CESA

 

El value investing, una cuestión de carácter

Carácter y temáticas para formarse en aquellos aspectos cualitativos que resultan determinantes en el comportamiento humano, más allá de las finanzas, han sido las claves del egresado del CESA Jean Philippe Tissot para entrenarse o entender dos de los elementos que trasnochan a los empresarios: la inversión y el riesgo.

De padres colombianos, pero de abuelo francés, Jean Philippe Tissot se graduó como administrador en 2007. Sin embargo, desde que estaba en IV semestre el tema de la bolsa era algo que lo seducía hasta marcarlo de manera definitiva.

Tras convertirse en profesional, viajó a Alemania donde realizó una maestría en “Financial Management”. Trabajó para una de las emblemáticas de la industria deportiva, Adidas, donde manejó la cobertura cambiaría de la empresa a nivel global. Después se trasladó al Reino Unido donde cursó otro master en el Henley Business School en “Investment Banking and Securities”, y trabajó por varios años en mesas de dinero en Londres para empresas como: J.P Morgan y BNP Paribas. Allí estuvo encargado de FX Derivates para Austria-Alemania-Suiza hasta diciembre de 2016.

Desde el tiempo que estaba en Banking, Jean Philippe empezó a manejar una Partnership de patrimonio familiar, experiencia que lo llevó a explorar la vida de Warren Buffett, el gurú de las inversiones en el mundo y el ‘value investing (inversión de valor), “aventura que me generó encontrar mi pasión verdadera y me hizo explorar el ‘value investing world’ fanáticamente”.

¿Qué es el value investing?

“Es un estilo muy simple de inversión, que se enfoca en dos principios: Estimar cuánto es el valor de empresas (Valor Intrínseco) y en invertir manteniendo un margen de seguridad (La diferencia entre el precio de la empresa y el valor intrínseco). Podríamos definirlo como un estilo de inversión en el que no se miran las empresas como un tiquete en la bolsa que se mueve todos los días, sino como propietarios de negocios reales. Quienes practicamos este estilo reconocemos nuestras limitaciones: ni predecimos el futuro, ni sabemos qué va a pasar con las variables macroeconómicas (tasas de interés, precio del café, precio del dólar, etc). Nos enfocamos en los fundamentales del negocio en donde invertimos, en estimar si tienen una ventaja competitiva, una administración ejemplar y lógicamente un precio atractivo comparado a nuestro estimado de valor”.

Leer más

¿A qué se refiere con lo de valor intrínseco? ¿Cómo explicarlo de manera sencilla?

“Imagínese que invierto en una finca. Supongamos (que) la tierra vale $10 millones de pesos, voy a cultivar aguacates, los árboles me valen $5 millones, entonces mi inversión total (el precio) es de $15 millones hoy (para el ejemplo ignoremos otros costos); en cinco años no genero nada; pero a partir del quinto año los arboles empiezan a generar un flujo, los arboles producirán digamos por cuatro años. Traigo a valor presente el valor de los flujos de esos cuatro años (las utilidades sobre las ventas de aguacate), ese valor presente es mi valor intrínseco. Ahora, este valor únicamente no me dice nada, el valor intrínseco calculado se tiene que comparar con el valor de la inversión de $15 millones en el ejemplo de los aguacates, si mi valor intrínseco es mayor sustancialmente (tiene margen de seguridad), entonces tiene sentido la inversión. Pensemos en el valor de la inversión de los $15 millones; en este caso como el precio que se ve en las bolsas de valores de las acciones”.

Leer más

¿Cuáles diría usted que son esos atributos o habilidades para ser un buen inversor?

“Para ser un Inversor se necesitan tres cualidades: cuantitativa, de saber seleccionar gente y el carácter, estas dos últimas son habilidades cualitativas. Pero como la pregunta lo dice para ser un “buen” inversor de lejos el atributo más importante es el carácter que uno tenga. Los retornos financieros en el largo plazo son determinados en base a como uno se comporta en vez de cuántas formulas se sabe o cuántas pantallas de Bloomberg uno tenga. Finanzas es un campo, creería el único, en el que una persona sin educación ni experiencia puede tener resultados mucho mejores que expertos. Y la razón está en cómo estas se comportan, eso no pasa en otros campos, yo mañana no puedo construir un puente mejor que un arquitecto o hacer una cirugía mejor que un Neurocirujano; pero una persona sin educación ni experiencia financiera puede tener unos resultados mucho mejores que expertos si se sabe comportar. Lo único que tiene que hacer es gastar menos de lo que gana, invertir el excedente y hacerlo por mucho tiempo.

