Los dueños de los primeros carnés del CESA

CLARALUZ MEJÍA SARMIENTO

¿Qué significa ser egresado (a) de la primera promoción CESA?

Es motivo de orgullo total; más, viendo la evolución y prestigio que ha tenido mi querida universidad, mi CASA. Cuando iniciamos fue toda una aventura y riesgo. Por ser la primera promoción, confiamos en el sueño de sus creadores y a esperar… Pero gracias a Dios el proyecto fue todo un éxito. Adicional, soy la primera mujer graduada del Cesa! A mi compañera le falto solo la tesis.

¿Cuáles han sido esos cambios sustanciales de la formación de administradores de empresas de esa primera generación CESA, a los administradores que se están formando hoy?

Con nosotros son muchos, ya que ni tecnología teníamos... En las clases de computador nos pintaban en el tablero el PC y el teclado. Ahora vea los salones de computo con los que cuenta el CESA. Los que se están formando hoy ni fronteras tienen, las prácticas ya son Internacionales, y ni decir de los idiomas. El hecho que dicten clases en Ingles es excelente! y la oportunidad de un tercer idioma también es bueno. El mundo esta en el celular! Adicional a ello, el CESA ofrece doble titulación y tiene ya especializaciones y MBA. Y ahora cada vez coge mas fuerza AECESA.

Tras cuatro décadas de historia académica, ¿cree que el CESA deja una huella, una impronta en particular? ¿Cuál es?

Si! Creo que es el "gusanito de la Independencia" , de crear la propia empresa. De emprender nuevos negocios, y también el hecho de no ser un número en la universidad sino de tener un nombre, eso trae felicidad, seguridad y elevada la autoestima ..... Por lo pequeño, se presta para que a uno lo conozcan y lo ayuden si necesita. Se lo digo que sigue vigente pues mi hijo esta en cuarto semestre y solo piensa en crear su propia empresa. Adora la universidad.

¿Qué cualidades le gustaría ver en los egresados CESA de hoy?

Que sigan con la calidad en la educación que es básica para la competencia laboral hoy en día. Pero adicional, y esto me ha rondado mucho por la situación social del mundo actual, me gustaría que intensifiquen los valores, el respeto, la familia. En el CESA se hace pero debe ser más todavía. Mire que tenemos una gran diferencia con otras universidades como es el amor por su institución. Fui a otra universidad a hacer una vuelta y a la entrada estaban reunidos los estudiantes y fumaban...pero lo peor las colillas las apagaban en el suelo y allí las dejaban. Pop! En el CESA, mire el piso, mire los baños, los salones, qué hermosura! Y se los enseñan. Están cuidando nuestra casa.

¿Cómo percibe el crecimiento del CESA a lo largo de 40 años?

Es un gran crecimiento. Ha evolucionado , se ha actualizado, ha innovado y esto es indispensable. Pero que conserve su estatus de ‘Colegio’, eso es súper valioso.

Si usted se instalara en el salón del CESA de hace 40 años, ¿qué enseñaría y qué le gustaría aprender (con qué profesor)?

Me encantaría enseñar ‘productividad’ como nos lo enseñó nuestro querido profesor Octavio Freydell (QEPD). Y me gustaría aprender nuevamente de todo un poquito con grandes empresarios de éxito, en donde nos trasmiten el conocimiento a través de sus experiencias.


CARLOS ARTURO RAMÍREZ APONTE

¿Qué significa ser egresado (a) de la primera promoción CESA?

La ‘apuesta’ que hicimos hace 40 años un grupo de muchachos a una institución naciente fue ganadora y exitosa. Tengo que decir que mi orgullo hoy en día es por partida triple. Primero, por ser egresado del CESA, segundo, por el hecho de pertenecer a la primera promoción, y tercero, porque mi hijo, que actualmente adelanta sus estudios de pregrado en el CESA será, queriendo Dios, el primer y único hijo de egresados de la primera promoción en graduarse también de la universidad ya que mi señora también es de la primera promoción. Además, tengo el carné No. 1 del CESA.

¿Cuáles han sido esos cambios sustanciales de la formación de administradores de empresas de esa primera generación CESA, a los administradores que se están formando hoy?

