El aporte social del CESA

Con 40 años de historia dentro de la educación en Colombia, los emprendimientos sociales también han estado en los radares del CESA -Escuela de Negocios.

A través de la creación de instancias como el Centro de Liderazgo y Emprendimiento -CLE, Escuela de Líderes (programa que despierta el espíritu emprendedor de los niños experimentando la realidad empresarial para formar los líderes del mañana), Feria del Espíritu Emprendedor, entre otras actividades y programas, el CESA ha propiciado estos escenarios para que también las empresas sociales sean una matriz de desarrollo.

De hecho, casos como los de Juan David Aristizabal, egresado y profesor asociado, o el de Julián Cabrera Cabrera, también egresado, entre otros, hacen parte de la dimensión de creación de empresas sociales para el país.

Juan David Aristizabal, reconocido como uno de los líderes más jóvenes del país, trabaja desde hace más de tres años de la mano con Ashoka, ONG influyente y líder en emprendimientos sociales en el mundo. Por otro lado, Julián Cabrera Cabrera, quien ha experimentado en carne propia la discapacidad, tras un grave accidente que sufrió, encontró en el CESA las herramientas para crear la Fundación Sigamos Adelante, que desde hace 13 años se ha convertido en apoyo para la generación de oportunidades laborales para personas en condición de discapacidad. Hasta 2014, la fundación tenía en su base a 172 personas con discapacidad beneficiadas (22 fijos y 150 flotantes).


Matamoros

Desde su creación, hace 28 años, la Corporación Matamoros ha beneficiado a una población de más de 14 mil policías y militares o miembros de sus familias en cuatro grandes programas: educación, hogares de paso, vinculación laboral y apoyo a la rehabilitación a través del deporte.

Para Gladys Sanmiguel, directora de la Corporación Matamoros, el CESA realiza un gran aporte a la fundación con la puesta en marcha de la convocatoria “Héroes emprendedores”. En esta convocatoria,  los miembros de la fuerza pública heridos en combates y sus familias, pueden presentar proyectos para crear empresa con las nuevas herramientas y el alto componente práctico que nuestra Escuela de Negocios les entrega. Y es que, cerca de un centenar de heridos en combate o viudas de policías y militares del conflicto colombiano ha desarrollado multiplicidad de habilidades y competencias para montar negocios propios. “Con la labor de Matamoros y el apoyo del CESA a 60 de nuestros héroes inscritos, no sólo se le ha dado la posibilidad a una persona de tener un negocio, de tener un trabajo, sino que además, de forma colateral, ayudar a reforzar el motor de toda una familia”, destaca.

El caso de Ana Silvia Florián, viuda de un militar muerto en combate y madre de tres hijos, es uno de los ejemplos emblemáticos. Ana Silvia a través de una de las ferias de emprendimiento realizadas por el CESA, pudo obtener un capital semilla de 10 millones de pesos, gestionados por la institución, para iniciar su negocio. Hoy, marca, empaquetados, identidad y otros tópicos de la administración de empresas hacen parte del día a día de esta mujer, quien creó un taller de fabricación de chocolates en el sur de Bogotá, cuyas ganancias le han permitido sostener a sus hijos.

Para el CESA, la labor de esta corporación, tiene y debe ser impulsada, porque impacta positivamente el entorno del que hacen parte los beneficiados, consolidando así tejido social para el crecimiento del país.


Uno de los ejemplos emblemáticos


Encontró en el CESA las herramientas

Julián Cabrera, Director Fundación Sigamos Adelante


1. ¿Por qué apostarle a un emprendimiento social?

Julián Cabrera: Porque sufrí el dolor (fractura severa de tallo cerebral). Después de diez años de fisioterapia intensa, había llegado al punto máximo de rehabilitación para mi lesión, y al buscar una oportunidad adecuada para mi rehabilitación, me di cuenta que me tocaba crearla, y eso es lo que hacemos en Sigamos Adelante. Creamos ORO.

2. ¿A qué se refiere?

JC: Oportunidades Rentables de Ocupación. En medio de todo encontré a Dios, al amor por el que no puede recuperarse, y está obligado a vivir. Yo he podido y debo vivir, es una forma de dar gracias. Cuando empecé mi labor, en Neiva y el resto del Huila, no existía el concepto de RSI (Responsabilidad Social Individual) en el imaginario colectivo, de hecho no existe aún en gran parte del país, y es un nicho de mercado. La realidad innegable de que somos “todos responsables”, como denominamos a nuestro programa de eventos para socializar la capacidad distinta de las personas con discapacidad.

3. ¿Qué lo definió a realizar emprendimiento social?

JC: En el proceso de conocimiento de Dios, soy catequista profesional, llegué a Filipenses 3,16 que dice: “Haya pasado lo que haya pasado: sigamos adelante, y así liberé mi mente de la dependencia corporal. Sigo adelante y comparto e invito ahora a todos a contestarnos la pregunta: ¿para qué estoy aquí? y encontrar así el sentido de la vida, que no es otro sino el amor representado en la oportunidad. Exactamente en la celebración de los 30 años del CESA, James Austin, profesor de Harvard, dijo: “…el cliente decidirá su compra por un producto con agregado social…”. Hoy en este componente de la celebración de los 40 años, proponemos “PAS”, primera marca de Agregado Social, debidamente refrendada hace 1 mes (julio 2014) por la Superintendencia de Notariado y Registro, después de 10 años de existencia; para que el Colegio de Estudios Superiores de Administración y sus alumnos históricos y actuales, construyan con nosotros la visión de esta marca registrada: “Para los 50 años del CESA… Colombia decidirá su compra por un producto con agregado social”. Con la venta del permiso de uso de, se financiará el desarrollo nacional del concepto replicando oportunidades ya detectadas y experienciadas. Este espacio es agregado social, los recursos para promoverlo y aplicarlo también lo son. Tampoco debemos quedarnos en el espacio: vamos por el compromiso de la oportunidad laboral para grupos de trabajo, combatiendo así el aislacionismo.

4. ¿Cuál cree que ha sido el principal aporte social del CESA al país?

JC: Indudablemente el carácter del profesional CESA. Hablando por los viejitos, de los de la generación de los primeros 10 años; fuimos formados allí; se nos permitía y se podía un trato profesionalmente fraterno. Y se forjó el carácter del egresado siempre dispuesto a la oportunidad. Herencia del Dr Rocha, somos el reflejo de su carácter, y que ojalá la gente nueva y de la era de la inteligencia, no olvide ni pierda jamás la esencia de este legado: la sencillez, la perseverancia, la fortaleza.

5. ¿Cuál creería que debería ser el enfoque de los procesos sociales?

JC: EL Cristianismo que carga las tinajas, que hace el esfuerzo; que sabe para dónde va, que espera y que sabe qué hacer en la espera: no desesperar. Los procesos sociales deben responder a necesidades reales, y estas solo son conocidas por quién las sufre, por eso, no se puede entender un proceso que no permita la participación activa de sus destinatarios en las fases de planeación y ejecución. En síntesis, la base del éxito de cualquier proceso social, está en el enfocarse en la construcción colectiva del mismo, esto permite la apropiación de los logros y la prolongación de los beneficios”.