CESA
 
 
 

Los retos del presupuesto para 2016

Diez consejos para que su presupuesto le ayude a alcanzar sus objetivos financieros. Por: René M. Castro V. Diez y Leslie Hemelberg.

Por esta fecha, las compañías empiezan a elaborar sus presupuestos para el año 2016 considerando todas las variables macroeconómicas, y así obtener los resultados esperados. Sin embargo, en la mayoría de los casos olvidan lo más importante: involucrar a todas las personas de la organización y a todas sus contrapartes (empleados, proveedores, clientes, terceros, aliados estratégicos, directivos, miembros de la junta directiva, socios o accionistas, etc.) para que les ayuden a obtener sus objetivos financieros, que en últimas los beneficiará a todos

Por nuestra experiencia en esos temas, vamos a analizar los errores más frecuentes que se presentan en las organizaciones y la forma de corregirlos para lograr las metas financieras propuestas

Primero que todo vamos a definir qué es un presupuesto lo que nos ayudará a entender el contexto del tema.

Presupuesto: es una estimación de costos, ingresos y recursos durante un período determinado, que refleja una lectura de las futuras condiciones financieras y las metas estratégicas. Es una de las herramientas administrativas más importantes. Un presupuesto sirve también como: (1) un plan de acción para el logro de objetivos cuantificados, (2) es un estándar para medir el desempeño, y (3) es el mecanismo para hacer frente a situaciones adversas previsibles.

  1. ¿Por qué hacer un presupuesto?

Aunque parece una pregunta obvia, no lo es tanto. La mayoría de las empresas (de todo tipo: multinacionales, nacionales, grandes, medianas, pequeñas, microempresas y aún negocios independientes (de un solo dueño)), muchas veces elaboran un presupuesto simplemente por hacerlo, sin tener un objetivo claro.

Un presupuesto se debería hacer con la convicción de todos los involucrados de que la planeación a través del presupuesto nos ayudará a conseguir los objetivos financieros propuestos. Es más, en este caso particular, deberíamos elaborar el presupuesto con un enfoque basado en riesgo (“Risk-Based Approach”) y tener en cuenta la definición de riesgo que trae la norma internacional ISO31000.

Riesgo: efecto de la incertidumbre sobre los objetivos.

Cuando el presupuesto se hace simplemente por cumplir con una orden de la casa matriz, de la alta gerencia, del dueño o del área financiera, el resultado final del presupuesto serán unos números o cifras sobre los cuales nadie tiene la seguridad de que se cumplirá dicho pronóstico.

Cuando decimos que se debe hacer con un enfoque basado en riesgos, lo que queremos decir es que debemos identificar cuáles serán esas variables o acontecimientos que no me permitirán lograr mis objetivos y encontrar la forma de cómo vamos a mitigar esos riesgos de forma positiva para alcanzar las metas financieras.

Si adicionalmente, en el transcurso del año del presupuesto (en este caso el año 2016) no vamos a hacer nada con dicho presupuesto (fuera de establecer unas variaciones porcentuales y de tener unas reuniones intrascendentes para verificar dichas variaciones) y porque la gerencia no tomará decisiones para reaccionar a las condiciones cambiantes del entorno o del mercado porque consideramos que este presupuesto será un objetivo estático, mientras que por el contrario los negocios son dinámicos, el resultado será frustrante y simplemente vamos a ser espectadores durante el transcurso del año en que las cifras y los objetivos no se lograrán.

Vean el artículo completo aquí