CESA
 

¿Cuánto trabaja realmente alguien adicto al trabajo?

¿Quién no ha escuchado a un amigo, familiar o compañero, hablar sobre las interminables horas que le dedica a su trabajo? Muchos piensan que entre más tiempo trabajen, dejarán una mejor impresión en su empresa y sus colegas los van a respetar más. Es tanto así, que aprovechan cualquier oportunidad que se presente para relatar lo exigente que es su trabajo, lo cansados que están y la cantidad de responsabilidades que les han sido asignadas.

En realidad, ser adicto al trabajo no es una cualidad digna de alardear. Los adictos al trabajo, más conocidos como “workaholics”, tienen un falso concepto del tiempo y de la cantidad de trabajo que en realidad están produciendo, además, las personas que sufren de esta condición tienden a ser inseguras y carecer de habilidades de interacción social.  

Laura Vanderkman, columnista de la revista Fast Company, asegura que “vivimos en un mundo competitivo y exagerar sobre el número horas que trabajamos, se ha convertido en una manera de demostrar qué tan devotos somos a nuestras labores.”

Según un estudio publicado en el 2011 por el Monthly Labor Review, las personas que dicen trabajar más de 75 horas semanales, en promedio trabajan 25 horas menos y los que supuestamente trabajan entre 65 y 74 horas, están añadiendo unas 20 horas extra a su cálculo. Lo mismo sucede con los trabajadores que reportan menos horas, pero a menor escala. En este caso, está claro que un adicto al trabajo no sabe manejar bien su tiempo, no es suficientemente productivo y al no obtener resultados, como mecanismo de defensa, intenta convencerse a sí mismo y a los demás de tener demasiado trabajo.

Las repercusiones de esta exageración no son sencillas. Además de causar problemas de interacción social, esta tendencia empeora el desempeño laboral. Fast Company asegura que “una persona que cree estar trabajando ochenta horas a la semana, pondrá menos esfuerzo en optimizar su tiempo, que una persona que sabe que trabaja cincuenta y cinco horas.” Por lo tanto, es importante que los trabajadores sepan realmente cuántas horas semanales están dedicando a sus actividades laborales, como herramienta para aumentar la productividad.  

No todos los workaholics tienen las mismas características. Existe otro grupo de ejecutivos multimillonarios, que también sufre de la enfermedad. Lewis Schiff, autor de Business Brilliant, estudió este grupo de personas y revela la razón por la que se vuelven adictos al trabajo: miedo a perder el control. “El problema está en que cuando empiezan a aceptar más responsabilidades, les cuesta delegar tareas menores a los demás, porque creen que nadie las hará tan bien como ellos” (2013), dijo. Como resultado, estas personas dedican largas horas a actividades que no disfrutan, disminuyen su productividad y pueden terminar con problemas de depresión, estrés y hasta retirándose prematuramente.

En ambos casos, ya sea por causa o efecto, la adicción al trabajo está relacionada con el bajo rendimiento laboral y la dificultad para trabajar en grupo. Por lo tanto, los que suelen adherir un significado positivo a este término, deberían buscar expresiones alternas para describir su compromiso al trabajo; en una entrevista, por ejemplo, es mejor describirse como alguien enfocado en los resultados y comprometido a alcanzar objetivos.



Para optimizar el tiempo y la productividad

Fast Company sugiere mantener un diario por una semana, describiendo detalladamente las actividades que se realizan cada hora del día. De esta manera, al final de la semana, se obtienen insights sobre el manejo del tiempo como: las horas en las que se es más productivo, cuánto tiempo toman ciertas actividades y en qué actividades está invirtiendo demasiado tiempo. Este ejercicio incrementa la consciencia de las personas respecto a cómo están utilizando su tiempo y facilita el ajuste en sus hábitos.

Aquí se puede encontrar un modelo para hacer seguimiento de su tiempo.

________________________________________________________________________________________

Schiff, L. (2013) Cure your work addiction. Here’s how. Recuperado el 13 de Abril del 2013 de TIME: http://business.time.com/2013/05/08/cure-your-work-addiction-heres-how/

Vanderkman, L. (2013) The truth about how much workaholics actually work. Recuperado el 28 de Mayo del 2013 de FastCompany:

http://www.fastcompany.com/3008791/takeaway/truth-about-how-much-workaholics-actually-work?utm_source=twitter&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+fastcompany%2Fheadlines+%28Fast+Company%29