Estudiantes del CESA en la Bolsa de Valores de Colombia

Crear una cultura asociada a los beneficios de hacer empresa (más allá de crearla), la competitividad que implica para las firmas estar listadas en bolsa y alejarse de los patrones del atajo y la facilidad, fueron las grandes lecciones que un grupo de estudiantes del CESA resaltó tras su visita a la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), y el diálogo sostenido con su presidente, Juan Pablo Córdoba.

Un total de 10 estudiantes del CESA -Colegio de Estudios Superiores de Administración-, de tres semestres (5, 6 y 7), estuvieron toda una mañana en la BVC para experimentar, junto con su presidente, las dinámicas de la compañía que es el primer foro de negociación y registro de operaciones sobre valores del país.

La visita a la BVC se constituyó en un escenario para que los estudiantes conocieran, de primera mano, la trascendencia de la labor de una junta, el discurso y los procedimientos que en ellas se llevan a cabo, ‘la temperatura’ del ámbito bursátil, propio de cualquier bolsa en el mundo, las implicaciones socio-económicas para las empresas que están listadas en bolsa, entre otros tópicos.

Tras cruzar consideraciones con Juan Pablo Córdoba, Pablo Solano, representante de los estudiantes, subrayó las reflexiones del presidente de la BVC, no solo sobre la cultura empresarial sino también sobre los imaginarios existentes sobre el tema.

Solano resaltó el hecho de que (Córdoba) no se queda en la ya sabida explicación sobre el por qué las naciones más desarrolladas son las que también tienen un elaborado y robusto tejido empresarial. Reflexiona además en cuáles son los factores por los que el imaginario social no considera relevante tal hecho, y por el contrario -muchas veces- cuestiona a las empresas y a sus dueños de los malestares de la economía local.

La realidad es que la creación de empresas y su formalización es lo que en últimas genera un valor para la economía.

Alejandro Torres, otro de los estudiantes, destacó las consideraciones hechas por Córdoba en torno a la cultura del atajo en Colombia, como una de las preponderantes fallas que interfieren en la creación de empresas.

Y es que además de talento, tal propósito requiere también perseverancia, disciplina y mucho trabajo. Claro es que no se puede alcanzar la posición de empresario, ni mucho menos una posición en cualquier mercado de valores, si no hay dedicación, formación cada día y trabajo duro. La cultura del dinero fácil, que por décadas ha hecho carrera en el país, aún parece estar enquistada.

En efecto, una de las reflexiones que invitó a hacer el presidente de la BVC a los jóvenes fue por qué en el país predominaban series sobre narcos y no sobre cómo empresarios, a punta de trabajo legal y en medio de agudas dificultades, forjaron su futuro y el de sus empresas que dan empleo a miles de colombianos.

La visita de los estudiantes del CESA a la bolsa se efectuó en desarrollo de la iniciativa ‘In the boardroom’, que busca llevar a grupos de estudiantes de la institución a los escenarios de actuación de líderes empresariales colombianos.

Si bien ‘Grandes Líderes’ ya es una institución en el CESA, ‘In the boardroom’ tiene el plus de conocer los ejemplos de liderazgo en el propio terreno en el que ellos se mueven. En los lugares donde día a día dirigen los planes de progreso para el país desde sus compañías.

Juan Pablo Córdoba es economista de la Universidad de los Andes. Es magíster en la misma disciplina y doctor en economía de la Universidad de Pennsylvania. Desde hace 11 años preside la BVC, pero desde el año pasado ocupa la dirección de la Junta Directiva de la Federación Mundial de Bolsas, con sede en Londres.