Propósito y planeación, esenciales dentro del liderazgo consciente

Fijar un propósito, socializarlo y asegurarse de que cada uno de los miembros de la compañía lo tenga claro es el principio de la multiplicación de los liderazgos.

Colateral a ello, una de las situaciones que se consigue es que se puede evitar la búsqueda de agentes externos para liderar procesos en la compañía, y al mismo tiempo, por el hecho de impulsar los liderazgos desde adentro, irradiar el sentido de pertenencia entre los colaboradores.

La respuesta a esa situación es la suma de varios liderazgos, que en últimas terminan incidiendo en el crecimiento de la organización.

En esto convergen directivos, gerentes y consultores de varias organizaciones, tanto públicas como privadas, durante su participación en un foro sobre liderazgo –organizado por El Espectador con el apoyo del CESA-, y que se ocupó de reflexionar sobre lo que significa el liderazgo consciente.

El liderazgo consciente es, en buena medida, el que se basa en consideraciones racionales que van en plena concordancia con la naturaleza de la actividad empresarial. Asimismo, el que cuenta con un riguroso componente de planificación.

Como presidenta de Equion Energía (anteriormente la BP Company), el punto de partida para María Victoria Riaño es ejercer un liderazgo consciente con los valores, esencialmente cuatro: promover una cultura de felicidad en el trabajo, dar ejemplo, escuchar activamente y, como en una familia, cuidar de unos a otros.

Y es que tratándose de una empresa del sector Oil&Gas, en donde en varios sentidos se desarrollan actividades de alto riesgo, la consigna es que bajo esa premisa de cuidarse solidariamente, cada colaborador llegue sano y salvo a su casa. “Poner la vida por encima de cualquier cosa, tanto la mía como la de mi compañero o compañera de trabajo, es un asunto de consciencia absoluta”, explica María Victoria Riaño.

En ese mismo sentido se expresa el economista Mauricio Olivera, presidente de Colpensiones, la estatal que maneja los recursos para la jubilación de los colombianos y que reemplazó al cuestionado Seguro Social.

A la fecha, Colpensiones gestiona las pensiones de 1.250.000 colombianos. Pero para su presidente, sin embargo, la labor de la empresa no es un asunto de liquidar pensiones. Se trata de salvar vidas.

En efecto, el tema pensional es, para todos en algún momento de la vida, un hecho trascendental. Después de años y años de labores, es natural que el trabajador quiera disfrutar de lo que cosechó con esfuerzo de mucho tiempo. No ver ese fruto de ese sacrificio no solo deteriora la calidad de vida, sino que además puede ser fuente de corrupción. De hecho, las razones por las cuales se liquidó el Seguro Social para darle paso a Colpensiones fueron dos: la ineficiencia y la corrupción. Ex empleados desesperados que a toda costa, buscando su mesada, le apuntaron a comprar conciencias.