CESA
 
 
 

Escribiendo para soñar
 

Muchos no tienen presente las dificultades por las que pasan los niños de estratos socioeconómicos bajos. La desnutrición, la violencia, la falta de cuidado y de una familia, son realidades que ellos viven todos los días. Todos estos factores, junto con la baja calidad de la educación a la que generalmente tienen acceso, afectan el desarrollo saludable de su personalidad, proceso que termina a los 7 años de edad.

En esta Navidad, un joven emprendedor del CESA - Colegio de Estudios Superiores de Administración, le apostó a los sueños de estos niños. Se trata de Juan Diego Gaviria M, estudiante de octavo semestre y socio creador de “Ya Tengo Donde Escribir”.

“Ya Tengo Donde Escribir” (YTDE) es una organización sin ánimo de lucro, que busca la felicidad de los niños menos afortunados, promoviendo la educación por medio del reciclaje. Su compromiso es crear conciencia sobre los problemas que viven a diario los niños de estratos más bajos y así lograr contribuir de una manera solidaria a la mejora de su calidad de vida.

El pasado sábado 6 de diciembre, en la Fundación Hogares Club Michín, Juan Diego y los voluntarios de “Ya Tengo Donde Escribir” tuvieron la oportunidad de regalarle cuadernos y una actividad de Navidad a 40 niños, de aproximadamente 2 a 8 años de edad.

“Literalmente los pusimos a soñar con la actividad. Consistía en que dibujaran sus sueños o qué querían ser cuando fueran grandes. La gran mayoría tuvo la oportunidad de pensar en sus sueños a largo plazo y sorprendentemente, hubo muchos que querían ser profesores. Quedamos todos muy felices, y yo agradecido con nuestros voluntarios porque les sobró corazón en esa actividad. Muchos de los voluntarios hicieron esta actividad por primera vez, y quedaron muy pensativos en cuanto a la cantidad de niños que no nacen con las mismas oportunidades que ellos”.

El fin de estas entregas y de la actividad en particular es brindarle a los niños menos afortunados  herramientas y oportunidades de educación y formación. La actividad de los sueños la hacen con el propósito de tener objetivos a largo plazo y a la misma vez, que vivan sus vidas en función de cumplir sus sueños. “De esta manera, es más probable que terminen siendo adultos con valores y que aporten positivamente al país y a la sociedad” aseguró Juan Diego.  ​