CESA
 
 

 

Cambio A Crowdsourcing: ¿la Uber de la publicidad?

Con más de 25.000 creativos inscritos en su plataforma, ‘Cambio A’ se proyecta como una de las empresas que está cambiando la forma de resolver las necesidades en mercadeo de las organizaciones de todos los sectores en la región.

Mexicana pero creada con talento colombiano, esta ‘startup’ basa su modelo de negocio en el crowdsourcing (crowd + outsourcing), al tercerizar procesos de innovación y marketing de empresas, poniéndolos a cargo de una comunidad especializada por medio de convocatorias abiertas en su plataforma tecnológica.

Tras bambalinas de ‘Cambio A’ están Juan Carlos Obando, fundador y CEO, y Santiago Mejía, ambos administradores de empresas del CESA (Santiago se gradúa el próximo mes), quienes en octubre de 2015 le dieron vida a esta iniciativa en conjunto con Manuel Castro y Ricardo Tinajero, socios fundadores mexicanos. La compañía ha tenido entre sus clientes a organizaciones como Avianca, Bimbo, Microsoft, entre otras; las cuales son marcas cuyos nombres ya permiten dar cuenta de los alcances de ‘Cambio A’.

El trabajo con Grupo Bimbo bien podría calificarse como uno de sus resultados exitosos.

La empresa mexicana necesitaba dar pasos en relación a un nuevo lanzamiento. Para tal efecto, se puso en contacto con la empresa de Obando y Mejía, con el fin de tener el mejor diseño posible para una nueva marca que planean lanzar pronto al mercado latinoamericano.

El modelo tradicional, dice Santiago Mejía, “podría tomarse más de un mes para sacar el resultado de un proyecto”. Sin embargo, añade que, además de la agilidad, “lo realmente relevante de nuestro modelo es la gran diversidad creativa reflejada en el número y calidad de propuestas que reciben nuestros clientes”.

En efecto, para el caso de aquella necesidad de Bimbo, llegaron más de 50 propuestas por los creativos. Frente al abanico de posibilidades, ‘Cambio A’ evaluó y filtró las propuestas más acordes a las necesidades de sus clientes. Finalmente, la empresa mexicana adquirió los derechos sobre las propuestas de dos creativos de países distintos, encontrando una combinación ideal entre marca, slogans y logotipos.

En términos generales, las propuestas se evalúan en relación a cinco parámetros: originalidad, calidad conceptual, calidad de ejecución, alineación con el brief y facilidad de ejecución.

Y aunque estas pasan por el filtro de miembros de un equipo experto -dos de los cuales son Juan Carlos y Santiago-, quienes siempre hacen una preselección, los clientes tienen acceso en todo momento a todas las propuestas sobre sus proyectos a través de la plataforma de ´Cambio A´.

El 38 por ciento de los creativos inscritos a ‘Cambio A’ son mexicanos y colombianos, seguidos por diseñadores, diagramadores, publicistas y expertos de las artes gráficas y la comunicación de Perú, Guatemala y Venezuela, entre otros.

La ‘startup’ de Obando y Mejía, que algunos clientes ya fidelizados no dudan en calificar como la Uber de la publicidad, está beneficiando tanto a las empresas como a los creativos.

Estos últimos, por una parte, además de recibir un pago (que puede oscilar entre los USD 300 y USD 1.500), pueden trabajar desde sus casas, acceder a las tendencias o retos de connotadas marcas, consolidar y ampliar su portafolio y –sobre todo- ganar en el intangible del reconocimiento y la reputación.

Por otra parte, las empresas se benefician de una variedad creativa difícil de alcanzar, de acceso a diversidad de talentos marcados por la cultura de sus países y ciudades, de una rapidez en los resultados y de la disminución de los costos.

Además, ‘Cambio A’ puede hablar de una equidad de género detrás de la creatividad. Hombres y mujeres conforman casi por igual el número de personas que conforma el equipo de inscritos: 54 por ciento de mujeres y 46 por ciento de hombres.