Los retos del próximo Secretario General de la ONU

Por: CEGLI –Centro de Estudios sobre Globalización e Integración

Del 20 al 26 de septiembre se llevó a cabo el 71° período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Lo más representativo de este evento es que los jefes de Estado y/o gobierno de los 193 miembros tienen la oportunidad de dirigirse al pleno de la Asamblea. Sin embargo, este año una cosa llamó la atención: Ban Ki-moon, actual Secretario General de la ONU, dio su último discurso ante la Asamblea como titular de la posición que ostenta actualmente.

Ban Ki-moon, ex Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Corea, dejará su cargo el próximo 31 de diciembre, fecha en la cual ya tendrá que haber sido elegido un sucesor tras un largo y poco claro proceso. La Carta de las Naciones Unidas indica de manera muy ambigua que “El Secretario General será nombrado por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad”, y por tanto, el proceso de elección ha tenido que ser reglamentado informalmente.

Por ejemplo, ninguno de los candidatos podrá ser nacional de alguno de los Estados miembros permanente del Consejo de Seguridad[1], esto para garantizar que no se acumule aún más poder entre las grandes potencias[2]. Por otro lado, los gobiernos de los países que postulen un candidato, deben comunicarlo al presidente de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad. Tras esto, los 15 miembros del Consejo de Seguridad[3] entrevistan a cada uno de los candidatos, y en varios sondeos van emitiendo un concepto a favor, en contra, absteniéndose o vetando las candidaturas. Al final de este proceso se les permite ver a los candidatos sus respectivas evaluaciones y divulgan la cantidad de apoyos que alcanzaron cada uno, momento en el que aquellos que no obtuvieron una buena cantidad de apoyos o fueron vetados pueden tomar la decisión de retirar su candidatura.

Eventualmente tras varios sondeos de este tipo, la decisión la termina tomando el Consejo de Seguridad, convirtiendo el proceso de votación de la Asamblea General en una ratificación de una decisión ya tomada a puerta cerrada.

Atípicamente, y teniendo en cuenta las múltiples críticas a las que ha sido sometido éste proceso de elección, este año se realizaron dos debates televisados entre los candidatos. Sin embargo, el proceso de debate al interior del Consejo de Seguridad fue restringido para la prensa. A pesar de esto se espera que a mediados de octubre ya se conozca el nombre del nuevo Secretario General.

Es por esto que desde el CEGLI nos preguntamos lo siguiente:

¿Quiénes son los candidatos a ser el próximo Secretario General de la ONU?

Tras cuatro rondas de votación es el ex primer ministro portugués y ex Alto Consejero de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, quien está liderando actualmente la carrera. Guterres ha sido el candidato con más apoyos en el último sondeo, recibiendo doce aprobaciones, dos desaprobaciones y una abstención. Lo sigue de cerca el ex Ministro de Asuntos Exteriores de Eslovaquia, Miroslav Lajcak, y en el tercer puesto se ubica el ex Ministro de Asuntos Exteriores de Serbia Vuk Jeremic. El cuarto puesto lo ocupa el ex Ministro de Asuntos Exteriores de Macedonia Srgjan Kerim y la búlgara Irina Bokova, actual Directora General de la Unesco, es la primera mujer que aparece en los recientes sondeos ocupando el quinto lugar. Curiosamente todos europeos, y cuatro de ellos de países del antiguo bloque comunista.

En el próximo sondeo a inicios de octubre se espera que se incluya una identificación de los votos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad con capacidad de veto[4], para saber qué Estado impide la elección de uno u otro candidato. En ese momento, la única situación que puede torpedear la elección de António Guterres es el veto por parte delegación de la Federación Rusa, que ha adelantado una campaña para que el próximo Secretario General sea de algún país de Europa del Este, razón por la cual no se puede hablar con seguridad de quien reemplazará a Ban Ki-moon. La principal razón por la que Rusia quiere un Secretario General de dicha región es por la supuesta presión que podría ejercer sobre dicha persona en asuntos críticos para sus intereses. Este tipo de veto sería similar al ejercido por China hace 10 años durante la elección de Ban Ki-moon, cuando se propuso vetar a cualquier candidato que no fuera de origen asiático.

¿Qué retos de política internacional tendrá que afrontar el próximo Secretario General?

El Council on Foreign Relations[5] tiene una herramienta llamada Global Governance Monitor, que realiza un detallado seguimiento de diez temas que son fundamentales en la gobernanza de la política internacional, es decir en la capacidad de generar interacciones efectivas entre los distintos actores del sistema internacional para dar solución a estos problemas. Estas son: los conflictos armados, el crimen, la proliferación nuclear, las finanzas globales, los océanos, el cambio climático, la salud pública, el terrorismo, los derechos humanos y el internet.

El campo de actuación de la ONU incluye cada uno de estos temas, dado que ésta organización tiene como uno de sus propósitos fundamentales “realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión”.

Sin embargo es necesario hacer dos precisiones. La primera es que no se incluye la migración como un reto común, a pesar del problema que ha representado ésta situación recientemente para Europa. Quizá por esto, antes que empezaran las sesiones ordinarias de la Asamblea General, se organizó una Cumbre de la ONU sobre Refugiados y Migrantes, que dejo como resultado unos vagos compromisos para “salvaguardar a quienes se desplazan”, sin iniciativas específicas que den pronta solución a los problemas. La segunda precisión es que es indispensable entender todos estos retos con un eje transversal común: la globalización. Las soluciones a cada uno de estos problemas tienen que incluir medidas encaminadas a democratizar las ventajas de este fenómeno a la mayor cantidad de personas, y de mitigar los riesgos de aquellas que son más vulnerables a un mundo cada vez más globalizado.





[1] República Popular de China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y la Federación Rusa.

[2] Gladwyn Jebb, de origen británico, ha sido la única excepción a esta tradición, siendo el primer Secretario General provisional del 24 de octubre de 1945 al 1 de febrero de 1946.

[3] 5 permanentes y 10 rotativos.

[4] Si alguno de estos países vota contra una propuesta, esta queda rechazada, incluso aunque el resto haya votado a favor.

[5] Think Tank con sede en Washington D.C. que estudia y analiza múltiples asuntos internacionales.