El Capitalismo clientelista y su impacto en el desarrollo económico

Por: Edgardo Cayón.

De acuerdo a Wei (2001) existe una relación inversa entre el “crony capitalism” o capitalismo-clientelista y el nivel de inversión extranjera directa de un país. A pesar de no ser un término nuevo, en los últimos años, se ha demostrado que el tipo de capitalismo que se ejerce en un país tiene un impacto directo en el desarrollo económico de este. A manera de ejemplo y usando la definición de Haber (2013), p.12 “crony capitalism”, o capitalismo clientelista se define como: “ un sistema donde aquellos capitalistas que guardan relaciones estrechas con la clase política que promulga leyes reciben prebendas que generan un valor económico más allá de lo que generaría un mercado en condiciones competitivas” T.L.

Eso explica en el caso de América Latina, el Sudeste asiático y el este Europeo que la gran mayoría de los hombres de negocios, que además figuran entre los hombres más ricos del mundo, le deben sus fortunas, primero a negocios como telecomunicaciones, construcción, banca entre otros. Segundo, que la mayoría de sus empresas, tienen vínculos directos o indirectos con sus gobiernos de turno en todos los aspectos de la contratación estatal de sus países de origen.

En pocas palabras, el capitalismo clientelista crea un círculo vicioso de corrupción en que la preservación del statu quo, actúa como barrera de entrada a otros competidores en sectores en los cuales, el capitalista-clientelista, se vea afectado.

El mejor ejemplo de cómo funciona un círculo vicioso es el caso de UBER. La plataforma tecnológica de transporte, que por medio de la innovación, ha afectado directamente a varios capitalistas-clientelistas, no solo de Colombia, sino del mundo.

Al ver amenazado su negocio monopólico el mecanismo de defensa fue utilizar sus relaciones con la clase política, que lo patrocina, para así contrarrestar a la competencia, diferente a lo que muchos creerían que sería competir eficientemente. Esto con el fin de eliminar al competidor por medio de leyes y barreras de entrada al mercado.

Como bien lo podemos apreciar del ejemplo de UBER, el consumidor final somos los que pagamos los sobrecostos de las ineficiencias que produce el capitalismo-clientelista.

Finalmente, un argumento que refleja cómo la innovación crea un crecimiento económico en los mercados que fomentan la competencia es que en el año 2016, cinco (5) de las seis (6) mayores empresas del planeta son de base tecnológica y poca relación con la clase política tradicional de sus paise de origen. Lo anterior prueba que estas empresas intentan, en lo que se puede, disminuir la influencia nefasta del capitalismo-clientelista.

Bibliografía

Wei, S. J. (2001). Domestic crony capitalism and international fickle capital: is there a connection?. International finance, 4(1), 15-45.

Haber, S. (2013). Crony capitalism and economic growth in Latin America: theory and evidence. Hoover Institution Press.