La startup que perfecciona los inventarios

Un servicio basado en un software, que permite hacer un control y trazabilidad fiable de los inventarios, y que además redunda en la eficiencia de los procesos inherentes a dicha actividad, resultó ser la empresa ganadora en los premios Colombia Startup 2016.

Se trata de la iniciativa de APES, la mejor entre las 644 participantes (la mayoría colombianas y algunas de otros cinco países latinoamericanos), que ofrecen soluciones a partir de la tecnología.

APES (Accessible Popular Easy Software) les brinda a sus clientes la posibilidad de que, en tiempo real, puedan hacer un monitoreo de sus inventarios, actividad que en no pocas ocasiones ha estado caracterizada por el exceso de confianza. En efecto, lo que está inventariado suele darse por hecho, pero muchas veces, al abrir la mercancía, se advierten fallas.

Según Andrés Botero, Director Comercial de APES, el año pasado en el país se perdieron $2,2 billones de pesos por desabastecimiento derivado de la imprecisión del inventario, equivalente al 8,7 por ciento. La gente dejó de comprar esa suma porque no encontró lo que quería. En 2014 se perdieron por esa misma situación el 7,6 por ciento de las ventas.

Y es que muchas de ellas son de impulso. Un reproceso implica devolver el producto al día siguiente, y el inicio de un nuevo ciclo de envío puede representar la pérdida de la venta al hacer voluble al comprador, como consecuencia de la falta de un producto en particular, cuando el cliente no puede adquirir el que desea en poco tiempo.

El software le da la herramienta a los empresarios para que sepa sobre los máximos y los mínimos que debe tener el almacén o centro de distribución, y le emite las alarmas necesarias cuando esos niveles puedan generar eventual desabastecimiento o traumatismo en la circulación de los productos, así como las alertas de las inconsistencias en el movimiento de la mercancía.

Por vía de ejemplo, un almacén de calzado de un centro comercial le envía a la bodega un pedido de producto. Tras ser empacado para despacho, una antena ‘escanea’ tal pedido en salida. Una vez esto ocurre, emite una alerta en caso de que haya alguna inconsistencia entre lo registrado y lo que va a salir, por incompatibilidad ya sea por cantidad, por talla u otras variables.

Asimismo, el sistema, que ya maneja unos tiempos promedio y rangos temporales de distribución, puede generar otras alertas en caso de que esta se prolonguen de manera inusual. También genera avisos si los registros no son compatibles con el destino de los productos inventariados que estén en circulación. A través de códigos RFID, el servicio de APES le da una identidad única a cada producto.

“El cliente puede monitorear los procesos en el módulo de inventarios, o en el módulo de contabilidad o en otro tipo de módulos del soporte de sistemas que tenga, el cual se integra con nuestro sistema”, explica Andrés Botero, egresado del CESA y quien además ha sido docente en la institución.

Novedad, escalabilidad y la manera de monetizar la compañía, fueron algunos de los aspectos que resaltaron los jurados de Colombia Startup 2016 sobre APES. Lo que comercializa APES es un servicio por el control de los inventarios durante cinco o diez años. En otras palabras, es un modelo de sociedad con el cliente.

La empresa está conformada por tres ingenieros de software, tres ingenieros de hardware, dos profesionales en el área administrativa, una en el área jurídica y dos en el área comercial (ambos egresados del CESA).

Una las claves de esta startup, que resaltan Andrés Botero y Daniel Rodríguez, ambos egresados del CESA y Cofundadores de APES, es la mezcla de juventud –principalmente la de los ingenieros- con la experiencia.

La primera idea surgió hace seis años, cuando Daniel Rodríguez era alumno de Andrés Botero en el CESA, en la materia de Visitas Empresariales. Después de visitar varias empresas, partieron de una necesidad y en conjunto con sus otros dos socios (el papá de Daniel y el hijo de Andrés) trabajaron para que cuatro años después tuvieran el software listo y en producción. Hoy, APES controla más de 250.000 productos al mes con su tecnología del internet de las cosas. Según Daniel Rodríguez, este emprendimiento que nace en el CESA muestra que más que los años, hacer y consolidar empresa es un asunto de largo aliento y -sobre todo- de persistencia y nunca dejar de soñar.