Leer más

¿Se conocen ejemplos?

Hace poco supe de la historia de Grace Grahner. Grace nace en Chicago, era una mujer humilde, no tuvo educación, ni esposo, ni hijos. Trabajaba como secretaria con un salario muy modesto. Murió en el 2010 y dejó un patrimonio de US$7 millones. ¿Cómo es posible? Simplemente depositó mes a mes un poco del salario por periodos muy largos de tiempo sin dejarse influenciar por las manías o pánicos del momento. En el 2010, cuando Grace muere, muchos expertos financieros estaban en bancarrota a raíz de la crisis financiera. Es un ejemplo de cómo nuestro comportamiento es esencial. Grace no necesitaba ser una experta.

Leer más

¿Cómo trabajar el carácter para –dijéramos- afinar el sentido común, probablemente el menos común de los sentidos, o si se quiere, la intuición?

“Lo que realmente me ha ayudado, y de alguna manera me volví muy estudioso en el tema, es estudiar biología humana, particularmente Neurociencia. Le dedico una hora y media o dos horas al día a leer sobre el tema, lógicamente no me volveré un experto pero la idea es tener un panorama de cómo nuestro cerebro responde a estímulos. Eso te enseña a saber por ejemplo, por qué el stress (exceso de cortisol) puede generar una aversión al riesgo exagerada. O en el caso contrario, porque cuando uno hace dinero en

Leer más
un corto plazo, el cerebro desarrolla dopamina la cual es la sustancia encargada de motivación y recompensa, y se genera la adicción de tomar más riesgos, todo esto pasa estando uno inconsciente y presa de la sensación, uno no acepta ni ve el efecto de estos estímulos en los momentos críticos. Nosotros somos esclavos de las hormonas y sustancias que produce el organismo ante determinados estímulos, estas nos generan cambios en el comportamiento e influyen en nuestra manera de tomar decisiones, posiblemente en un momento de vida o muerte estos estímulos sean productivos y nos han ayudado a sobrevivir, pero son contra productivos a la hora de toma de decisiones financieras. Si uno sabe conscientemente cómo estos estímulos influyen en uno, la idea es desarrollar trucos para adaptarse cuando se está bajo el efecto de estos, toca aceptar nuestra biología y adaptarse a ella.
*****

Desde que empezó el Partnership, Jean Philippe ha hecho muy buenos contactos y ha tenido aprendizajes importantes. Ha estado en Omaha (Nebraska) en las reuniones de Berkshire Hathaway, actualmente pertenece a varias comunidades de “Value Investing”. Su motivación por aprender constantemente lo llevaron a vivir experiencias con estudiosos del mundo de las finanzas como Nassim Taleb (autor del Black Swan), quien le otorgó una beca para poder hacer su curso el: Real World Risk, curso sobre riesgo en Nueva York.

¿Qué significa hacer parte de estas comunidades de inversionistas? ¿Cuáles son sus implicaciones?

“Son varias, hay unas que son Investment clubs y otras comunidades de inversionistas, los Investment clubs son muy selectos en su proceso de selección ya que dependen de ideas de inversión que uno presenta, las otras comunidades son en algunos casos a través de invitación y son ambientes en donde todas las personas se ayudan entre sí, ya sea para debatir ideas, colaborarse en estudio de empresas y compartir lecturas interesantes. Estas comunidades están compuestas por personas que tienen “skin in te game”, o en otras palabras toman riesgo real por lo que se dice o propone, este aspecto es el mejor filtro ya que elimina el ruido que se oye en el “sell side” (Empresas que venden productos financieros: Bancos, firmas de Bolsa) y en las noticias generales.

Leer más

¿Cómo gestionar el riesgo de la mejor manera posible?

“Lo primero es entender que los mercados financieros pertenecen a un sistema en donde existen largos periodos de estabilidad y ocasionalmente llegan periodos de caos total, estadísticamente errores que tienen consecuencias enormes. Nassim Taleb llama este tipo “Extremistan”, para entenderlo mejor un ejemplo son las ventas de libros, el Top (1) seller tiene más del 90% de las ventas totales de Libros, en este caso la distribución normal no se puede utilizar. En contraste, el otro tipo al que llamaremos “Mediocristan” es donde se usa la campana de Gauss, la distribución normal. Este tipo funciona perfectamente en donde ningún evento único será el dominante. Por ejemplo, el promedio de la estatura de colombianos, no habrá una persona midiendo dos millones de kilómetros (el black swan), este caso no está expuesto a “Black Swans” en otras palabras. Una vez se sabe que los mercados pertenecen a Extremistan, intuitivamente la gestión del riesgo debe descartar cualquier medida que incluya la distribución normal y la toma de decisiones deben incluir la probabilidad de que en cualquier momento algo totalmente inesperado puede suceder.

