CESA
 
 

 

Marcas con propósito

Reflexiones sobre la necesidad de empeñar un propósito cuando se establece una marca

Muchas veces, cuando tenemos un proyecto de emprendimiento, o incluso si llevamos diez años en una empresa, creemos tener claridad frente al propósito de la marca. Lo cierto es que esa diferenciación -que en un principio consideramos simple de establecer o entender- es lo más complejo e importante a la hora de darle coherencia y sentido a nuestro negocio.

En mi caso personal, decidí inscribirme al curso Marcas con Propósito porque sentía que mi marca, 12 o’clock, estaba incompleta; le faltaba algo más allá de lo obvio para diferenciarse de las otras miles de propuestas de decoración de eventos que existen hoy en el mercado.

Al compartir con personas que se encontraban en una situación similar a la mía, me di cuenta que no saber el propósito de nuestras marcas no es algo extraño. De hecho, es un error común que termina afectando el desempeño tanto interno como externo de las empresas a corto y largo plazo.

Durante el curso tuve que definir desde ceros varios conceptos que inicialmente creía tener implícitos como target, costumer journey, insight, propuesta de valor, etc, para establecer de manera segura el nuevo rumbo que tomaría mi propuesta inicial.

Cuando descubrí que el propósito de mi marca no era “personalizar decoración para eventos” sino “inmortalizar momentos especiales”, entendí lo que debía hacer y lo que no, lo que podría cambiar y lo que no, lo que estimularía las emociones de mi consumidor y lo que no, y de repente todo cobró sentido en mi negocio, porque ya no era uno más en el mercado al tener un valor extra, determinado no por mí sino por las personas.

Este curso me enseñó a ver con otros ojos la mente del consumidor. A construir los motivos para creer en mi marca de la mano de quienes en un futuro serán los que la mantendrán viva, a averiguar los beneficios funcionales que darán coherencia, y finalmente a edificar el propósito que estimulará las emociones para la toma de decisiones tanto internas como externas.

Vale la pena rescatar que en este proceso no me sentí sola, me ayudaron a llegar a las conclusiones que necesitaba basadas en mi caso personal y eso fue algo extraordinario.

Andrea Garbrecht H.