La misión ineludible de nuestra generación

Por Benjamín Creutzfeldt, profesor investigador del CESA - Escuela de negocios.

Un político busca ante todo la reelección o, en algunos casos, el beneficio personal. Se parece a un vendedor de un producto que se destaca no por su calidad sino por su campaña publicitaria. En la era del mercadeo –cuando la marca prima sobre la sustancia– es buen consejo ser escéptico ante las palabras de campaña política. Pero cuando un político va más allá de la campaña y su palabra se llena de sustancia, se convierte en un hombre íntegro, un hombre de Estado. Esta propiedad la demostró Barack Obama esta semana al lanzar su política para combatir el cambio climático con palabras inequívocas. “Somos la primera generación por percibir el impacto del cambio climático,” dijo, “y la última generación que puede hacer algo al respecto.”

Enfatizando los costos para la economía y la salud humana a raíz del alza del nivel del mar y del aumento de tempestades y sequías, el video de lanzamiento subraya que “a nivel global, los diez años más calientes desde que hay mediciones, todos ocurrieron desde 1998.” Se presentan mapas y tablas con resultados de la investigación científica que demuestran “hechos, no opinión.” Es la segunda vez en un año que el presidente estadounidense cita un lema preferido por una serie de políticos chinos del siglo XX: 实事求是, buscar la verdad a través de los hechos. Negar los hechos ya no es una opción, ni para el lobby de los hidrocarburos, ni para el sector del carbón, ni para la industria automotriz.

Los grandes líderes no tienen impacto si nadie les hace caso. Esta semana, un gran líder llama, ¿quién le sigue?. Reducir el uso de energía y del carro es una decisión personal de cada uno, y es una decisión con consecuencias. “Podemos resolverlo,” insiste Obama, “si no somos perezosos”.

Para ver más, consulta www.whitehouse.gov/climate-change

Benjamín Creutzfeldt es profesor asociado del CESA, donde dicta Negocios con Asia Pacífico. Es sinólogo y candidato a doctor en estudios políticos.