La necesidad de un nuevo Merkozy[1] para Europa

Por: CEGLI – Centro de Estudios sobre Globalización e Integración

La construcción del proyecto europeo nunca estuvo exenta de crisis y desafíos. Sin embargo, siempre hubo liderazgos dispuestos a encabezar con determinación, iniciativas y propuestas encaminadas a fortalecer la integración europea y a convertir los problemas en oportunidades, de manera creativa y concluyente.

Solo a modo de ejemplo reciente, cabe destacar la resolución con que Nicolás Sarkozy, ex presidente de Francia durante el periodo 2007-2012, y Angela Merkel, Canciller de Alemania desde 2005 y actualmente en ejercicio, invirtieron gran parte de su capital político en aras de superar la grave crisis financiera que desde 2010 puso en serio peligro la estabilidad de la Unión Económica y Monetaria, y adoptaron con valentía una serie de reglas fiscales, no ausentes de polémica, que habilitaron a los gobiernos de los estados miembros para fijar constitucionalmente límites al déficit público.

En la actualidad, el proyecto europeo necesita un liderazgo similar al que supuso el tándem Merkel-Sarkozy, el llamado Merkozy, hace un lustro. Un liderazgo comprometido con el desarrollo de iniciativas que garanticen la estabilidad política de la Unión, y acometan con determinación los imprescindibles ajustes provocados por el Brexit, la crisis migratoria y los retos de seguridad.

Serán de Francia y de Alemania, los países que forman el núcleo duro del proyecto europeo, de donde necesariamente salgan liderazgos capaces de enfrentarse a semejantes retos que, en esta ocasión, ponen en riesgo el proyecto europeo en su conjunto y cuestionan la esencia de los fundamentos de la Unión.

Dada la situación expuesta, desde el CEGLI nos preguntamos lo siguiente:

¿Quién desde Francia puede liderar el proyecto europeo?

Francia celebrará elecciones presidenciales a dos vueltas en abril y en mayo de 2017. Parece que el Frente Nacional de Marine Le Pen[2] parte con ventaja para pasar a la segunda vuelta[3] con un discurso xenófobo y anti europeísta, que ha calado en un electorado atemorizado por el terrorismo islámico, y desconcertado por el evidente fracaso de sus políticas sociales de asimilación de emigrantes[4]. Si este fuera el caso, y Le Pen accediese a la segunda vuelta, deberá medir fuerzas bien con el candidato del Partido Republicano, de centro derecha, o bien frente al del Partido Socialista.

Por el Partido Republicano, los candidatos más plausibles son el expresidente Nicolás Sarkozy, que ha radicalizado su discurso buscando las simpatías del electorado del Frente Nacional, y Alain Juppé, ex primer ministro durante la presidencia de Jaques Chirac. En ambos casos, las posiciones europeístas parecen estar garantizadas.

Por el Partido Socialista, a pesar de que Hollande no ha hecho oficial su candidatura, no existe una razón para pensar que un presidente en ejercicio no decida optar por su reelección.

Tanto un presidente republicano como uno socialista (posiblemente Sarkozy u Hollande) garantizarían una política europeísta, y seguramente un liderazgo suficiente como para afrontar los retos europeos con ciertas garantías de éxito. En cambio, una presidencia en manos del Frente Nacional de Marine Le Pen pondría el proyecto europeo en un apuro sin precedentes, porque no es concebible una Francia fuera de Europa, ni una Europa sin Francia.

¿Cuál es el escenario político alemán a 11 meses de las elecciones federales?

La Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), el partido de centro-derecha de Angela Merkel, ha ganado las últimas tres elecciones federales por distintos márgenes, siempre teniendo que formar una coalición para poder gobernar.

Sin embargo, el escenario político alemán actual parece estar complicando las posibilidades del cuarto mandato de Merkel, especialmente por el ascenso del partido Alternativa para Alemania de ultra-derecha, fundado en 2013 y que en las más recientes elecciones locales de marzo y septiembre ha ganado una participación sin precedentes en Berlín, Baden-Württemberg y Mecklenburg-Vorpommern[5]. Este partido se declara abiertamente como anti-musulmán y anti-inmigración, y ha llegado a culpar a Merkel de crear un plan migratorio que facilita la ola de atentados en territorio alemán.

Sin duda, esto representa un revés político para Merkel, quien tendrá que enfrentarse en las próximas elecciones federales a un escenario muy fragmentado, en el que partidos de ultra-derecha y ultra-izquierda han ganado apoyos gracias a discursos populistas, xenófobos y anti europeístas, y que pueden conducir al país a una crisis de gobernabilidad, y a la Unión Europa a una crisis de liderazgo.

