El CESA en la Mesa Redonda de Gobierno Corporativo de la OCDE y el Banco Mundial

Por María Andrea Trujillo Dávila, Ph. D. y Alexander Guzmán Vásquez, Ph. D.

La semana pasada se realizaron en San José de Costa Rica diferentes sesiones de trabajo dirigidas por la OCDE y el Banco Mundial para mejorar las prácticas de gobierno corporativo en la región. El escenario más importante estuvo representado por la Mesa Redonda de Gobierno Corporativo de América Latina. En este escenario participaron activamente representantes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Perú, España, Trinidad y Tobago, Reino Unido, Estados Unidos y Venezuela. Además, participaron representantes de organismos como las Naciones Unidas, el Banco Mundial, IFC, CAF y OCDE.

Por otro lado, un grupo más reducido de participantes trabajaron en la reunión del Equipo Latinoamericano sobre el Gobierno Corporativo en Grupos Económicos. Aquí participaron menos países e instituciones, analizando los resultados del trabajo de campo del último año respecto a la regulación en los mercados de capitales más desarrollados de la región, así como las prácticas de los grupos económicos en los mismos. El énfasis se centró en la revelación de información respecto a transacciones con partes relacionadas y del último accionista controlante o beneficiario en estas estructuras de propiedad en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú.

La participación de representantes de los reguladores, emisores, institutos de gobierno corporativo, consultores, y organizaciones no gubernamentales fue la más representativa. Sin embargo, la academia tuvo una participación discreta, por no decir incipiente. Este es un escenario representativo para los avances en las prácticas corporativas, y válido para aportar a la construcción de marcos regulatorios y prácticas de autorregulación que permitan solucionar los problemas de nuestros mercados de capitales. Un escenario en el que la academia debe reclamar un espacio y trabajar de la mano con los demás actores.

Con orgullo se puede decir que el CESA es la única institución de educación superior colombiana que ha buscado participar activamente de estos escenarios y contribuir a las discusiones de frontera lideradas por organismos multilaterales, donde interactúan actores clave de cada uno de los países de la región. Incluso en la Mesa Redonda de Gobierno Corporativo fuimos la única institución de educación superior de América Latina. Nuestra contribución no ha sido menor, pues como nodo en la Red Académica para el Estudio del Gobierno Corporativo en la Región, construimos el caso colombiano y evaluamos las prácticas de gobierno corporativo de grupos económicos importantes en el país. Un año de trabajo, con análisis de fuentes secundarias y entrevistas a profundidad con los oficiales de relaciones con los inversionistas, permitieron a OCDE y Banco Mundial construir el estado del arte en la región respecto a revelación de transacciones con partes relacionadas y revelación de accionistas controlantes.

En las reuniones quedó claro que a pesar de los esfuerzos importantes y acertados de entidades como la Superintendencia Financiera para el caso colombiano, y de los reguladores en general para la región, aún es necesario seguir trabajando en el fortalecimiento de las prácticas corporativas que hagan más claro el relacionamiento entre las diferentes empresas con afiliación a los grupos económicos y que permitan a los accionistas minoritarios ejercer de manera efectiva sus intereses. Se reconoce un avance en la conciencia de los inversionistas locales y mayor presión por parte de los inversionistas internacionales para el fortalecimiento de las buenas prácticas corporativas. Además, se evidencia la adopción voluntaria de buenas prácticas con el apoyo de accionistas controlantes que buscan realizar una mayor rendición de cuentas y construir mejor reputación en los mercados de capitales. Sin embargo, aún se percibe en general la necesidad de mayor claridad respecto a la administración de las transacciones con partes vinculadas o relacionadas, la necesidad de mayor revelación respecto a estas transacciones y las diferentes capas de propiedad en cada una de las empresas que pertenecen a los grupos, y la necesidad de fortalecer la independencia en las juntas directivas y modificar los esquemas de voto en las asambleas de accionistas para facilitar la administración de los conflictos de intereses entre accionistas mayoritarios y minoritarios.

Un dato adicional. La semana pasada igualmente se reunió en Costa Rica La red de Institutos de Gobierno Corporativo de América Latina (IGCLA), y el CESA participó por tercer año consecutivo en este escenario, compartiendo su interés y liderazgo en la creación del Instituto de Gobierno Corporativo Colombiano. Nuestro país requiere la creación de un mercado formal de miembros de junta directiva, y ofrecer programas en gobierno corporativo que ayuden a crear mayor conciencia respecto a la importancia de las buenas prácticas en el país. Lo anterior, esperamos poder lograrlo a través del Instituto que estamos gestando con la colaboración de actores fundamentales del sector gubernamental, el sector privado, y nosotros como representantes de la academia.

María Andrea Trujillo Dávila, Ph. D.
Alexander Guzmán Vásquez, Ph. D.
Profesores titulares Centro de Estudios en Gobierno Corporativo - CESA