Breve geopolítica del petróleo

Por: Centro de Estudios sobre Globalización e Integración - CEGLI

El descenso del precio del petróleo producido los últimos meses es consecuencia de varias circunstancias producidas en el escenario internacional, que han provocado el incremento de la oferta, y la disminución de la demanda. A modo de ejemplo citaremos tres: la autosuficiencia energética lograda por los Estados Unidos en los últimos años, llevándolo de ser un gran importador a un gran exportador de hidrocarburos, el levantamiento de las sanciones estadounidenses sobre la economía de Irán, lo que permite al gobierno de Teherán pasar de exportar 1.2 millones a 2.3 millones de barriles diarios, y la caída de la demanda de China y otros países emergentes. Aún es leve el impacto que pueda tener en el mercado la sustitución de los hidrocarburos por energías alternativas, aunque sin duda este será un factor crítico a tener en cuenta en el futuro.

Ahora bien, es necesario saber que existen dos precios de referencia mundial en el mercado del petróleo: el WTI (West Texas Intermediate), proveniente de los yacimientos del Golfo de México y de Texas, y el Brent, extraído principalmente de las reservas en el mar del Norte por el Reino Unido y Noruega. Las condiciones arriba mencionadas han producido una sobreoferta traducida en un descenso de los precios del petróleo de aproximadamente el 70% teniendo como referencia junio de 2014, cuando el precio de referencia del barril de Brent alcanzaba los USD$111 por barril, mientras que el WTI alcanzó los USD$105 por barril. El 20 de mayo de 2016 el precio por barril del Brent era de USD$48.56 mientras que el WTI se cotizaba a USD$47,92 por barril.

La semana del lunes 11 de abril de 2016 Arabia Saudita, aliado histórico de Estados Unidos en Oriente Medio, y Rusia alcanzaron un acuerdo para congelar su producción de petróleo, propiciando un ligero aumento en los precios internacionales. No olvidemos que estos países son dos de los mayores exportadores del mundo de crudo[1], y que las relaciones de ambos con occidente se han deteriorado mucho en los últimos años por distintas circunstancias. Sin embargo, en la Cumbre de la OPEP que se llevó a cabo el 17 de abril en Doha, Qatar, Arabia Saudita e Irán no llegaron a un acuerdo que permitiera congelar la producción, cuya consecuencia hubiera sido un nuevo repunte de los precios

Es por esto que desde el CEGLI nos preguntamos lo siguiente:

¿Qué es la OPEP y por qué no llegaron a un acuerdo en Doha?

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es una organización intergubernamental que agrupa a varios de los mayores países productores de petróleo en el mundo. Fue fundada en 1960 por Irán, Iraq, Arabia Saudita, Kuwait y Venezuela, a los que años más tarde se sumarían Qatar, Indonesia, Libia, Emiratos Árabes Unidos, Argelia, Nigeria, Ecuador y Angola[2]. El motivo principal para crear la OPEP fue el deseo de contrarrestar el poder del conglomerado de empresas petroleras conocido como las “siete hermanas” (Esso, Royal Dutch Shell, Anglo-Iranian Oil Company, Standar Oil of New York, Standar Oil of California, Gulf Oil Corporation y Texaco) controladas por países occidentales, las cuales fijaban las cuotas de producción y los precios del petróleo por esa época. De esta forma, el principal objetivo de la OPEP se convirtió en defender los intereses de los países productores, controlando las cuotas de producción para tener cierto control sobre los precios. La OPEP terminó actuando entonces de manera similar al cártel de las “siete hermanas” que pretendió reemplazar.

Ahora bien, la principal razón por la que en la reciente cumbre de la OPEP no se logró un acuerdo fue por las diferencias entre Arabia Saudita e Irán. Por un lado, Arabia Saudita propone que todos los miembros de la OPEP congelen la producción hasta octubre de 2016 a los niveles de enero del mismo año, con objetivo de causar un repunte en los precios. Sin embargo Irán, que recientemente acaba de acordar con los EE.UU. y otros países occidentales el levantamiento comercial al que llevaba años sometido por su programa nuclear, no está dispuesto a implementar esta política de congelación de su producción, pues esto tendría el mismo efecto negativo sobre su economía que el propio embargo económico del que acaba de liberarse.

¿Qué acontecimientos históricos han ayudado en la fluctuación de los precios internacionales del petróleo?

A inicios de la década de 1920 Estados Unidos gozaba de un buen ambiente económico. En este contexto la compra de automóviles en ese país aumentó, trayendo consigo una gran demanda de petróleo para refinar, lo cual causó un aumento en los precios del crudo, que llegaba a casi USD$40 por barril. Años más tarde, tras la gran depresión de 1929 que afectó gravemente la economía mundial, los precios internacionales del petróleo tocaron un fondo que no se ha vuelto a ver: USD$11 por barril. Tras finalizar la II Guerra Mundial, a partir de 1947 se produjo de nuevo un aumento en el precio que lo llevó hasta los USD$22 por barril, y se mantuvo sin muchas variaciones hasta la crisis del petróleo de 1973.

En este episodio, y como respuesta al apoyo brindado por los países occidentales, especialmente Estados Unidos, a Israel en la Guerra de Yom Kippur, los países árabes de la OPEP impusieron un embargo petrolero. Esto implicó cortar las exportaciones con destino a los países occidentales, y congelar la producción, lo que elevó los precios del petróleo hasta los USD$55 por barril. Además, Durante la Revolución iraní entre 1978 y 1979, Irán canceló los contratos con las empresas estadounidenses y congeló de nuevo la producción y las exportaciones, con lo cual se superó la barrera de los USD$100, alcanzando los USD$108 por barril, justo cuando empezó la guerra entre Irán e Iraq en 1980.

En conclusión, la fluctuación de los precios del petróleo ha estado históricamente sujeta a la geopolítica internacional.

¿Cuáles son los posibles escenarios teniendo en cuenta la actual crisis de los precios del petróleo?

La XXI Conferencia sobre el Cambio Climático, celebrada en París en diciembre de 2015, marcó un punto de inflexión para los temas medioambientales: los países asistentes acordaron comprometerse que para el final del siglo se debe haber transitado de una era de combustibles fósiles hacia una en la cual las energías renovables sean las predominantes. Esto puede traer consigo grandes distorsiones en torno al precio del petróleo en los próximos años.

Como lo indica Georg Zachmann para Bruegel, en años recientes la participación de las rentas del petróleo en el PIB se ha reducido en varios países gracias al uso más eficiente de energías renovables. Adicional a esto, gran parte del PIB en muchas de las economías industrializadas es generado por el sector de servicios, que requiere un menor uso de energía para su funcionamiento.

Así, esta coyuntura puede representar el tránsito hacia el desarrollo y utilización a gran escala de nuevas fuentes de energía renovables. Además tiene que sentar un precedente para los países altamente dependientes de las rentas producidas por el petróleo, como Colombia, los cuales deberán adelantar los cambios necesarios para pasar de una economía mayoritariamente extractiva y dependiente del petróleo, hacia el desarrollo de una economía sustentada, en gran medida, en el desarrollo y comercialización de productos manufacturados y servicios.+++


[1] Para el año 2015, Estados Unidos lidera con 13.7 millones de barriles diarios, seguido por Arabia Saudita con 11.9 y Rusia con 11.0.

[2] Gabón se retiró en 1994

CEGLI

Es un Centro de Estudios que se enfoca en los procesos de globalización y de integración económica a nivel mundial.