Casco para ciclistas urbanos, la novedad en la Prueba de Producto del CESA

Por perfilarse como un producto novedoso en el país, pero sobre todo por el precio y la puesta en escena de sus representantes para exhibirlo, un casco para ciclistas, fabricado con elementos reciclables, resultó ser el ganador durante la Prueba de Producto del Colegio de Estudios Superiores de Administración, CESA.

Detrás de esos tres componentes, el jurado calificador estimó también que el producto resulta pertinente y se articula plenamente con una de las necesidades que hoy están demandando las grandes ciudades, que es la movilidad sostenible. Dado que el desplazarse en un medio como la bicicleta es un factor que aporta a este propósito, un casco para ciclistas –complemento para la actividad- resulta un producto idóneo.

El casco se llama ‘Salvacoco’. Sin duda, un ‘cabezazo’ de lógica de los estudiantes, pues “claramente identificaron el producto que van a vender con el stand y con el propósito del mismo”, explicó el docente de la Especialización en Mercadeo José Fernando Dueñas, uno de los jurados.

“Aporta a la conciencia de seguridad de los ciclistas que ya usan elementos de protección, pero de forma inteligente, desde el diseño, desde los colores con los que se puede combinar, motivando sutilmente un mayor uso de la bicicleta”, conceptuó por su parte Luis Alfonso Tejada, Director de Posgrados en Marketing del CESA, y otro de los evaluadores.

Y es que el uso de la bicicleta como medio alternativo de transporte en las grandes ciudades es cada vez más relevante para las soluciones de movilidad. Una tendencia.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, en un informe del 2015, la capital, con 392 kilómetros, es la ciudad de América Latina con más cantidad de kilómetros exclusivos para este tipo de vehículos, y donde se hacen en promedio 600.000 viajes diarios. Con los planes del Distrito, este año podría cerrarse con 165 kilómetros más de estas vías, incidiendo positivamente en la reducción de los tiempos promedio en bicicleta que en la actualidad están en 25 minutos, que son menores a los del carro particular (36 min.), busetas (56), TransMilenio (47) y motocicletas (30).

‘Salvacoco’ tiene otras ventajas. El casco es fácil de cargar por ser ligero y plegable. Entre los materiales reciclables con los que está compuesto se destaca el cartón de yute de 280 gramos, el cual representa el 90 por ciento de la composición del casco.

El casco está hecho basado en la técnica del panal. Los cartones están en zigzag, lo cual le otorga la resistencia requerida. Y si bien por estar hecho de cartón parecería ser vulnerable al agua, el material tiene una resina que le confiere impermeabilidad bajo una lluvia normal.

Los precios de los cascos para ciclistas urbanos en el mercado oscilan entre los $30.000 pesos y $60.000 pesos. ‘Salvacoco’ está proyectado para comercializarse en $15.000 pesos.

En favor de los más vulnerables

Un purificador portátil así como una aplicación para brindar el servicio de uno de los componentes de la estética integral, específicamente el arreglo de uñas, ocuparon el segundo y tercer lugar –respectivamente- en desarrollo de la Prueba de Producto el pasado sábado.

En cuanto al primero, llamado ‘Aqua ya’, los jurados destacaron que se trata, sin duda alguna, de un producto tendiente a resolver un problema real no solo del país sino del mundo en general. Llevar agua potable a las comunidades más vulnerables.

Por efecto de enfermedades diarreicas, la mayoría de ellas causadas por consumo de agua contaminada, al año mueren más de 1,8 millones de personas en el mundo.

‘Aqua ya’ brinda la posibilidad de purificar agua contaminada (sólo dulce), y librarla de parásitos y bacterias para ser consumida. En términos reales, esas comunidades que usualmente recogen el agua lluvia y la usan, podrían darle tratamiento al líquido con el producto y consumirlo.

“El producto tiene una capacidad de filtrar 18.000 litros. Esa cifra equivale a usar el purificador por un tiempo de 3 a 5 años, en familias de hasta cinco integrantes”, subrayó Daniela Álvarez, integrante del grupo de esta iniciativa.

Y aunque hay muchos filtros en el mercado, la mayoría de los existentes basan su funcionamiento en una fuente permanente de agua (tubería o acueducto). ‘Aqua ya’ pesa menos de medio kilo.

En cuanto al segundo, 'Wappa' es un intento por garantizar el servicio a domicilio para quienes deseen mantener sus manos impecables, solicitado a través de dispositivos móviles.

‘Wappa’, según sus creadores, ofrece una asistencia para manicure en 20 minutos con alguna de sus trabajadoras, las cuales están capacitadas en bioseguridad. Los pagos del servicio están proyectados para hacerse vía web a través de tarjeta de crédito.

Asimismo, un GPS que niños lleven en sus muñecas a manera de reloj, para que sus padres tengan certeza de su ubicación, pero que a la vez sirve como comunicador de emergencias y que solo se puede desactivar desde el móvil del adulto (Watch KIDS); un pitillo que al mismo tiempo es purificador de agua turbia, propicio para los amantes de un turismo de supervivencia (Vivac), y un calzado expandible para niños y adolescentes, el mismo par de sandalias que pueden usar desde los 7 años hasta los 13 años (Yetis); fueron los otros tres productos mostrados en la Prueba de Producto del CESA.