CESA
 
 
 

Las organizaciones y los retos gerenciales

Por José Luis Sandoval
Profesor Investigador y Director de la Maestría en Administración - MBA Internacional.

Recurrentemente aparecen noticias sobre la complejidad competitiva que enfrentan las empresas colombianas de cara a las tensiones generadas por los tratados de libre comercio, a los problemas sociales que se viven al interior del país, al incierto futuro en las negociaciones con la guerrilla, a la corrupción tanto pública como privada, a la presencia cada vez mayor de actores internacionales que determinan cambios en las reglas de juego de los negocios y a muchos factores que tienden a generar incertidumbre en lo que deben hacer para lograr desplegar espacios que logren un desarrollo más claro hacia el futuro.

De igual forma, de frente a la difícil decisión de definir la persona que dirigirá al país en el próximo período presidencial, se hacen cuestionamientos sobre la claridad que el gobierno de turno debe brindar a los empresarios sobre las líneas de desarrollo en materia de normatividad tributaria, proyectos de desarrollo en infraestructura, estabilidad jurídica para la inversión extranjera y otros tantos puntos que competen a las políticas macroeconómicas.

En este contexto parecería que las decisiones estratégicas en buena parte dependen de factores externos a los empresarios y que en buena parte su responsabilidad debe ser estar preparados para ajustarse a las nuevas circunstancias. Pero, ¿es ahí donde están los principales retos gerenciales? ¿No será que hace falta una mayor reflexión por parte de los gerentes sobre la verdadera dimensión de los retos que deben afrontar no solo por las presiones del entorno, sino por la necesidad de generar ajustes al interior de sus organizaciones?

La gerencia de las empresas de hoy no es algo sencillo, pues como bien lo dijo Charles Handy (2002, p.24):

“Por lo menos una cosa es clara en las organizaciones - tanto del sector público como del privado - enfrentan un mundo mucho más agresivo, en el que ellas serán juzgadas más duramente que antes sobre la base de su efectividad y en el cual habrá menos barreras protectoras tras las cuales escudarse”.

Hay muchos estudios que tratan de especificar la dirección y la complejidad de la acción gerencial (McKinsey & Company, 2010; The Conference Board, 2012; Berman y Korsten, 2010; McGrath, 2014), pero en general existe un cierto consenso sobre la necesidad de cambiar el enfoque del rol gerencial y adoptar una mentalidad que genere no solo reflexiones profundas, sino la toma de decisiones urgentes que contemplen diversos elementos y permitan ajustar las organizaciones hacia la competitividad.

Como se anotó anteriormente, algunas de esas consideraciones apuntan al interior de las organizaciones y otras tienen que ver con factores del entorno. Entre las primeras se encuentran aspectos como desarrollo humano, creatividad e innovación, gestión del conocimiento, atractividad organizacional, flexibilidad y liderazgo, entre otras. Entre las segundas aparecen temas cruciales como la globalización, la comprensión y uso de las tecnologías, las redes de comunicación, la responsabilidad social y la búsqueda incesante de nuevos productos y servicios a partir de los cambios de tendencias en la estructura poblacional.

Como se observa, el rol gerencial se concentra cada vez más en aspectos que parecen alejarse de las responsabilidades puramente funcionales (finanzas, mercadeo, procesos productivos y administración del talento humano), concentrándose en otros de índole netamente estratégicos.

Las preguntas que se generan son: en este marco, ¿cómo se encuentra la gerencia de las organizaciones en Colombia? ¿No será que se requiere una transformación de los enfoques de dirección comunes en este medio? ¿Cómo aparecen en este contexto los pequeños y medianos empresarios? ¿Y las empresas familiares que, entre otras cosas, son la mayoría de las empresas del país?

Las respuestas no son fáciles y en esa búsqueda las universidades y los gremios tienen una responsabilidad directa. De todos modos, cuando alguien tenga dudas de la necesidad de ajustarse a las nuevos paradigmas gerenciales, siempre vale la pena recordar esa frase atribuida a un autor anónimo:

“en los tiempos del cambio, aquel que no se adapte y cambie por lo menos a la velocidad a la que cambia el cambio, lo cambia el cambio”.


Referencias

Berman, Saul y Korsten, Peter. (2010). Liderar en la complejidad. IBM Global Business Services.

McKinsey & Company. (2010). Five forces reshaping the global economy. McKinsey Global Survey results (2010).

Handy, Charles. (2002). The Age of Unreason: New Thinking For A New World. New ed. NY: Random House Business, 240 p.

The Conference Board CEO Challenge™.(2012). Risky business: focus on innovation and talent in a volatile world. The Conference Board, Inc.

McGrath, Rita G. (2014). El nuevo libro de jugadas: entrevista con Chris Stanley. WOBI World of Business Magazine, 19(03).