El reto de un IRONMAN

En la costa norte de las Islas Canarias al noroeste de África, se llevará a cabo uno de los eventos deportivos más difíciles del mundo, se trata de IRONMAN Lanzarote. La triatlón más importante del mundo que reúne todos los años a muchos de los mejores triatletas del planeta (alrededor de 2.200) quienes deben nadar 3.86 kilómetros en el mar, recorrer 180.2 kilómetros en bicicleta y hacer una maratón completa de 42 kilómetros corriendo. El recorrido le da la vuelta completa a la isla y la inclinación de sus pistas, el sol intenso y las fuertes brisas, son un obstáculo más para los atletas.

Esteban Pineda Londoño, egresado de la Especialización de Marketing Estratégico del CESA, y hoy estudiante de la Maestría en Dirección de Marketing CESA – ESIC de España, ha entrenado para maratones y triatlones desde muy joven. Hoy, con 32 años, Pineda se prepara para ser uno de los tres colombianos que representará al país en IRONMAN Lanzarote, triatlón que además está integrada en el circuito mundial del World Triathlon Corporation.

“Siempre me ha gustado ponerme un reto personal deportivo al año. Decidí ponerme este, y no ha sido para nada fácil, ha sido de muchos sacrificios, me tocó cambiar mis hábitos, mi vida social y entrenar mucho la mente porque es una prueba muy larga. Tengo máximo 17 horas para completarla, es mucho tiempo solo, nadie te acompaña en esta carrera, no voy a estar ni con compañeros, familiares ni amigos”, explica Esteban, quien considera que el entrenamiento mental ha sido un reto tan importante como el físico, “tengo que hacer entrenos motivacionales y llenarme de disciplina y concentración para no dejarme vencer,” aseguró.

Para esto, Esteban se ha tenido que preparar los últimos seis meses con un entrenamiento muy exigente, lleno de sacrificios, responsabilidades y cambios de hábitos, pues desde octubre del 2013, debió cambiar su alimentación, limitar su vida social y no trasnochar.

Pineda entrena en una piscina tres días a la semana por la mañana y por la noche para cumplir con este reto personal. Los días restantes, incluyendo sábados y domingos, los utiliza para correr desde 10 hasta 30km y para montar desde 80 hasta 210km de bicicleta por la sabana de Bogotá y sus alrededores.

A Esteban le ha tocado sacar tiempo para todo; es director comercial en Ecosoluciones, una empresa que se dedica al manejo de los residuos peligrosos de las empresas, está cursando la Maestría en Dirección de Marketing en el CESA, entrena todos los días y además saca tiempo para estar con su familia. “Me levanto a las 4:00 a.m. todos los días porque este reto no lo puedo dejar, y aunque a veces llego cansado a la oficina, yo soy consciente de que esto lo empecé por iniciativa propia” dice Pineda, lleno de resolución.

El deporte le ha enseñado que con disciplina y constancia se logran los objetivos. “Siguiendo la filosofía del CESA de emprendimiento y de liderazgo he emprendido en un proyecto personal deportivo y ambicioso, y como lo ha manifestado muy claramente el CESA, no hay nada imposible con unos objetivos claros y planificando claramente lo que uno quiere, uno se lo propone y desarrolla una metodología, y con disciplina lo consigue”

Pineda quiso dejarle un mensaje a la comunidad CESA, pues para él, el deporte ha sido clave para su felicidad. “Para las personas que crean que es difícil y que dicen: -no yo no puedo correr ni un kilómetro-, no hay nada imposible, yo también empecé de cero. Obviamente hay personas que tienen más condiciones físicas que otras, pero hay que arrancar con un objetivo, con un kilómetro, y después vendrán los demás”.

Lleno de expectativa y ansiedad, Esteban aprovecha sus últimos días de entreno antes de la carrera el 17 de mayo. El triatleta nunca ha nadado 4 kilómetros en el mar, “yo tengo que entrar a nadar con 2 mil personas, a ti te golpean, te dan patadas, te dan codazos y te hunden, entonces obviamente la expectativa, la ansiedad y los nervios a una semana son gigantes”.

Esteban Pineda tiene todas las características de un buen líder, no solamente es ejemplo de dedicación, constancia y disciplina, sino de emprendimiento y compromiso. Sin duda este IRONMAN, orgullo para la institución, dará mucho más de qué hablar, pues con su mente de acero, seguramente logrará todo lo que se proponga.