Apuesta_por_la_biodiversidad
 

Las nuevas prácticas para la producción
de aceite de palma


Un conjunto de nuevas prácticas para beneficio del medio ambiente y la sostenibilidad fueron presentadas el pasado miércoles por Aceites Manuelita, en varias de sus plantaciones de palma en Orocué (Casanare).

Líderes de la educación (rectores de Universidad de los Andes, Universidad de La Sabana y del CESA) y directores de medios de comunicación estuvieron presentes en dicho municipio para conocer de primera mano las experiencias más relevantes de Manuelita S.A.

La prestigiosa empresa colombiana arrancó recientemente un proyecto que en cinco años podrá ser el más grande de Colombia en el cultivo y extracción de Aceite de Palma, con uso en la industria alimenticia, pero también en la industria de bio-energía.

El viaje fue una oportunidad de compartir con líderes empresariales del sector de Palma, así como presidentes de otras industrias y expertos en temas medio ambientales y sociales de Colombia y del mundo, sobre la visión y perspectivas del sector. Adicionalmente, permitió conocer un proyecto que es hoy paradigma en el manejo ambiental y social en Colombia por la forma como desarrolla este tema con prestigiosas multinacionales y ONGs de impacto global.

Este proyecto de más de 17.000 hectáreas, y una planta de extracción que será la más grande del país, representa una nueva apuesta nacional en un sector productivo y una región del país que crecen a pasos agigantados y que abren opciones en el tema de la agroindustria.

En esencia, tres son las dimensiones sobre las cuales se están realizando los nuevos proyectos para un desarrollo sostenible. La minimización del impacto de la actividad sobre la biodiversidad llanera, la incorporación de criterios eco-sistémicos en la zonificación y la compensación con equivalencia ecológica.

Dichas dimensiones son el epílogo del convenio de Aceites Manuelita con la ONG The Nature Conservancy, cuyo espíritu persigue la conservación de la naturaleza dentro del ciclo del negocio. Las áreas usadas en el cultivo de palma de aceite son compensadas con otras superficies para la conservación del mismo ecosistema impactado.

Los nuevos procesos de producción con criterios de sostenibilidad, contemplan articular el crecimiento empresarial tanto con la legislación como con la conservación de la biodiversidad.
La agroindustria de la palma de aceite ha sido uno de los renglones agrícolas más dinámicos en Colombia en los últimos años.

El país es el primer productor de aceite de palma de América y el cuarto en el mundo, con presencia en 110 municipios de 17 departamentos.

Para el rector del CESA, José Manuel Restrepo, el acercamiento a este tipo de proyectos representa una confirmación más del “interés que tenemos en el CESA por acercar nuestros estudiantes a esta región del país, como una oportunidad para descubrir negocios que hoy y mañana serán significativamente importantes en nuestro producto interno bruto, y nos invita a seguir desarrollando acciones de formación en los negocios relacionados con la industria del agro”.

En la visita al proyecto ‘Altamira’ estuvieron Pablo Navas Sanz de Santamaría, Rector de la Universidad de los Andes; Fidel Cano Correa, Director de El Espectador; José Manuel Restrepo, Rector del CESA; Jens Mesa Dishington, Presidente Ejecutivo de Fedepalma; Juan Miguel Jaramillo, Gerente General de Aceites Manuelita S.A.; Obdulio Velásquez Posada, Rector de la Universidad de La Sabana; José María Obregón, miembro de la Junta Directiva de Fedepalma; Beatriz Uribe Botero, Exministra de Ambiente y de Vivienda; y Rodrigo Belalcázar Hernández, Gerente General de Manuelita S.A.