De Bogotá a Brasilia

Por: Centro de Estudios sobre Globalización e Integración - CEGLI

Brasil no está pasando por el mejor momento político y económico de su historia pues su presidente, Dilma Rousseff, se encuentra pendiente del inicio de un proceso de impeachment o juicio político. Esto luego de que el senado brasileño la separara de su cargo por un periodo de 180 días, tiempo en el cual se decidirá si cometió un crimen de responsabilidad, situación que podría poner fin a su carrera política. Asimismo, en las últimas proyecciones económicas del Fondo Monetario Internacional se anuncia una desaceleración de la economía brasileña del 3.8% para 2016 con un crecimiento de 0% para 2017.

Dilma Rousseff es acusada de maquillar las cifras económicas del país con el fin de ocultar el alto déficit presupuestal, lo que en Brasil es considerado como un crimen de responsabilidad, y podría causar la destitución del presidente elegido mediante el voto popular. Este hecho ha causado una parálisis política al interior del país -producida principalmente por los esfuerzos del actual gobierno en cabeza de Rousseff de mantenerse en el poder pese a que día a día se iba quedando sin aliados estratégicos - que no ha permitido un buen manejo de la economía, condicionada por la falta de formulación e implementación de políticas que den solución a los problemas económicos del país.

Sin necesidad de que esto llegase a generar algún tipo de distorsión política o económica en nuestro país, resulta relevante revisar ciertos aspectos históricos y actuales de las relaciones entre Brasil y Colombia, que podrían definir el diálogo político entre estas dos naciones para los próximos años.

Es por esto que desde el CEGLI nos preguntamos lo siguiente:

¿Qué acontecimientos históricos han definido las relaciones colombo brasileñas?

Desde 1826 tras la negativa del entonces imperio brasileño (derrocado en 1889 cuando Pedro II era emperador) de asistir a la Conferencia Latinoamericana convocada por Simón Bolívar, las relaciones bilaterales entre Colombia y Brasil han estado definidas por la mutua desconfianza. El imperio brasileño aprovechó por esa época la centralización del poder colombiano en Bogotá y su poco interés por consolidar las fronteras externas, para avanzar en la delimitación unilateral de sus límites, incluso desconociendo el trazado histórico pactado entre las coronas española y portuguesa. No fue sino hasta 1907 cuando se definieron los primeros límites entre los dos países y hasta 1928 cuando se marcaron los hitos fronterizos y se estableció un tratado de navegación fluvial.

Ya en la segunda mitad del siglo XX, a raíz de laformulación e implementación de una política exterior más profesionalizada del lado brasileño que del colombiano, la relación bilateral ha sido difícil de consolidar. Esto principalmente porque Brasil busca ser un jugador importante en el sistema internacional, acercándose a Latinoamérica para alcanzar este objetivo mientras que Colombia decidió que su política exterior debía estar alineada con la de Estados Unidos, alejándose bilateralmente de sus vecinos. Así, recientemente la relación bilateral ha estado marcada por los esfuerzos de ambos países por atacar el problema de seguridad que se genera en sus 1.645 kilómetros de zona fronteriza compartida, provocado por la presencia de redes de crimen transnacional dedicadas a todo tipo de actos ilícitos, desde narcotráfico y minería ilegal hasta tráfico de personas y de armas.

¿Cuál es el escenario de comercio e inversión entre los dos países?

Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para el año 2014, con 1.622 millones de dólares, Brasil se convirtió en el noveno socio comercial del país. Ese mismo año fue escenario del pico de inversión brasileña en el país, que entre 2000 y 2014 alcanzó una cifra de 1.900 millones de dólares. Empresas como MarcoPolo, Dafiti y Votorantim se han consolidado en el mercado colombiano. Es destacable la labor del Grupo Tigre, que según ProColombia es una de las empresas brasileñas que en los últimos años se ha convertido en un proceso de internacionalización exitoso.

Esta empresa tiene una planta de producción propia en Cota, a las afueras de Bogotá, donde fabrica tubos y conexiones pvc. De esta forma, ha convertido a Colombia en su plataforma de exportación hacia los mercados de Centroamérica y el Caribe. Afirman que ProColombia ha sido un gran aliado en su proceso de entrada al país y que se vieron atraídos por las cifras colombianas de crecimiento y grado de inversión.

Del lado colombiano, ISA uno de los líderes latinoamericanos en el desarrollo de importantes proyectos de transporte de energía eléctrica, concesiones viales, transporte de telecomunicaciones y gestión de sistemas de tiempo real. Con presencia en 8 países del continente, en Brasil cuenta con importantes proyectos de transporte de energía eléctrica y de telecomunicaciones. Por medio de CTEEP, posee más de 13.000 kilómetros de líneas de transmisión y entrega el 30% de la energía producida en el país. Otro caso para resaltar es el de la empresa Trayectoria Oil & Gas, la cual a finales de 2013 ganó una concesión para extraer gas en territorio brasileño, y recientemente ha ganado licitaciones en otros países como Guatemala y Perú.

¿Cuáles son las perspectivas en la relación bilateral entre Colombia y Brasil?

Se puede sostener que las relaciones comerciales y la inversión seguirán teniendo una tendencia positiva. Aun así, el principal componente en la relación bilateral será el de mantener la seguridad de sus fronteras y consolidar estos territorios, desarticulando las redes de crimen transnacional que tienen sus corredores logísticos en estas zonas. Otro de los retos que se plantean en esta relación será consolidar una instancia de cooperación entre Colombia, Brasil y Perú que fortalezcan los esfuerzos para la protección del medio ambiente y la biodiversidad de la Amazonía, que converge en la frontera entre estos tres países.

De todas formas, habrá que esperar el desenlace de la crisis política brasileña dado que si prospera el juicio político contra Dilma Rousseff y es destituida, el vicepresidente elegido popularmente Michel Temer, actual presidente interino, asumiría la presidencia hasta 2018, lo que en últimas podría redefinir los escenarios de diálogo político entre la dos naciones.+++

CEGLI

Es un Centro de Estudios que se enfoca en los procesos de globalización y de integración económica a nivel mundial.