CESA
 
 
 

Gestionar las palabras para mejorar los números

Desde que entró el internet al ámbito laboral en la década de los 90, se creyó, de buena fe, que todos los medios digitales iban a mejorar la comunicación en el trabajo. Eso era lógico, según Manuel Tessi, experto en comunicación interna por 30 años, porque la tecnología acortó distancias y permitía acceder más rápidamente a la información. Sin embargo, nadie anticipó los grandes problemas que la tecnología traería a la comunicación interna y por ende a los resultados numéricos de las empresas. 

“No se puede negar que la tecnología trae beneficios en muchos aspectos de nuestras vidas, yo la utilizo todos los días”, explicó. Pero “la tecnología también trajo consigo mucha información, por momentos demasiada información y además información cambiante, con mucha velocidad… lo que se esperaba que fuera una revolución positiva en la comunicación terminó siendo un problema de incomunicación, terminó perjudicando la comunicación laboral”.

Según Tessi, en un paradigma donde antes la información tenía una velocidad menor, empezó a tener un protagonismo gigante la comunicación laboral. Asegura que hoy todo lo que es la comunicación hacia adentro es un grave problema para las empresas.


¿Dónde está la solución? En las palabras.

Desde la revolución industrial los resultados en las empresas son medidos en números y con especialistas en números, sobre todo en temas de finanzas y de economía. No obstante, en un informe que entregó el centro de estudios financieros de Madrid en 2010, donde se estudiaron empresas en toda Latinoamérica y España, se encontró que la primera enfermedad de las empresas es la comunicación interna.

“Las empresas hacen grandes esfuerzos para mejorar los números a través de los números, pero por experiencia, he visto que el gap de mejora es mayor cuando los esfuerzos se enfocan en la gestión de las palabras”.

Las palabras como los números llevan un significado, con la diferencia de que los números significan lo mismo para todos y las palabras no. Las personas construyen su propio significado de las palabras basado en su experiencia; cinco manzanas son cinco manzanas para todo el mundo, cinco manzanas deliciosas seguramente no significa lo mismo para todo el mundo.


Es a partir de esta premisa que Manuel Tessi propone gestionar las palabras para mejorar los números.

“Si bien los números son exactos y perfectos y las palabras son inexactas y perfectibles”, explica Manuel, “los números están muertos, las palabras están vivas”. “Esto significa que los números no pueden cambiar y las palabras sí pueden cambiar y evolucionar… lo que finalmente mueve a una persona que está trabajando no son las metas ni las razones sino los motivos, las historias, los relatos, los significados compartidos”.

Según Manuel, este significado compartido se traspasa a través de la palabra oral, de la conversación, sobre todo con el supervisor, y de ser escuchado por el supervisor.

Otro recurso para la gestión de las palabras es el storytelling, el proceso de narrarle una historia a los trabajadores, porque en la historia se traspasa otro significado que no son las metas ni la misión, visión, los objetivos ni los resultados. “Eso lo entiende todo el mundo y aparte nadie ignora que una empresa necesita resultados numéricos concretos para sostenerse y para sobrevivir… pero no estamos hablando de supervivir, estamos hablando de ser extraordinarios y para eso se necesitan las historias y las palabras.


¿Qué pueden hacer las palabras por los números? Darles vida.

Tessi se ha dedicado a estudiar la felicidad hace cinco años y en su investigación se ha dado cuenta que en el trasfondo del trabajador, felicidad y trabajo son antónimos. “Cuando uno profundiza, la palabra trabajo está vinculada al castigo… la palabra trabajo viene de tripaliare que viene de tripalium, que eran tres clavos donde se ataban los esclavos para castigarlos”.

Pero contrario a la percepción común, la felicidad no es placer porque la felicidad es con dolor también. “Una persona puede ser feliz a pesar de tener una angustia, un dolor o una tristeza porque tiene lenguaje significante y eso significa que le puede dar un significado a ese dolor o esa angustia que esta viviendo o que vivió... así mismo, una persona que ha vivido algo muy bonito en la vida puede no ser feliz porque no le dio significado”.

Es necesario perfeccionar las palabras para encontrar en el trabajo significado, felicidad y por consiguiente, mejorar los números. Es necesario darle un significado a los números para darles vida.

Para más información y capacitaciones sobre el tema, contacte la oficina de Formación Ejecutiva.


Sobre Manuel Tessi

Escritor, conferencista, docente y asesor especializado en Comunicación Interna con experiencia en Hispanoamérica, Brasil, EE.UU., España e Inglaterra. Autor del Sistema Comunicación 1A, metodología integrada de comunicación. Autor del libro “Comunicación Interna en la Práctica”. Fundador de INSIDE, consultora de Comunicación Interna. Residente de SIC1A, red de consultoras de Comunicación 1A.

Especialista en Comunicación Interna desde el año 2004. Ha gestionado en empresas de gran prestigio y ha sido profesor de la materia en distintas casas de estudio de habla hispana. Actualmente es profesor de universidades en Chile, Argentina y Colombia.