CESA
 
 

 

El ‘tira y afloje’ en los mercados bursátiles

Los titulares de noticias económicas resaltan las pronunciadas caídas de los mercados accionarios a nivel global y muchos se preguntarán qué está llevando a las bolsas a reaccionar de esta forma. Más aún cuando la semana pasada parecía invadirnos un optimismo exacerbado sobre el crecimiento económico mundial, gracias al alza en las predicciones del FMI (Fondo Monetario Internacional), alentando el sentimiento de quienes parecían no tener mayores expectativas para este 2018.

El inicio del año parecía entonces apuntar a que seguiríamos viendo jornadas de máximos en las principales plazas bursátiles. Pero el segundo día del mes de febrero, las pantallas de los operadores se tornaron rojas y sin una razón en particular, el sentimiento de optimismo empezó a derrumbarse para finalizar con pérdidas superiores al 4% en una jornada no vista desde el 2011 durante la crisis fiscal europea.

La pregunta que ronda en el ambiente es: ¿es momento de pánico? La respuesta no puede ser del todo tranquilizante, pero podemos enmarcar lo que está sucediendo con una serie de acontecimientos previos que nos permitirán llegar a una conclusión.

El primero es el hecho de que la economía estadounidense parece estar dando señales de recalentamiento, o al menos eso es lo que muchos están viendo. El dato de desempleo junto con el aumento de los salarios motivó a quienes desde hace tiempo apostaban a un mayor consumo e inflación.





El segundo acontecimiento es el aumento reciente de las tasas de interés de los Tesoros americanos. Uno de los indicadores de aversión al riesgo más reconocidos en el mundo bursátil y referente para las tasas de interés a nivel mundial. Las señales de las últimas semanas han ocasionado una avalancha de preocupaciones sobre el futuro de las tasas de interés y las posibles consecuencias que puedan generar los aumentos de tasas por parte de la FED. Además, porque al subir las tasas de interés de estos títulos, que son referencia para el mercado de renta fija, han empezado a subir las tasas de los bonos del sector privado, lo que implica un mayor costo de endeudamiento en nuevas emisiones que permiten la financiación de las empresas.

Le recomendamos ¿Qué está pasando con el dólar y cómo se traduce en oportunidades de inversión?

Y el tercer acontecimiento es la reforma tributaria en Estados Unidos. Se pensó a inicios del año que esta reforma traería un gran beneficio al sector productivo, pero aún ese efecto se desconoce en su totalidad. Las reducciones de las tarifas impositivas se dieron en diferentes capas de acuerdo a los sectores. Además, se habla del impacto fiscal que esta reforma puede traer consigo y hasta qué punto EE.UU. podría seguir financiando un mayor endeudamiento cuando ya se encuentra por encima del 100% del PIB.

En conclusión, podríamos ver este año jornadas de correcciones en los mercados bursátiles internacionales porque sencillamente llevamos muchos años con tasas de interés en niveles muy bajos que han incentivado la inversión en acciones y -en algunos casos- recompras de acciones por parte de las empresas. Y todo este boom accionario ya tenía preocupados a varios fondos de inversión que creían que el mercado podría estar dando señales de sobrevaloración.

Ahora bien, este escenario puede afectar el mercado local, sobre todo en las perspectivas del valor del dólar, pero aún las señales son confusas y no podríamos determinar que todo esto se pueda traducir en una devaluación del peso colombiano. Internamente no debemos olvidar que estamos en año electoral y toda esa incertidumbre aún no la hemos visto reflejada ni en el precio del dólar ni en el precio de las acciones.

Margarita Ortiz Almeyda
Coordinadora Laboratorio Financiero CESA.