El sector salud: un nuevo sector regulado en el riesgo del lavado de activos y financiación del terrorismo.

Por: Juan Pablo Rodríguez C, René M. Castro V. y Luis Eduardo Daza G.

La Superintendencia Nacional de Salud emitió el 21 de Abril de 2016, la Circular Externa No. 000009, que obliga a los agentes del Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS) vigilados por la Superintendencia a diseñar e implementar un Sistema de Administración de Riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo (SARLAFT). El plazo máximo para dicha implementación es el 17 de Diciembre de 2016.

Los agentes enunciados en la Circular se refiere en particular a las Entidades Promotoras de Salud, Régimen Contributivo y Subsidiado, Instituciones Prestadoras de Salud Públicas y Privadas de los Grupos C1, C2 y D1, Empresas de Medicina Prepagada y Servicios de Ambulancia Prepagada.

De acuerdo con la Circular Externa No. 000018 de 2015 de la Superintendencia Nacional de Salud, los Grupos de Clasificación de Instituciones a los que se refiere la Circular Externa No. 00009, son:

tabla

Uno de los grandes mitos en la sociedad sobre el riesgo de lavado de activos y financiación del terrorismo en los sectores que aún no han sido regulados es pensar que sus sectores son inmunes a este riesgo.

El sector salud, uno de los últimos sectores de la economía en ser regulado bajo un Sistema de Administración de Riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo (SARLAFT), se prepara para establecer los mecanismos de control para prevenir estos delitos al interior de las organizaciones. Esto es importante porque una de las grandes actualizaciones en las cuarenta (40) recomendaciones del GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) hecha en 2012, fue el enfoque basado en riesgo (Risk-Based Approach).

Los compromisos adquiridos por Colombia con los organismos internacionales obligan al gobierno a emitir las normas correspondientes para atacar estos delitos transnacionales porque amenazan la estabilidad del sistema financiero, y afectan la integridad de los mercados por el carácter global de las redes utilizadas por los delincuentes.

La Circular Externa No. 000009 de la Superintendencia Nacional de Salud, presenta unos aspectos muy importantes que analizaremos en detalle.

Establece que:

“El periodo de transición para la implementación de políticas y manuales de procedimientos del SARLAFT se fija en un término de ciento veinte (120) días calendario contados a partir del nombramiento del oficial de Cumplimiento y su debida notificación en los términos contemplados en el numeral 6.1. literal D de ésta Circular con el fin de que los agentes del Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS), a los que les aplica la presente Circular se capaciten y remitan a la SNS, la documentación soporte de dicha implementación. (Plazo máximo: 17 de Diciembre de 2016).

Téngase en cuenta que, para el nombramiento del Oficial de Cumplimiento, se estableció un término de ciento veinte (120) días calendario contados a partir de la entrada en vigencia de ésta Circular (Plazo máximo: 19 de Agosto de 2016) en los términos establecidos en el numeral 6.1. literal D de ésta Circular, por lo que, en total, el periodo de transición sería de doscientos cuarenta (240) días calendario.”.

“La inobservancia e incumplimiento de las instrucciones impartidas por la Circular Externa, dará lugar a la imposición de multas hasta de 2500 SMLMV ($1.723.637.500,00) a entidades que se encuentren dentro del ámbito de la vigilancia de esta Superintendencia, así como a título personal hasta 200 SMLMV ($137.891.000,00), a los Representantes Legales de éstas ya sean de carácter público o privado, directores o secretarios de salud, o quienes hagan sus veces y demás funcionarios responsables de la administración y manejo de los recursos del sector salud o a la revocatoria del certificado de habilitación de las vigiladas, si a ello hubiere lugar, sin perjuicio de las acciones que le correspondan a otras autoridades”.

El hecho de establecer unos tiempos límites para el cumplimiento de la implementación del SARLAFT, es una medida prudente de la Superintendencia para obligar a las entidades a que se comprometan formalmente con la Superintendencia para lograr el objetivo propuesto.

Es importante que las entidades vigiladas entiendan que al cumplir con la implementación del sistema SARLAFT, no le están haciendo un favor al gobierno, sino que por el contrario están blindando sus instituciones contra los delitos de lavado de activos y financiación del terrorismo y sus delitos fuente.

Lea el artículo completo haciendo click aquí