Empresas Colombianas líderes en revelación de información en América Latina

La revelación de información y la transparencia empresarial han tomado relevancia en el contexto latinoamericano en los últimos años, aún cuando son dos conceptos que hacen parte de los principios de Gobierno Corporativo promulgados por la OCDE -Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos- desde 1999. Dicha relevancia emerge como respuesta al patrón observado en los grandes escándalos empresariales a comienzos de siglo y en la última crisis financiera mundial: estructuras débiles de gobierno corporativo apalancadas no solo en la falta de información disponible para los diferentes grupos de interés de las empresas, sino en la poca transparencia de las mismas; es decir, en divulgación de información irrelevante, incompleta, o incluso, distorsionada.

Diversos estudios académicos han encontrado una relación positiva entre el grado de revelación de información y el valor de las empresas. En términos generales, altos estándares de revelación de información facilitan la consecución de financiación externa e incrementan los niveles de inversión. Si bien, las prácticas de transparencia emergen en el contexto de empresas listadas en el mercado de valores, en donde es mandatorio el cumplimiento de unos mínimos en materia de revelación, dichas prácticas han permeado las empresas de capital cerrado caracterizadas por una alta concentración de la propiedad e involucramiento familiar, en donde la revelación voluntaria por encima de lo exigido en materia regulatoria se constituye en una señal de buen gobierno, valorada por los acreedores financieros (bancos) e inversionistas en instrumentos de deuda.

Si el empresario se pregunta cómo puede ser más transparente, lo anterior es más sencillo de lo que parece. Canales de divulgación como los informes de gestión anuales emitidos por las empresas y las páginas de internet de las mismas, siempre han sido valorados por los inversionistas, pero suelen ser subutilizados por las empresas colombianas. Dentro del estudio realizado por JP Morgan en el año 2011, para conocer la opinión de inversionistas institucionales de Canadá, Estados Unidos y Europa sobre las empresas latinoamericanas, se resaltaron especialmente los bajos niveles de revelación de información de las empresas colombianas a través de las páginas web –la cual frecuentemente solo estaba disponible en español– y un contacto restringido entre los inversionistas y la alta dirección de la empresa. En este estudio, Colombia estaba dentro de los países con peores prácticas en materia de revelación.

En respuesta a esta realidad, la BVC -Bolsa de Valores de Colombia- viene adelantando desde el año 2012 el Programa Investor Relations (IR), con el objetivo de hacer de Colombia un mercado más atractivo para la inversión promoviendo entre los emisores de valores, la adopción de mejores prácticas en materia de revelación de información y relación con inversionistas. En síntesis, se pide a los emisores cuatro acciones: reporte de información financiera con una periodicidad trimestral, el nombramiento de un oficial de relación con los inversionistas miembro del equipo directivo de la empresa, reporte de la misma información en español e inglés y una reunión trimestral de entrega de resultados, o conferencia de resultados, en la que la alta gerencia establezca contacto directo con los inversionistas. A través de esta iniciativa, la BVC ha venido otorgando un reconocimiento anual a las empresas que deciden de manera voluntaria cumplir con estándares rigurosos de revelación de información que impone el programa IR.

Esto ha llevado a una mejoría importante en las prácticas de buen gobierno en materia de revelación para las empresas más importantes del país en el mercado de capitales. Lo anterior se hace evidente en los resultados preliminares de una investigación adelantada por el CESA y el Consejo Privado de Competitividad para conocer el estado actual de los niveles de revelación de información y transparencia en América Latina. Tomando como punto de partida la información disponible para el periodo 2010-2013 en los informes de gestión anuales y complementada con otros informes e información adicional en las páginas web. Se observa como en tan solo dos años las empresas colombianas más activas en el mercado de capitales han mejorado ostensiblemente los niveles de revelación de información y transparencia, superando de manera importante las empresas de países como Argentina, Chile, México y Perú, e incluso, los estándares de revelación de las empresas brasileras en el Novo Mercado, líderes en buenas prácticas en la región. Lo anterior sorprende, ya que en el año 2010, Colombia estaba por debajo de los estándares de revelación de los países de América Latina antes mencionados.

Sin embargo, al revisar las prácticas de empresas de baja, nula o mínima bursatilidad, los niveles de revelación son inferiores a los de las empresas de los demás países latinoamericanos. La situación es aún más preocupante en las empresas de capital cerrado. Lo anterior impide a las empresas tomar ventaja de posibilidades de financiación, sacrificar oportunidades de crecimiento y, en consecuencia, lleva a ceder mercado a la competencia. Por lo tanto, y aún con los resultados alentadores del Programa de la BVC, la tarea apenas comienza y los retos y desafíos que impone la globalización de los mercados exige un compromiso no solo a las empresas en materia de revelación, sino a los hacedores de política y entes reguladores en garantizar una comunicación más estrecha entre las empresas y sus grupos de interés.


María Andrea Trujillo Dávila, Ph. D.
Profesora Titular
CESA Colegio de Estudios Superiores de Administración
http://ssrn.com/author=1469163