Digamos que la esencia, la filosofía, el sello que tenemos los del CESA es exactamente el mismo. Lógicamente, el transcurrir de 40 años, a la velocidad y con los adelantos tecnológicos, hacen diferencia –diría- no en el fondo sino en la forma de la educación. Por ponerlo de alguna forma, nosotros podríamos considerarnos que éramos más ‘parroquiales’, mientras hoy en día los muchachos son ‘globales’. En ese entonces, nuestras visitas a empresas se hacían en Manizales o en Apartadó, mientras hoy van a China y Dubai. Ahora, se tiene también la gran posibilidad de intercambio y doble titulación con universidades en el exterior. El mundo está hoy a un ‘clic’, antes no.

Tras cuatro décadas de historia académica, ¿cree que el CESA deja una huella, una impronta en particular? ¿Cuál es?

La gente del CESA tiene su sello; se destaca por su compromiso, por su liderazgo, por su deseo de hacer empresa, de emprender.

¿Qué cualidades le gustaría ver en los egresados CESA de hoy?

Sé que los muchachos que estudian en el CESA tienen excelentes cualidades humanas. Sin embargo, les pediría, les insistiría que no olviden nunca la parte humana, el ser humano. Que busquen cada día ser mejores personas. La base de nuestra formación está orientada para dar resultados, para “ser rentables”. En las empresas nos miden y medimos de acuerdo a unos indicadores de gestión. Ojalá todos los días hiciéramos una autoevaluación de nuestra gestión con los demás.

¿Cómo percibe el crecimiento del CESA a lo largo de 40 años?

Veo con emoción todo el progreso que ha tenido el CESA: en sus instalaciones, equipos, facilidades, acuerdos, presencia a nivel nacional e internacional. Extraordinario.

Si usted se instalara en el salón del CESA de hace 40 años, ¿qué enseñaría y qué le gustaría aprender (con qué profesor)?

Me gustaría tener con los muchachos charlas de “experiencias de vida", en las que pudiera llevar -en principio- egresados que de manera informal y a modo de conversatorios, les vinieran a contar sus vivencias, sus éxitos y también fracasos o escollos durante su vida profesional; luego que escuchen también las experiencias del personal del común, llámense supervisores, vendedores, mecánicos de prestigiosas empresas - GM, Avianca, etc.-, para que ellos se empapen de otras realidades de la vida. Y me gustaría volver con el Dr. Octavio Freydell al tema de Productividad.


ANDRÉS LARGACHA ESCALLÓN

¿Qué significa ser egresado (a) de la primera promoción CESA?

¿Cuáles han sido esos cambios sustanciales de la formación de administradores de empresas de esa primera generación CESA, a los administradores que se están formando hoy?

Tras cuatro décadas de historia académica, ¿cree que el CESA deja una huella, una impronta en particular? ¿Cuál es?

¿Qué cualidades le gustaría ver en los egresados CESA de hoy?

¿Cómo percibe el crecimiento del CESA a lo largo de 40 años?

Si usted se instalara en el salón del CESA de hace 40 años, ¿qué enseñaría y qué le gustaría aprender (con qué profesor)?


Claraluz Mejía Sarmiento, Carlos Arturo Ramírez Aponte y Andrés Largacha Escallón hacen parte del grupo de los primeros 13 graduados en administración de empresas del CESA, que ocuparon el único salón de clase que tenía la institución hace 40 años. Después de trabajar en varias empresas, de tener negocio propio, de muchos ires y venires, Clara Luz Sarmiento, ya pensionada, trabaja en Corretaje Inmobiliario Corporativo (cubrimiento de las necesidades de las empresas y sus requerimientos de expansión) y en avalúos de inmuebles, maquinaria y equipo. Además, desarrolla un proyecto ganadero en los llanos orientales. Carlos Ramírez es dueño de la empresa de carga aérea ‘Sistecarga’ desde hace 30 años y Andrés Largacha es propietario de la agencia de viajes Pasajes.co, empresa que él fundó hace 14 años. Una de sus hijas (tiene tres) es administradora de empresas del CESA y otra realiza estudios en la misma institución.