CESA
 
 
 

Alto rendimiento, Creatividad e Innovación

El pasado 26 de marzo, Mikael Trolle y Lene Tanggaard, expertos en culturas de alto rendimiento, vinieron al CESA desde su país, Dinamarca, a dictar una conferencia sobre innovación, creatividad y cómo usarlas hacia el alto desempeño.


Características de una cultura de alto rendimiento

Existe el significado y la pasión por lo que se hace.
Se cree en el talento y en el potencial del mismo.
Se busca la opinión de los expertos.
Se tiene la valentía de escoger un equipo y ser selectivo.
Se da feedback honesto.
Se halaga el buen trabajo con frecuencia.
Se crea una cultura de trabajo en equipo.
Se usa la intuición y el buen juicio.

“Las personas que quieren alcanzar un alto rendimiento, deben apuntar a la perfección todos los días, trabajar mucho en los pequeños detalles, dar lo mejor de sí todos los días y convertir cada día en su obra de arte” explicó Mikael Trolle, socio en el Instituto de Alto Rendimiento y gerente élite de la Federación danesa de voleibol.


Creatividad

Dinamarca es uno de los países más felices del mundo y el más creativo del mundo, y Lene Tanggaard, autora de “En la ducha con Picasso” cree que existe una fuerte relación entre ambas cosas. “Todos tenemos ideas muy creativas, pero hay que salir de la ducha y convertir esas ideas en acción.” Según Lene, todo el mundo es creativo sin embargo la habilidad de ser creativo e innovador es poder añadirle valor a sus ideas.

Lene introdujo el concepto de “trabajar en el borde” durante su charla. “La creatividad no es solamente sobre pensar fuera de la caja, es sobre ser capaces de definir cuáles son las reglas actuales, y qué es lo viejo, para así crear lo nuevo. “La creatividad no se puede enseñar, pero puede ser promovida y medida” aseguró Lene.

Según la conferencista, “los estudiantes del CESA deben entender su propio proceso creativo para luego saber cómo manejar la creatividad de otros y crear una compañía con un ambiente de trabajo que conduzca a la creatividad, pues esta es la tarea de líderes y emprendedores”.

Lo más importante, dijo, es la habilidad de conectarse con lo que los otros hacen, poder hacerle pequeños cambios y poder trabajar con lo que sus clientes puedan querer el día de mañana. “Si trabajamos fuera de la caja, perdemos contacto con el mundo exterior, hay que moverse en el borde de lo que ya está, todos los días. Además las personas más creativas normalmente buscan ideas en lugares escondidos y en la historia, e identifican similitudes con el presente que puedan ser reinventadas y re - creadas”. Lene Tanggaard