Por_un_pais_de_pie

Remángate 2013

 

‘Por un país de pie, sin minas, hay caminos’, proyecto que representa al CESA en concurso de lucha contra las minas

‘Por un país de pie, sin minas, hay caminos’, es el nombre de la campaña con la que el CESA participa desde hoy en el concurso interuniversitario auspiciado por la Fundación Arcángeles, y que busca sensibilizar para la erradicación de las minas antipersonal en el país.

El proyecto es de autoría de Alejandra Rivas Pachón y Andrea Castellanos, estudiantes de 5to semestre del CESA.

El concepto de campaña que representará al CESA, parte que por cada mina menos que haya, existirá un nuevo camino en el país. “Caminos de diálogo, libertad, desmovilización, esperanza, educación, sueños y paz”, explican sus autoras.

De esta forma la institución, se une a la campaña ‘Remángate’, que tiene como objetivo sensibilizar sobre el tema de las minas antipersonal en el mundo y enviar un mensaje –como sociedad civil– a los actores armados ilegales que todavía usan las minas antipersonal en territorio colombiano para que acaben con esta práctica.

La campaña de la Fundación Arcángeles fue creada para conmemorar el Día Internacional para la Sensibilización contra las minas antipersonal, que se celebra el 4 de abril. Bajo el lema ‘remángate’, la ciudadanía se recoge una de las botas del pantalón para solidarizarse con las víctimas de este tipo de artefactos.
 

Colombia y otros 160 países son signatarios del Tratado de Prohibición de Minas, cuya hoja de ruta contempla:

  • No usar minas antipersonal, ni desarrollar, producir, adquirir, almacenar, retener o transferir, directa o indirectamente minas antipersonal.
  • Destruir o asegurar la destrucción de todas las minas antipersonal almacenadas, en 4 años.
  • Desminar las áreas minadas en el territorio, en 10 años.
  • Llevar a cabo programas de educación en el riesgo de minas, asegurar la asistencia a víctimas, apoyar a otros estados con estas tareas y adoptar una legislación interna para el cumplimiento de estas obligaciones.

 

Más de 10 mil víctimas


Las minas antipersonal son uno de los artefactos de guerra que más víctimas generan año tras año en diversas partes del mundo.

Después de Afganistán y Pakistán, Colombia es el país con mayor número de víctimas de minas antipersonal en el mundo, anualmente.

De acuerdo con el Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (PAICMA), entre 1990 y febrero de 2013 se registraron en Colombia un total de 10.253 víctimas por minas antipersonal y municiones sin explotar. De estas, el 38 por ciento (3.895) fueron civiles y el 62 por ciento (6.358), miembros de la Fuerza Pública. Aproximadamente, 1.000 son niños.

Ha sido tal el impacto de estos artefactos, que el país se ha convertido en líder para el tratamiento de pacientes con traumas por herida de guerra. Cada año, según cifras manejadas por el Hospital Militar, entre 250 y 300 miembros de la fuerza pública sufren amputaciones, la mayoría de ellas provocadas por minas.

La cuestión es que el país asumió la meta de liberar completamente su territorio de las minas para el 1 de marzo de 2011, pero tuvo que solicitar 10 años de prórroga (hasta 2021) para cumplir con dicho compromiso.

En desarrollo de esa meta, el país tiene diversos batallones de desminado humanitario que pueden tardar hasta un mes desactivando sólo una mina. Estos batallones han trabajado con extrema dedicación en zonas como Samaniego (Nariño), San Carlos y San Francisco (Antioquia), unas de las más golpeadas por las minas.


Suscríbase al Newsletter del CESA.

Clic aquí