Estrategia para una nueva industrialización

Colombia es hoy, un país con grandes oportunidades. Cuenta con una posición geográfica privilegiada, la política macroeconómica es estable, las calificadoras de riesgo han otorgado un grado de inversión, tiene una economía abierta con acuerdos de integración que representan más del 65% del PIB mundial, ha logrado significativos avances en lo social, el tamaño de nuestro mercado interno es importante, tenemos una clase media en ascenso y podemos definirnos como una economía emergente con un alto potencial.

En la región, somos una de las economías más promisorias. En los últimos 15 años, mientras que el crecimiento de América Latina fue de 3,3%, Colombia creció 4,3%. Incluso en coyunturas desafiantes como la actual, cuando se espera que Colombia alcance un crecimiento de 2,5%, esta tasa se compara favorablemente con la contracción de 0,3% prevista para América Latina.

El reto, es entonces, convertir estas oportunidades en resultados reales. Hay que consolidar a Co-lombia como un país atractivo para crear empresa, generar empleos de calidad y ser un referente de buenas prácticas de política pública y privada. Si bien es cierto que hemos logrado crecer a tasas del orden del 4%, este nivel es insuficiente para dar un verdadero salto en el desarrollo.

Tenemos acceso preferencial a un alto porcentaje del mercado mundial, pero no estamos aprovechando estos acuerdos de integración. Colombia debe aumentar las exportaciones de bienes industriales y servicios. Sin embargo, esta meta se queda corta. Hay que buscar cómo ser parte de las cadenas globales de valor.

Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, cuenta que esta meta ambiciosa motivó el documento “Estrategia para una nueva industrialización”, que fue presentado en la Asamblea de la ANDI en agosto de 2015. “No se trata de una propuesta de política proteccionista que nos devuelva a décadas anteriores, lo que pretendemos es presentar a la opinión pública propuestas que convierta a Colombia en un país atractivo para diferentes eslabones de cadenas globales de valor”. Y afirma “ En estas iniciativas tenemos como punto de partida la concepción de cadena, y en efecto, nos referimos a una política industrial moderna en la cual estamos pensando en una industria en su sentido más amplio, que incluye agroindustria, industria manufacturera e industria de servicios”.

La propuesta está dividida en siete grandes capítulos que van desde el costo país, pasando por la transferencia tecnológica e incluyendo el papel de los empresarios en la competitividad de la nación. En costo país, se destaca la necesidad de abordar una reforma tributaria estructural que se traduzca en una menor tarifa efectiva de tributación para las empresas. Igualmente, recoge el tema de costos de energía y la necesidad de una legislación laboral que tenga en cuenta la flexibilidad que requiere la empresa moderna. En infraestructura, además del marco general, que debe apuntar hacia la multimodalidad, se centra en medidas puntuales orientadas hacia la competitividad de toda la actividad logística. Y se finaliza el costo país con la necesidad de reducir y racionalizar los trámites.

El segundo capítulo hace referencia a dos grandes temas indispensables: las oportunidades están en el conocimiento y la innovación, además pasan a ser los referentes en productividad. En esta sección, por tanto, se habla de transferencia de tecnología, de investigación y de desarrollo e innovación. El tema de educación en aspectos como calidad, pertinencia y permanente actualización, también forma parte de esta productividad.

Así mismo, el estudio focaliza aspectos críticos para el empresariado colombiano, como la informalidad y el contrabando. También se ve la necesidad de acciones concretas. Posteriormente, hace referencia a la necesidad de aprovechar los acuerdos de integración. Es evidente que para beneficiarse de la inserción en los mercados mundiales, se requieren avances en todos los temas esbozados en el documento. Este capítulo detalla algunas acciones puntuales que facilitan la exportación hacia mercados exigentes y altamente competitivos.

Otros temas abordados en el documento son los encadenamientos productivos, las compras públicas y la especialización inteligente. Con esta serie de propuestas se necesitan algunos ajustes institucionales, tema que se trata en el sexto capítulo.

Es evidente que la política pública no es suficiente. Por tanto, en el documento se incluyó una sección con el desafío que enfrenta el sector productivo y los compromisos que debe asumir. Las empresas tienen un rol fundamental en esta estrategia que implica innovar, buscar nuevos mercados, consultar las tendencias mundiales, ajustarse a estas tendencias, capacitar talento humano, preservar el medioambiente, hacer sostenibles sus empresas y adoptar una estrategia social.

Estrategia para una nueva industrialización, es entonces, un documento con 314 propuestas que exigen acciones de corto, mediano e incluso largo plazo. La tarea de la ANDI es ahora, hacerle un seguimiento riguroso, ajustarlas cuando sea necesario y seguir trabajando por un país más competitivo

Vea acá la entrevista, de diferentes temas, que Bruce Mac Master otorgó de forma exclusiva al CESA




Bruce Mac Master

Economista con amplia trayectoria en el sector privado. Trabajó en el grupo Aceitales, Propilco, Concentrados y Siderúrgica del Caribe. En asocio con Camilo Villaveces y Felipe Encinales, creó Inverlink, la primera banca de inversión del país, que se especializó en proyectos de infraestructura, transporte y comunicaciones.

Fue viceministro de Hacienda, director del Departamento Administrativo para la Prosperidad Social y se convirtió en el experto por excelencia en el tema de la pobreza en Colombia. Actualmente es el Presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia


Vea la galería de fotos.