Después de ganar la Feria de Espíritu Emprendedor

Santiago McAllister, Juliana Orozco, Silvana Hoyos, Santiago Sabogal y Chaid Neme ganaron el premio al mejor proyecto de la Feria de Espíritu Emprendedor del primer semestre de 2014, después de todo un semestre de arduo trabajo; un proceso compuesto de 2 semanas de creatividad y generación de ideas, 8 semanas de trabajo personalizado con los profesores, 10 semanas de trabajo con los monitores, 3 semanas de metodología Canvas, 3 semanas de metodología SpringBoard, 8 semanas de trabajo con mentores y 1 semana de paneles como parte de la materia Espíritu Emprendedor.

Su negocio, Easy Bici, busca optimizar el tiempo y costos de transporte de los trabajadores a través del alquiler de bicicletas con publicidad de la empresa. El grupo además de ganar el primer puesto de toda la Feria, ganó el segundo puesto en la categoría de inversión, es decir, los más de 1,500 asistentes a la Feria ese 16 de mayo invertirían 2,770 millones de pesos en el proyecto.


¿Qué pasa después de ganar la Feria?

Como premio, los estudiantes recibieron un viaje de 4 días y 3 noches a San Francisco, California. Del 7 al 10 de octubre, visitaron las empresas más importantes de Silicon Valley en compañía de Lucía Pérez, Coordinadora de Innovación Social del CLE - Centro de Liderazgo y Emprendimiento.

“El viaje sin duda fue una experiencia increíble. Sin duda ha sido la [experiencia] más fructífera y la que más nos ha unido. Un viaje que en palabras cotidianas fue: ‘fuera de serie’. No es común que un viaje de tan solo una semana cambie tanto el mundo de cuatro estudiantes, les abra la mente, les muestre que todo en el mundo es posible, que cualquier idea se puede lograr, y que el dicho: ‘el cielo es el límite’, es algo verídico” asegura Chaid Neme.  

Apple, Google, Tech Shop, Tech Museum of Innovation, NASA Ames Center, el museo del centro de investigación de la NASA, el Intel Museum, el Moffett Field Museum, museo de aviación militar en el que aprendieron sobre innovación en el sector y Stanford University, fueron algunas de las visitas que hicieron los estudiantes.

Según Santiago McAllister “Google fue una visita que cambió mi manera de ver a una empresa. El Googleplex es un lugar increíble que cuenta con miles de beneficios para los empleados como piscinas, comida gratis, bicicletas, gimnasio, lavandería entre muchos más. En mi opinión, poder trabajar para una empresa de esta magnitud y así de prestigiosa en el futuro sería todo un honor”.

En Google los jóvenes emprendedores del CESA, además de hacer un recorrido de las instalaciones,  también tuvieron la oportunidad de hacer una presentación de EasyBici a Keith Hutchings, quien trabaja en Google Proyect X, proyecto relacionado con movilidad.

“La idea EasyBici fue una idea que de verdad impacto al oído cuando uno la contaba. Es una idea increíble y nos dimos cuenta que sí tiene futuro, no solo en Colombia sino también en otros países. Nos sentimos seguros, preparados, y las personas a quienes presentamos estaban tan emocionados del tema que la presentación fluía y las conclusiones fueron increíbles” explicó Chaid. “Presentar EasyBici a nivel internacional fue una experiencia increíble porque evidenciamos que existe una tendencia global por los medios de transporte sostenibles. Una de las cosas que más me impactó es que muchas de las personas de Silicon Valley no entendían cómo una de nuestras ventajas competitivas era la falta de participación del gobierno en nuestro modelo de negocio. Esto me demostró la importancia del ambiente político y de los incentivos por parte del gobierno para lograr incentivar el emprendimiento en Colombia” añadió Santiago.

Además de Sillicon Valley, el grupo de EasyBici decidió ir a New York y Boston por su parte, aprovechando que tenían que hacer escala. En estas ciudades visitaron las universidades de Harvard, MIT, Babson, Columbia y NYU, así como las entidades financieras Merrill Lynch y Credit Suisse.

“El viaje que hicimos fue único y especial. No es un viaje que se parezca de ninguna manera a los que vivimos con nuestras familias, pues en vez de ir a parques de diversiones, restaurantes o de compras, íbamos a conocer empresas y lugares que nos acercaban a la vida cotidiana de un empresario. Nos permitió visualizar lo que puede llegar a ser nuestro futuro como grandes empresarios, a soñar en grande”.