¿Qué reflexiones surgen a partir del panorama político francés y alemán?

Un liderazgo como el de Sarkozy y Merkel en 2011, y como el que recientemente han demostrado Hollande y Merkel tras el triunfo del Brexit, es fundamental para el proyecto europeo. Tras la cumbre de Bratislava en septiembre, se propuso marzo de 2017 como la fecha para la redefinición de la nueva Unión Europea de 27 miembros, pero gran parte del éxito de esta suerte de refundación dependerá de quién obtenga el poder surgido de las próximas elecciones internas en Francia y Alemania.

Si bien crisis como las de los migrantes y el terrorismo islámico alimentan los movimientos euroescépticos, los líderes europeos en su conjunto tienen que ser capaces de abordar el problema fundamental. Este no es otro distinto que la creciente desconexión entre las políticas públicas diseñadas por las élites gobernantes, y los verdaderos intereses de los ciudadanos europeos.

Los partidos tradicionales europeos, en su mayoría moderados y europeístas, deben esforzarse en recuperar la confianza de la mayoría de los ciudadanos acercándose a sus necesidades y a sus intereses, y deben alejarse de discursos populistas de impredecibles consecuencias.

Como en todas las crisis, la provocada por la salida del Reino Unido de la Unión puede suponer también una oportunidad. El Brexit puede ser el escenario para redefinir el proyecto europeo, acotar sus alcances, y fortalecer sus instituciones. Pero para ello es necesario que el eje franco-alemán encuentre los líderes capaces de afrontar los retos de Europa. +++

Referencias

Cañas, G. (21 de Septiembre de 2016). La derecha inicia la campaña de primarias con Juppé y Sarkozy como favoritos. El País. Recuperado el 3 de Octubre de 2016, de http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/21/actualidad/1474452907_727798.html

Huggler, J. (18 de Septiembre de 2016). Angela Merkel damaged as German far-Right surges in Berlin elections. The Telegraph. Recuperado el 3 de Octubre de 2016, de http://www.telegraph.co.uk/news/2016/09/18/merkel-damaged-as-german-far-right-surges-in-berlin-elections/

Ministére de L'Intérieur. (2012). Résultats de l'élection présidentielle 2012. Recuperado el 3 de Octubre de 2016, de Elections: http://www.interieur.gouv.fr/Elections/Les-resultats/Presidentielles/elecresult__PR2012/%28path%29/PR2012/FE.html

Notre Ideé de la France. (2016). Oui, les jeunes vivront mieux en 2017 ! Recuperado el 3 de Octubre de 2016, de Qui Sommes-Nous?: http://notreideedelafrance.fr/oui-les-jeunes-vivront-mieux-en-2017/

Oltermann, P. (27 de Noviembre de 2016). Angela Merkel agrees to form German coalition with Social Democrats. The Guardian. Recuperado el 3 de Octubre de 2016, de https://www.theguardian.com/world/2013/nov/27/angela-merkel-german-coalition-social-democrats

Pérez, C. (3 de Octubre de 2016). Bruselas rechaza empezar a negociar hasta que Londres active el ‘Brexit’. El País. Recuperado el 3 de Octubre de 2016, de http://internacional.elpais.com/internacional/2016/10/03/actualidad/1475494250_605838.html

The Economist. (10 de Diciembre de 2011). Beware the Merkozy recipe. The Economist. Recuperado el 3 de Octubre de 2016, de http://www.economist.com/node/21541405

Unión Europea. (3 de Octubre de 2016). La historia de la Unión Europea. Recuperado el 3 de Octubre de 2016, de Acerca de la UE: https://europa.eu/european-union/about-eu/history_es


[1] Término político creado en 2011 por medios de comunicación europeos dado el liderazgo ejercido por Nicolás Sarkozy y Angela Merkel para darle una solución a la crisis del euro.

[2]Hija de Jean-Marie Le Pen y presidente del partido de ultra-derecha Frente Nacional.

[3] En la última elección de 2012 alcanzó algo más de 6.4 millones de votos

[4] A 1 de enero de 2015, un total de 4,4 millones de personas no francesas residían en territorio francés.

[5] En los tres Estados, respecto de las elecciones anteriores en donde no tenían participación, La Alternativa para Alemania se convirtió en la quinta, segunda y tercera fuerza política respectivamente.