Vea los mejores momentos en nuestra galería de fotos


 

Hippotanque, una solución que no va a cuenta gotas

Un tanque con capacidad para almacenar más de 90 litros de agua, que se puede desplazar con facilidad gracias a las dos llantas que tiene en los extremos, propicias para diversos terrenos, y llamado Hippotanque, resultó ser el producto ganador durante la Prueba de Producto (PP), la principal asignatura de la Especialización en Mercadeo Estratégico del CESA.

Hippotanque se destacó por encima de otros cuatro productos exhibidos el sábado pasado, especialmente por ser un producto que ataca una de las problemáticas de mayor impacto social: el desabastecimiento de agua.

Y es que la escena no es una rareza en los noticieros: Mujeres, niños y hasta ancianos caminando largos trayectos con una vara o un palo sobre sus hombros, y en los extremos de estos baldes con agua para saciar la sed y mitigar por un par de horas el desabastecimiento del preciado líquido que sufren sus familias.

En Uribia, La Guajira, el municipio más seco del país, por ejemplo (en un año llueve menos de lo que llueve en el Chocó en una sola tarde), sus habitantes se desplazan hasta los jagüeyes (depósitos superficiales de agua) y logran abastecerse con máximo 20 litros de agua no potable. Sin embargo, la escena no es exclusiva de esta zona del país. Se sabe que 3 millones de habitantes del Caribe y Pacífico colombianos han padecido la ausencia del servicio de acueducto; 90 municipios del país el desabastecimiento, y hasta en la capital, informes del 2014 daban cuenta de por lo menos 9 mil familias sin acueducto, siendo Ciudad Bolívar, San Cristóbal y Usme las localidades más afectadas. En todo caso, la problemática es latente en Colombia y otras latitudes.

Hippotanque tiene un recipiente con casi cinco veces la capacidad de lo que los niños, mujeres y ancianos guajiros sacan de los jagüeyes. Pero, además, explica Santiago Osorio, uno de los integrantes del grupo de estudiantes que le apostó a este producto, su diseño les permite a las personas llevar con facilidad el preciado líquido sin que ello repercuta negativamente en su salud física.

El producto ganador en PP vuelve a poner sobre la mesa la relevancia de lo que significa no tanto un marketing social, pero sí con un valor social.

Le recomendamos ‘Marketing con propósito’.

La docente Marta Restrepo, quien desde esta semana asumió como directora de los posgrados en marketing del CESA, y quien asistió a la PP, poco antes de que se conociera el proyecto ganador expresó que hoy como nunca el ejercicio académico debe preguntarse cuál es el sentido de hacer marketing.

Destacó que más allá de la comunicación, de los escenarios, del show de la marca, hay que preguntarse si “es un tema de impacto y de generación de valor a la sociedad y al grupo humano al cual le servimos”, y subrayó que la innovación tiene que dar respuesta a dicho interrogante.

E hizo un llamado para que los proyectos que se presenten en Prueba de Producto, al que calificó como una “cátedra viva”, no se queden ahí, sino que se lleven a la realidad porque es lo que le da el sentido al marketing que se enseña en el CESA.