CESA
 
 
Vea los mejores momentos en nuestra galería de fotos.

 

“No basta con una gran idea. Hay que ser estudioso y obstinado”, Jorge Franco

“Pretendía que un milagro hiciera que se enamorara de mí. Que fuera ella la que hablara de amor y precisar solamente de un beso para desenmascarar lo que nuestras lenguas entrelazadas no se atrevían a decir…”

“Estoy harta del tiempo, lo que trae se lo lleva sin misericordia. Trae el amor, lo gasta y se lo lleva. También trae el dolor, y si se aguanta, queda una herida con la que toca vivir hasta que el maldito tiempo decida llevárselo a uno…”

“Como a Rosario le pegaron un tiro a quemarropa mientras le daban un beso, confundió el dolor del amor con el de la muerte…”

Estas líneas, que llegan al corazón, hacen parte de dos novelas: El mundo de afuera y Rosario Tijeras, y detrás de ellas está el mismo autor, Jorge Franco Ramos, invitado a una nueva edición de Grandes Líderes del CESA.

Con ocho premios internacionales a cuestas, el último de ellos el Alfaguara de Novela (2014) por El mundo de afuera, el escritor antioqueño compartió los pormenores de lo que es su ejercicio literario, y los comparó con lo que significa constituir empresa dado el largo aliento que suponen ambas actividades.

Como suele ocurrir con el emprendimiento, el estudio, la constancia, la investigación, la disciplina y la obstinación, son –en el mundo de Jorge Franco- los puntos de partida para que las obras sean una realidad.

“Aunque puede existir un don, y se habla del talento, una buena idea no basta. Hay que prepararse. No recuerdo quien, pero alguien dijo alguna vez ‘si ha de visitarme la inspiración, que me coja trabajando’”, expresó Franco.

Han sido ‘varias las empresas’ de Jorge Franco. Sin embargo, cada una tiene su dinámica y vida propias. De hecho, aunque la que más réditos económicos le ha representado ha sido Rosario Tijeras, literariamente hablando es Paraíso Travel la que él considera como más rentable.

De cualquier modo, si hay algo que Jorge Franco tiene claro es que el éxito de un proyecto no necesariamente funciona para el siguiente. “Hay que saber convivir con las dificultades de que a uno le vaya muy bien con una historia cuando está iniciando la siguiente. Es necesario desprenderse de muchas cosas siempre presentes”.

De hecho, como ocurre en el mundo empresarial (de cada 100 emprendimientos 10 se consolidan, y apenas uno de esos diez supera la barrera de la década), en el ambiente literario la frustración está a la orden del día. Frente a los fracasos, pues son muchas páginas que se rehacen una y otra vez y arrancar de cero, hay que regresar sobre esos pasos en falso que se dieron porque allí se descubren cosas que sirven para retomar el norte. No todo se puede desechar pues hay elementos que sirven, dijo.

Para el escritor nacido en Medellín, en todo caso hay que hacer esfuerzos por visualizar a dónde se quiere tener el proyecto, la obra, la empresa. “Hay que pensar en un lector, hay que pensar en un televidente, en un espectador de la sala de cine para saber si eso que se está construyendo apunta a encantarlos. A atraparlos”, opinó Franco, de quien el nobel García Márquez dijo en una oportunidad: “Este es uno de los autores colombianos a quien me gustaría pasarle la antorcha”.

Algunas de las novelas de Jorge Franco han sido llevadas al cine, a la televisión y al teatro, y han sido éxito en taquilla. Paraíso Travel obtuvo USD 5 millones.

En la actualidad, Jorge Franco explora la posibilidad de escribir sobre la adopción, un tema sobre el que dijo “hay demasiados prejuicios y merece atención”, concluyó.