Leer más

En mi caso, saber que los mercados están en Extremistan me obligan a nunca usar apalancamiento, a no vender opciones sin cubrirlas, a no estar en situaciones cuando el evento inesperado llegue me saque del juego. Simplemente te hace entender y respetar a lo inesperado, la idea es beneficiarse de la volatilidad y no ser presa de ella. Un ejemplo real: el crash del Black Monday de 1987 el índice Down Jones tuvo una caída en un día del 22.6%, esto usando la distribución normal (Mediocristan) como parámetro tenía una probabilidad de pasar una vez en cinco billones de años, era estadísticamente imposible. Lo curioso es que aun empresas y la academia usa la distribución normal en muchos casos.”
*****

Warren Buffett dice: “I am a better investor because I am a businessman, and I am a better businessman because I am an investor”. Siguiendo este consejo, Jean Philippe aparte de estar dedicado al value investing, empezó también a incursionar manejando sus propias empresas en Viena (Austria) donde reside. Allí, junto con su novia, manejan una franquicia de Yoga; y desde hace unos meses él lidera un grupo de 315 personas con las que tratan casos de inversiones en la vida real. En esencia, explica Jean Philippe, este grupo “es una mezcla del curso de Nassim Taleb combinado con value investing”. Para Jean Phillipe Tissot es pertinente que en el país se pueda hablar más de este tema desde la academia.

¿Qué ha sido lo más enriquecedor de ese grupo que lidera?

“En este grupo no se se direcciona qué hacer sino se muestra que es lo que cada uno hace y se aprende de las experiencias de miembros del grupo. Cada persona tiene una experiencia y una manera diferente de pensar que hace que todos los miembros se beneficien mutuamente. La única condición es que el que presente sea alguien que lo que diga o presente este sustentado por sus acciones y pueda explicar qué ha funcionado y qué no, así todos podemos evolucionar. Ha sido una experiencia fantástica”.

¿Qué componentes podrían ser útiles para la formación en value investing desde la academia?

Warren Buffett y su partner Charlie Munger dicen que sus ideas son tan simples que no se han esparcido precisamente por lo simples que son, si fueran enseñadas en la academia durarían tres clases. Lamentablemente en Europa y en Finanzas los académicos son personas que tienen una carrera, tres Masters, un PHD y dos Post-PHD, se pasan la vida estudiando y proponiendo ideas pero no haciendo cosas o tomando riesgos por sus propuestas. Esto no pasa en actividades como la carpintería donde un estudioso lector no le enseña a los aprendices cómo hacer mesas. Todos los maestros tienen que ser expertos carpinteros. Este hecho en finanzas genera un vacío entre lo que se necesita en la vida real y lo que se enseña. En Finanzas existe una tendencia enorme en mostrar todo mucho más complicado de lo que realmente es. Para responder la pregunta, en general lo relacionado con finanzas tiene que ser ensenado por personas que trabajen en el campo o hayan trabajado durante mucho tiempo, que combinen teoría con práctica, que se eliminen las ideas platónicas y sobre todo que se simplifique lo que se enseña, diría yo este último aspecto es el más importante para la formación no solo de Value Investing sino de finanzas en general.

Leer más

¿Qué es lo mejor de su paso por el CESA frente a lo que usted hace actualmente?

“Aprender combinado con hacer. Para darle un ejemplo aún conservo cuadernos de los cuales reviso ocasionalmente, uno debe medir la calidad de educación si después de cinco años de graduado uno usa lo aprendido. Lo aprendido en El CESA me dio unas bases enormes para mis retos futuros. Creo que principalmente la razón es que sus profesores fueron personas con experiencia real en lo que enseñaban y eso marca una diferencia muy grande como lo he venido mencionando. Me siento privilegiado de haber recibido clases de una persona como Chaves. Sus enseñanzas de contabilidad las practico hoy día a día.”

En resumen, ¿quién es un buen inversionista?

Un buen inversionista es alguien con mucha curiosidad que nunca para de aprender. Una persona que trata cada día de acostarse sabiendo algo más que cuando se levantó. Es un lector imparable y que aplica en sus acciones lo aprendido en libros. Alguien independiente a la hora de tomar decisiones, que no le tiene miedo al fracaso y acepta personalmente la responsabilidad de los errores por sus acciones y acepta sus limitaciones y defectos, alguien que no tiene problema al decir: “No sé” cuándo no se sabe.