CESA
 
 
 

La metodología de investigación en las ciencias sociales y su pertinencia

Por Juan Felipe Parra, profesor investigador del CESA - Escuela de Negocios.

La investigación en las Ciencias Sociales, y en particular en la economía, está cada vez más influenciada por el uso de técnicas estadísticas de frontera. Esto ha llevado a que los debates académicos giren alrededor del método y a que se discuta cada vez menos sobre las implicaciones que tienen los resultados de investigación sobre la sociedad. Se desconoce así que para los científicos sociales la metodología es un medio y no el fin propiamente dicho.

Muchos han transformado los problemas metodológicos en una forma de evangelización, donde se pretende convencer a los “no creyentes” sobre las ventajas inherentes a los métodos cuantitativos. Parece desconocerse que las ciencias sociales tienen un enfoque diferente al que es propio de las ciencias exactas. En las primeras no se observan objetos que siempre se van a comportar de la misma manera sino que son sujetos, cuyo comportamiento resulta variable de acuerdo con las circunstancias a las que están sometidos.

Aunque la importación de técnicas estadísticas muy sofisticadas permite avanzar en algunos aspectos de interés para ciertos investigadores, no se puede olvidar la esencia de los estudios sociales. Lo que realmente interesa en este tipo de investigación son las implicaciones sobre los individuos y la sociedad en general. De nada sirve la utilización de novedosos modelos matemáticos y estadísticos si los mismos no se aplican a la solución de los problemas que enfrentamos como sociedad.

La gran cantidad de revistas científicas que existen revelan que son enormes los esfuerzos que se realizan para alcanzar respuestas a problemas de investigación identificados. Sin embargo, en términos de lo que eso implica para la sociedad, los avances en términos de bienestar social muchas veces dejan mucho que desear. Lo anterior es más evidente en países como Colombia, en los que se considera muy necesario hacer un mayor esfuerzo por profundizar los lazos entre Universidad-Empresa-Estado. En este sentido, vale la pena plantear el debate sobre la necesidad de hacer investigaciones locales orientadas a resolver sus principales dificultades.

Acoger una postura cuantitativa como la que prevalece en países desarrollados, los mismos que han resuelto problemas básicos que aún subsisten en nuestro país, equivale a un neocolonialismo en materia de metodología de investigación. Concentrarse en los métodos estadísticos más avanzados y las técnicas econométricas más sofisticadas, en perjuicio del foco sobre las necesidades de la población, se asemeja a permitir la imposición de una agenda de investigación externa que puede resultar equivocada.

En lugar de involucrarse en una competencia, donde tenemos una evidente desventaja, sería más productivo aplicar el conocimiento existente a la solución de los problemas actuales de la sociedad. Tener más aplicaciones prácticas que resuelvan los problemas sociales del país reportaría mayores beneficios que ocuparse en mover la frontera del conocimiento.

Es necesario repensar las razones que mueven a los investigadores de esta rama del conocimiento y estimular el desarrollo de trabajos en conjunto con la ayuda de metodólogos expertos. Estos últimos se pueden concentrar en las labores que requieren un mayor dominio de las herramientas cuantitativas. De esta manera, se pueden aprovechar las economías de escala, propias de la especialización en cada una de las ciencias, las sociales y las exactas. Esta combinación puede producir importantes frutos en lo que a construcción de un mejor país se refiere.

Por Juan Felipe Parra, profesor investigador del CESA -Escuela de Negocios.