensibilización alrededor de esta temática, a través del diseño y ejecución de proyectos, iniciativas o actividades que repercutan en la no utilización de minas.

En mayo próximo se conocerá la universidad o instituto de educación superior ganador(a), pero el 4 de abril vence el plazo para la ejecución de la campaña/actividad por las instituciones.

La campaña se inscribe dentro de los tratados internacionales suscritos por Colombia y otros 160 países, cuya hoja de ruta contempla:

  • No usar minas antipersonal, ni desarrollar, producir, adquirir, almacenar, retener o transferir, directa o indirectamente minas antipersonal.
  • Destruir o asegurar la destrucción de todas las minas antipersonal almacenadas en 4 años.
  • Desminar las áreas minadas en el territorio, en 10 años.
  • Cómo llevar a cabo programas de educación en el riesgo de minas, asegurar la asistencia a victimas, apoyar a otros estados con estas tareas y adoptar una legislación interna para el cumplimiento de estas obligaciones.

Conozca aquí los parámetros del concurso interuniversitario


Casi 10 mil víctimas

Las minas antipersonal son uno de los artefactos de guerra que más víctimas generan año tras año en diversas partes del mundo.

Después de Afganistán y Pakistán, Colombia es el país con mayor número de víctimas de minas antipersonal en el mundo.

De acuerdo con el Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (Paica), entre 1990 y febrero de 2012 se registraron en Colombia un total de 9.704 víctimas por minas antipersonal y municiones sin explotar. De estas, el 38 por ciento (3.642) fueron civiles y el 62 por ciento (6.062), miembros de la Fuerza Pública.

Ha sido tal el impacto de estos artefactos, que el país se ha convertido en líder para el tratamiento de pacientes con traumas por herida de guerra. Cada año entre 250 y 300 miembros de la fuerza pública sufren amputaciones, la mayoría de ellas provocadas por minas.

La cuestión es que el país asumió́ la meta de liberar completamente su territorio de las minas para el 1 de marzo de 2011, pero tuvo que solicitar 10 años de prórroga (hasta 2021) para cumplir con dicho compromiso.

En desarrollo de esa meta, el país tiene diversos batallones de desminado humanitario que pueden tardar hasta un mes desactivando sólo una mina. Estos batallones han trabajado con extrema dedicación en zonas como Samaniego (Nariño) y San Carlos y San Francisco (Antioquia), unas de las más golpeadas por las minas.