Asesoría Psicológica: balance y calidad de vida

Dentro del precepto fundamental del CESA en ofrecer a sus estudiantes un modelo pedagógico basado en la integralidad de su formación,  el Área de Bienestar Estudiantil busca de forma transversal al desarrollo académico, una proyección hacia la promoción de la calidad de vida. Este propósito se enmarca dentro de un concepto fundamental de equilibrio entre los procesos académicos, la salud física, la estabilidad emocional y el desarrollo social.

“Para ser líder empresarial, emprendedor y de alguna manera tener el control sobre lo que implica una empresa en cuanto a las relaciones humanas y el equilibrio de un negocio, es imprescindible que los estudiantes aprendan a administrar su propio ser y sus emociones primero” explicó María Carolina Sánchez, psicóloga del CESA, en una entrevista. “Me encanta ayudar a los estudiantes a ver eso, a que vean su parte humana porque detrás de ese líder empresarial, tiene que haber un ser humano que es consciente de sus limitaciones emocionales, de sus conflictos, de su capacidad de relaciones y de todo esto que es lo que realmente forja a un líder.”

Con base en un liderazgo profesional, responsabilidad y colaboración, la Asesoría Psicológica en el CESA promueve el éxito de los estudiantes a través de un programa preventivo donde pueden abordarse situaciones de índole académico, personal, social, familiar y emocional.

La Asesoría Psicológica del CESA, bajo la estructura de Bienestar Estudiantil, presta un servicio de apoyo  integral en el área personal a los estudiantes en temas asociados a su carrera profesional, su desempeño académico, su vida social, familiar y emocional, y así mismo los altos niveles de ansiedad, estrés, inseguridad y depresión que se detectan en las poblaciones universitarias. 

Sin ejercer procesos de psicoterapia como tal, la Asesoría Psicológica guía y acompaña a los estudiantes utilizando herramientas  de conocimiento, entendimiento y manejo de los procesos emocionales de los estudiantes y ofrece un soporte emocional que puede ser determinante y significativo en la vida universitaria.

Para la mayoría de las personas la experiencia universitaria es la oportunidad de aprovechar sus pasiones personales en el aprendizaje con la libertad y la posibilidad de abrirse a un mundo más complejo, más plural y más tolerante que en el colegio. Pero para muchos es también un momento difícil de cambio, de adaptación al medio escolar y de crisis académica y emocional. Es en la vida de universidad donde muchas personas experimentan por primera vez un grado de libertad y de opciones que pueden confundirlo y llevarlo a situaciones de riesgo físico o emocional.

En este sentido se abordan las inquietudes y coyunturas personales con una mirada amplia y que involucre las circunstancias y vivencias del mundo académico y personal del estudiante.  La asesoría psicológica también cuenta con herramientas de tipo “psicodinámico” que permiten interpretar y visualizar situaciones específicas y profundas que ameritan o bien una intervención más detenida, o una remisión externa.

María Carolina explicó que “cuando Bienestar Estudiantil abarca lo físico, lo social y lo emocional, lo que busca es un equilibrio entre las tres áreas y lo académico” aclarando que la asesoría psicológica no trabaja bajo pregrado ni posgrado y que todas las consultas son sometidas a los estándares de ética y confidencialidad estipulados en la profesión. “Si un estudiante no está bien emocionalmente, socialmente o físicamente, no va a rendir al máximo en lo académico” añadió.

“Aprovechen la oportunidad de conocerse a ustedes mismos y de sentirse más tranquilos cuando lo necesiten” es el mensaje que le deja Marií Carolina a los estudiantes, y también a los docentes y el personal del CESA, pues su oficina está abierta para toda la comunidad.