CESA
 
 

 

Valores en la empresa familiar, en la esencia de su RSE

Identificar los valores y priorizarlos dentro del ABC del comportamiento de la Empresa Familiar, es el primer paso para la responsabilidad social (RSE) que debe ejercer. Y es que no todas las empresas manejan los mismos valores y les dan la misma importancia.

La tesis es del presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Tlalnepantla (México), Antonio Díaz Gutiérrez*, consultor de emprendimiento y empresa familiar, y quien abordó el tema durante un conversatorio en el CESA –Colegio de Estudios Superiores de Administración-.

Según Díaz Gutiérrez, aunque la claridad en la estrategia de negocio incide en el crecimiento de las compañías, tarde o temprano algunos intangibles son los que resultan determinantes para la permanencia de las organizaciones en el tiempo.

Dependiendo del contexto y el sector en el cual se está desempeñando, puede o no ser exitosa. Sin embargo, si a la estrategia usada por la empresa se le suman los componentes de la ética, la autorregulación, la óptima gobernanza, las empresas muestran síntomas de crecer de forma exponencial. En la esencia de la RSE están las prácticas de bajo costo, pero a la vez de alto y positivo impacto.

Entre las buenas prácticas que debe ejercer la familia empresaria está el definir cuáles son los valores que deben ser transversales al desarrollo del negocio, jerarquizarlos conforme a sus intereses y, probablemente lo más importante, saberlos comunicar. En tal sentido, lo explícito recobra relevancia. Códigos tanto de ética como de comportamiento son imprescindibles. Los primeros son un manifiesto de los valores de la empresa. Los segundos, afines a los valores que esta promueve.

Antonio Díaz Gutiérrez sostiene que haciendo algunas evaluaciones de las empresas familiares que quiebran, en la mitad de los casos se genera por conflictos derivados de no tener claro los valores o ir en contravía de los que la familia empresaria ha establecido.

El tema es trascendental, pues en la transición generacional se puede caer en descuidos en los valores por las finanzas de la compañía y, con ello, en los intereses particulares de los nuevos actores que pueden llevar las riendas de la misma.

Le puede interesar ‘Supervivencia de empresa familiar, un asunto también de protocolo’.

Las empresas familiares se gestionan con valores. Parte del emprendimiento familiar y su desarrollo tiene que ver con aquellas cosas que se aprendieron en el hogar, pero deben ser principios compartidos y vividos en la organización. Con el paso de los años es probable que algunas generaciones no sean conscientes de los valores que les fueron heredados. Y dado que mutan y tienen diferente prioridad, los valores de los fundadores pueden no ser concebidos como compatibles con la realidad que en un momento dado esté viviendo la empresa. De allí que es clave la comunicación y el trabajo en equipo intergeneracional.

Las empresas que implementan herramientas de responsabilidad social, puntualmente sistemas de gestión, trascienden en el tiempo. Aunque no es una norma certificable (ISO 26000), sí cumple con los procesos de un sistema de gestión certificable que ayuda a perfeccionar el actuar de las empresas.

*Invitado por la Dirección de Investigaciones del CESA, liderada por los docentes Alexander Guzmán y Ma. Andrea Trujillo.