La cooperación de los países escandinavos en Colombia

Por: Centro de Estudios sobre Globalización e Integración - CEGLI

Al norte de Europa, entre el mar del Norte, el mar Báltico y el mar de Noruega se encuentran situados cuatro de los cinco países nórdicos: Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia, siendo el quinto Islandia, situado más al oeste, entre Noruega y Groenlandia. En esta columna sólo nos ocuparemos de Dinamarca, Noruega y Suecia, por ser los que en la actualidad cuentan con relaciones diplomáticas directas con Colombia mediante la presencia de una embajada. Entre estos tres países (conocidos también como escandinavos) existen amplios vínculos históricos y culturales. Aunque no tienen un lenguaje común, comparten una ascendencia lingüística de más de mil años y tienen una misma tradición histórica que se remonta al reinado de Margarita I de Dinamarca, cuando los unificó por 126 años durante 1397 y 1523 en la Unión de Kalmar.

Estos tres países tienen altos índices de desarrollo humano (IDH), un indicador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El IDH es un indicador de desarrollo que puntúa entre 0 y 1 a todos los países del mundo siguiendo tres criterios principales: la expectativa de vida al nacer, la tasa de alfabetización y la duración de la educación obligatoria, y el ingreso per cápita. En este índice Noruega ocupa el 1 lugar, Dinamarca el 4 y Suecia el 14, mientras que Colombia ocupa el lugar 97 de la lista entre 188 países.

En consecuencia, la solidaridad, la igualdad y la dignidad humana se configuran como rasgos políticos al interior de estos países y esto se traslada, en la mayoría de los casos, a sus lineamientos de política exterior. De ahí que uno de los pilares que guían la política exterior de sus Estados es la cooperación internacional, pues esta se convierte en una herramienta que permite el intercambio de experiencias y de capacidades para hacer frente a los retos nacionales e internacionales.

Por lo tanto desde el CEGLI nos hacemos las siguientes preguntas:

¿Qué papel ha jugado Noruega en los programas de cooperación internacional en Colombia?

Lo primero que es necesario resaltar es que Oslo, la capital de Noruega, fue el escenario de inicio del actual proceso de paz que está adelantando el gobierno colombiano con las FARC desde 2012, y siempre ha estado interesado en la consecución de paz en nuestro país. En términos de cooperación, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para 2014 Noruega destinó 0,99% de su Producto Interno Bruto (PIB), y es uno de los principales países cooperantes a nivel mundial.

En Colombia, a través de su embajada y diversas ONGs concentran sus programas de cooperación en temas medioambientales y de derechos humanos, en asuntos que varían desde la protección de los bosques y selvas hasta promover la protección de las comunidades indígenas y sus asentamientos. Se espera un mayor involucramiento a futuro de distintas ONGs noruegas en programas de cooperación en temas de construcción de paz en el país, que responda a la profundización de los lazos políticos.

¿Cuál ha sido el papel de Suecia en los programas de cooperación internacional en Colombia?

En 2014 Suecia reservó 1,1% de su PIB para programas de cooperación internacional. Esto, al igual que Noruega, lo convierte en unos de los principales países cooperantes a nivel mundial. Con múltiples proyectos que involucran toda una serie de actores gubernamentales y no gubernamentales (ONGs, Organización de Naciones Unidas y gobierno sueco) Suecia es uno de los países cooperantes más importantes en Colombia. Los pilares principales de esta cooperación son la paz y la seguridad, por un lado, y los Derechos Humanos, la democracia y la gobernabilidad por otro lado. En los años recientes el monto económico de esta ayuda ha ascendido a los 30 millones de dólares.

La apuesta principal actualmente es por la construcción y consolidación de la paz en nuestro país, desarrollando proyectos como las alianzas territoriales para la paz y el Fondo de Justicia Transicional (junto con el PNUD), la prevención de reclutamiento de menores (junto con UNICEF), el diseño de proyectos productivos para los retornados (junto con la FAO y la Unidad de Restitución de Tierras), entre otros.

¿Y Dinamarca?

Dinamarca es otro de los grandes aportantes mundiales para proyectos de cooperación, pero su historia diplomática con Colombia se remonta apenas año y medio atrás. En agosto de 2014 se abrió la embajada danesa en el país y su actual embajador Lars Steen Nielsen se ha enfocado en consolidar las bases políticas y económicas de las relaciones diplomáticas. Su gestión ha profundizado las relaciones entre empresas danesas y el mercado colombiano y viceversa.

Es por esta razón, en términos de cooperación internacional en Colombia, Dinamarca aún no tiene presencia significativa, lo que abre la puerta a múltiples escenarios que involucren, no únicamente la construcción de paz en el país, sino la consolidación de diversos proyectos sociales que beneficien a la población colombiana. Esto claramente tendrá que estar alineado con los pilares de política exterior del Estado danés y deberá darse mediante la interacción entre los distintos actores sociales, políticos y económicos de ambos países.

Es preciso resaltar que uno de los casos más exitosos de inversiones danesas en Colombia es la de la empresa de transporte marítimo Maersk. Aunque es un conglomerado de negocios internacional que maneja distintos segmentos de productos y servicios, su misión en Colombia se ha enfocado en el fortalecimiento de la infraestructura logística en los principales puertos del país. Igualmente, dadas las proyecciones de comercio en el continente americano esta empresa busca consolidarse como líder logístico y socio de las empresas que quieren acercarse al mercado estadounidense por medio de Suramérica.

CEGLI

Es un Centro de Estudios que se enfoca en los procesos de globalización y de integración económica a nivel mundial.