Facebook manipuló emociones en experimento masivo

En días pasados se desató una polémica por un estudio psicológico masivo que condujo Facebook. Publicaciones como Forbes, The Washington Post, The Wall Street Journal y Huffington Post han expresado dudas acerca de qué tan ético fue el experimento y los efectos que pudo haber causado en los participantes.

Adam Kramer, científico de Facebook, condujo un experimento con 689.003 usuarios de la plataforma social hace dos años y medio, para encontrar si las emociones son contagiosas en la red social. El experimento duró una semana en enero del 2012.

El estudio, publicado en la página de la academia nacional de ciencias de Estados Unidos hace una semana dice:

“Mostramos… que los estados emocionales pueden ser transferidos a otros a través del contagio emocional, llevando a que las personas sientan las mismas emociones sin ser conscientes de ello. Proveemos evidencia experimental de que el contagio emocional sucede sin una interacción directa entre las personas, y en la ausencia total de pistas no-verbales”.

Para esto, Facebook manipuló la página de inicio de los participantes para evaluar los efectos en sus emociones, luego dividió a los participantes en dos grupos y curó el contenido al que cada uno tenía acceso; el primero solamente veía contenido positivo durante la semana del experimento, mientras que el otro grupo únicamente veía contenido negativo en su página de inicio o “news feed”.

Los autores encontraron que cuando manipularon la página de inicio para exponer menos expresiones positivas, las personas producían menos contenido o “posts” positivos, cuando las expresiones negativas fueron reducidas, las personas producían menos contenido negativo.

“La razón por la cual hicimos esta investigación es porque nos importa el impacto emocional que Facebook tiene en las personas que lo usan. Sentimos que era importante investigar la preocupación común de que ver a nuestros amigos poner contenido positivo en Facebook, hace que las personas se sientan rechazadas y tengan sentimientos negativos. Al mismo tiempo, nos preocupaba que la exposición al contenido negativo podría llevar a que las personas evadieran usar Facebook”, aseguró Kramer.

La polémica acerca de si el estudio fue ético o no se centra en varios hechos. Reportó el Washington Post que el comité de ética de la Universidad de Cornell no pre-aprobó el estudio Facebook, de hecho, fueron consultados después del hecho. Sin embargo, Facebook aseguró que el estudio había sido aprobado por la universidad. Además reportó Forbes, que Facebook añadió la cláusula de “research” o investigación a sus términos de uso cuatro meses después de cuando se condujo el experimento y adicionalmente no se utilizó filtro de edad, poniendo a menores de dieciocho años dentro de los participantes del experimento.